Vitoria-Gasteiz Arqueológica.


 
 

VILLAFRANCA DE ESTÍBALIZ.

Aunque no conocemos ningún documento consagrado, especialmente a darnos noticias de la existencia y condiciones de la población de Estíbaliz, hay noticias incidentales en otros documentos que testifican la existencia de una población en los hoy desiertos terrenos que rodean al Santuario; cuyo aserto corrobora además otro hecho, de que hemos de tratar en el capitulo siguiente.

Entre los documentos de referencia, figura a la cabeza y como decisivo la escritura de donación que hizo Dª. María López a favor del Monasterio de Santa María la Real e Nájera; escritura de que ya nos hemos ocupado en el lugar correspondiente, y en la que, como hemos visto, dice la donante: que además del Santuario, cedía al Monasterio de Nájera "aquella Villafranca de Estíbaliz, cuanto yo tengo dentro de la Villa y fuera de ella, con yodas entradas y salidas y con aquel fuero con el cual mis padres la poblaron. Y".

Como es palmario, este texto demuestra con claridad meridiana que en Estibaliz hubo una población, que esta población fue una Villa, que esta Villa se llamaba Villafranca de Estibaliz, y que esta Villafranca había sido poblada por los padres de la donante D. Lope González y Dª Toda López.

Apoya esta aseveración, y de una manera también muy explícita, otra escritura (1) confirmada por Alfonso VIII de Castilla, a favor del Monasterio de San Pedro de Clunia, del cual era una filiación el de Santa María la Real de Nájera. En esta escritura, al enumerar las posesiones del Monasterio de Nájera, dice así: "In Alaba Sanctam Mariam de Estibaliz,cum ipsa Villa ex omnibus suis apendicis".

En este documento se habla también claramente, como se vé, de que el Monasterio de Nájera poseía en Álava el Monasterio de  Santa María de Estibaliz, cum ipsa Villa, es decir, con su Villa del mismo nombre, y todas sus dependencias. Este testimonio, pues, no solo acredita la veracidad del relato que hemos citado anteriormente, sino que concuerda exactamente con él.

Aún se especifica de modo más terminante, la verdad de lo que tratamos de probar en otro documento  (2) que copió y dio a conocer el R.P. Fray Gregorio de Arguiz. En él se relata que allá por el año 1200, el Abad del Monasterio de Nájera D.Gimeno elevaba al Prelado Diocesano sus quejas de que los parroquianos de Villafranca de Estibaliz se pasaban a Vitoria-Gasteiz y a otras iglesias; "Yn super  Najare R. Prior Supradicto Episcopo Parrochianos qui migraverunt de Villaftanca de Estibaliz ad Victoriam et alias eclesias".

Esta queja del Abad de Nájera era muy natural, porque cuando por aquel tiempo (en 1181)  D. Sancho el Sabio de Navarra fundó a Vitoria-Gasteiz, y 19 años después (en 1200) la tomó D. Alfonso VIII de Castilla, estos dos monarcas concedieron granes privilegios a lo que viniesen a poblar la nueva Villa, y muchas gentes de los alrededores abandonaron las aldeas y vinieron a avecindarse a Vitoria-Gasteiz.

Pues bien; esta queja del Abad de Nájera aporta una nueva y fimísima prueba más en favor de la tesis, que trataremos de demostrar. Claro está que si los parroquianos de Villafranca de Estíbaliz se pasaban a Vitoria-Gasteiz, había en Estíbaliz una población llamada Villafranca y había parroquianos que ocupaban esta población.

Por último vamos a ver en el capítulo siguiente, que Santa María de Estíbaliz fue parroquia. Es marcadamente notoria que esta parroquia tendría sus feligreses. Y dado este hecho; ¿dónde están los descendientes de éstos y las moradas donde vivían?. Indudablemente la acción inflexible del tiempo, ha destruido estas moradas y alejado a esos descendientes a otras partes: pero siempre quedará la verdad de que si Estíbaliz fue Parroquia tuvo su feligresía agrupada en torno de los muros de su templo, por más que hoy no queden ruinas de aquel pueblo que un día existió para desaparecer después por completo.

Todos los argumentos que acabamos de exponer prueban de un modo que no deja lugar a duda alguna, que al rededor de la hoy abandonada Basílica de Estibaliz (año 1900), hubo un tiempo una Villa cuya importancia desconocemos, llamada Villafranca de Estíbaliz.

Para terminar todo lo relativo a este  asunto, séanos permitido hacer una pregunta. ¿Será tal vez la Villafranca de Estíbaliz, a que los documentos citados se refieren, la actual Villafranca enclavada no lejos del Santuario?. Desde luego, puede contestarse que no.

En primer término, la Villafranca de que se hace mención en los documento citados, aparece en todos ellos siempre con la categoría de Villa, y el Villafranca actual nunca llegó a tal, siendo una pequeña aldea desde que históricamente la conocemos. En segundo lugar, la actual aldea de Villafranca, ha tenido en todo tiempo desde su más remota antigüedad su parroquia peculiar dedicada a San  Andrés, y completamente independiente de la Basílica de Estíbaliz. En tercer lugar, la distancia que separa al Santuario del lugar de Villafranca es sobrada para que aquél pudiera ser su parroquia; pues no se comprende que un clima tan duro como es el de la llanada Alavesa hiciesen la parroquia tan alejada del pueblo; que las nieves del invierno imposibilitasen o al menos dificultasen a los feligreses el asistir a los oficios del culto. Aparte de que entre Estibaliz y Villafranca se haya interpuesto, aunque un poco al Oeste el pueblo de Argandoña. Y por  último, la simple inspección de la Basílica para rechazar tal idea. El grandioso porte, derroche de labores, claustro que le era anejo y además detalles de la fábrica de Estíbaliz, delatan haber pertenecido esta Basílica a una población mayor y de más importancia que el miserable pueblo de Villafranca actual.

Tal vez, esté en, su nombre o en su existencia, sea una secuela o tenga relación con la antigua y derruida Villa; pero evidentemente no es la misma.

 

 

--------------------------------------

 

  ( 1 )   -P.M. Yepcs  Crónica de San Benito tomo 6º escritura 25.

  ( 2 )   -Archivo de Santa María la Real de Nájera.