Vitoria-Gasteiz :: Arqueología.


 

 


 

Manual de Procedimientos para investigaciones Antropológicas y Forenses.

 

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN.

CAPÍTULO I.
· Estado de la cuestión.
· Justificación del tema.
· Objetivos generales y particulares.
· Hipótesis del trabajo.

CAPÍTULO II.
· Material
· Aspectos metodológicos de campo en Arqueología forense.
A: Prospección.
A. 1: Técnicas geofísicas de detección.
A. 2: Sondeo superficial.
B: Señalización, localización y delimitación.
B. 1: Tipologías de enterramientos.
C: La Excavación arqueológica.
C. 1: Conceptos estratigráficos.
C. 2: Modelos de excavación.
D: Exhumación.
D. 1: Información ante mortem (Fichas Antropológicas).
D. 2: Proceso de exhumación.
D. 3: Cadena de custodia.

CAPÍTULO III.
· Conclusiones.
ANEXOS.
· Anexo I: Tafonomía forense.
· Anexo II: Ficha de registro antropológico ante-mortem.
BIBLIOGRAFÍA.
LÁMINAS Y FIGURAS.

 

INTRODUCCIÓN.

En el trabajo realizado por arqueólogos y antropólogos forenses el objetivo primordial es la identificación de los individuos, así como el esclarecimiento de las causas que rodearon sus muertes. Es necesaria una interdisciplinariedad entre las Ciencias forenses, que conlleve el empleo de técnicas y métodos a desempeñar para conseguir un mayor porcentaje de acierto en la consecución de dichos objetivos.

"En este proceso de investigación la estructura científica debe de estar representada, dentro del marco interdisciplinar de ciencias que operan, [en situaciones como las que se tratan en esta tesina] n. A, como baluarte de veracidad y responsabilidad con los derechos humanos" (HUNTER, JR. BRICKLEY, MB. ABRIL 2001) ( 1 ).
.
Desde el punto de vista de la Arqueología forense es necesaria una aplicación de la metodología de excavación, en cierto modo desde una perspectiva más convencional, pero adaptando los aspectos específicos del material a estudiar; esto implica la incorporación de técnicas y habilidades, propias de la Antropología forense, destinadas a la conservación e identificación de los elementos que permiten la determinación sexual, la determinación de edad y la traumatología antemortem, peri-mortem y postmortem. Por eso es imprescindible una buena aplicación metodológica de las técnicas propias de la Arqueología forense, ya que en muchas ocasiones, la falta de experiencia en los voluntarios, -o incluso profesionales-, que trabajan en estas intervenciones, llega a producir errores fatales y, con ellos, una pérdida de información irreparables.

Por lo tanto, el papel de un profesional es documentar de manera clara y objetiva las características observables in situ, ya que una vez que los restos óseos son levantados de su ubicación pierden toda relación con su contexto; desaparecen las evidencias que permiten la identificación de los individuos así como la posibilidad de conocer los hechos acontecidos en ese lugar. Por lo tanto hay que hacer más hincapié en la exposición metodológica de la Arqueología de campo; ya que el análisis de estos métodos se desarrolla sin profundidad en los distintos protocolos de actuación (Gassiot, E. 2008) ( 2 ).

En este trabajo investigamos las deficiencias y los aciertos que se muestran en los diferentes protocolos que son aplicados en el trabajo de excavación de una fosa individual o colectiva. Además añadimos una exposición de las distintas técnicas que se deben aplicar durante el proceso tanto de excavación como de exhumación, si esta fuese precisa; aportando estudios relacionados con la Antropología forense; como son: Las diferentes tipologías de enterramiento, el proceso de descomposición del cadáver según el medio en el que se encuentre enterrado, la Cadena de custodia, etc.

Teniendo en cuenta que tratamos de fosas tanto individuales como colectivas ( 3 ) (Gassiot, E. 2005), la excavación de una o de otra mantiene características diferenciadoras a tener en cuenta, que aparecen en este trabajo.


( 1 ) HUNTER AND BRICKLEY: "Forensic Archaelogy, Forensic Anthropology and Human Rights in Europe"; 2001.

( 2 ) Ermengol Gassiot Ballbé: "Arqueología de un silencio. Arqueología forense de la guerra civil y del franquismo"; 11/6/2008.

( 3 ) Ermengol Gassiot Ballbé: "Arqueología forense de la guerra civil: Justicia y Memoria de la represión fascista"; 2005.


 


CAPÍTULO I.

· ESTADO DE LA CUESTIÓN.

Tras el proceso de estudio de los diferentes protocolos citados para este trabajo, se observa una matriz que afecta a todos. La propuesta de exhumación con metodología arqueológica no es explicada, posiblemente debido a su desconocimiento; esta situación se evitaría con una exposición clara y definida en cada uno de los protocolos.

Cada uno de los protocolos estudiados en esta comparativa muestran características que difieren en lo que podría denominarse, aspectos prioritarios; en cada uno de ellos nos encontramos puntos con una mayor importancia para el o los autores.

Por orden de enumeración expuesto dentro del Capítulo II, en el índice del apartado de Material, debemos referirnos al "Panorama organizativo sobre Antropología y Patología forense en España. Algunas propuesta para el estudio de fosas con restos humanos de la guerra civil española de 1936 del Dr. Francisco Etxebarría Gabilondo": se observa una explicación de lo que significa en un caso forense la aplicación práctica de la "Cadena de Custodia" relacionándolo en el entramado de la metodología a seguir, que conlleva una exposición muy completa y acertada sobre el trabajo a realizar, tanto en el comienzo del proyecto arqueológico y de exhumación como en el final del proceso de análisis antropológico en el laboratorio.

Aspecto que también aparece en el "Protocolo de exhumaciones del Perú", del Equipo Peruano de Antropología Forense, en la temática de la "Cadena de Custodia", pero en este caso sólo se limita a describir la metodología aplicada sin profundizar en la materia.

No obstante sí se detiene en explicar ciertas disciplinas que no aparecen tan bien detalladas en el primer protocolo estudiado. Éstas son materias como la Odontología, Topografía y registro fotográfico, pasando por la enumeración de los códigos departamentales (signaturas) y su aplicación específica en una exhumación.

La lectura que se propone a continuación marca diferencias con las restantes, es el denominado "Manual sobre la prevención e investigación eficaces de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias: ONU 1991", en el que hay que destacar la buena interpretación de los distintos modelos de enterramientos que nos podemos encontrar a la hora de exhumar una fosa común; aspectos a tener en cuenta puesto que nos indicarán el número de individuos a determinar e identificar. Muestra un buen recorrido por el proceso de laboratorio, mediante un protocolo propio sobre la realización de la autopsia y el sumario a procesar. Desde un punto de vista más jurídico, desde el contexto del Derecho internacional, recoge un buen compendio de estructuras jurídicas y legales, que justifican, a nivel internacional, el trabajo a realizar en el caso de que se trabaje con la investigación de personas desaparecidas en cualquier país del mundo.

Hemos creído conveniente centrarnos en primer lugar, en estos protocolos, puesto que en ellos se indica la metodología arqueológica llevada a cabo en el proceso de exhumación de casos contemporáneos, aunque consideramos que la explicación de su metodología no es del todo acertada.

En cambio, los demás protocolos enunciados en el apartado de material del capítulo II,  son de escasa aplicación puesto que todos mantienen una simple exposición de la disciplina a tratar y una generalidad de los hechos a estudiar.


·
OBJETIVOS GENERALES Y PARTICULARES.

1º Comparar los distintos Protocolos de exhumación de fosas comunes tanto a nivel internacional como nacional, con especial atención en el campo de la metodología arqueológica.

2º Desarrollar una metodología arqueológica de campo específica para la exhumación de restos humanos.

3º Relacionar el trabajo de campo de las distintas disciplinas aplicadas en estos casos como son la Arqueología y la Antropología Forense.


·
HIPÓTESIS DEL TRABAJO.

Al tener en cuenta la deficiencia metodológica sobre Arqueología forense expuesta en los protocolos actuales con los que se trabaja en el proceso de exhumación de una fosa; se plantea la necesaria exposición de dicha metodología.

Desarrollando las diferentes técnicas aplicadas, con su contenido teórico y práctico, se propone un mayor conocimiento de las evidencias; que facilitará la consecución de los objetivos que existen dentro del marco de las exhumaciones de casos contemporáneos: la identificación de los cuerpos.

El trabajo multidisciplinar que se ofrece en este tipo de intervenciones acoge por parte de cada una de las disciplinas implicadas, métodos y técnicas de las demás; este trabajo relaciona estos procedimientos y orienta el conocimiento de todo aquel técnico que trabaje en este tipo de excavación, no solo para su comprensión, sino para su posterior aplicación en el campo.


·
JUSTIFICACIÓN DEL TEMA.

La existencia de enterramientos individuales o colectivos, no solo en nuestro país sino en muchos otros, pone de manifiesto que la aplicación de la metodología arqueológica para la localización y posterior excavación de estas fosas es fundamental; por otro lado, el hecho de que este trabajo se lleve a cabo en muchas ocasiones, por personal no formado en la materia, muestra el carácter necesario de la realización de un protocolo en el que se especifique con perfil teórico y práctico las técnicas utilizadas en Arqueología forense.


CAPÍTULO II.

· MATERIAL.

Para la realización de este estudio nos hemos centrado en la revisión de los siguientes protocolos de exhumación e identificación de individuos localizados en enterramientos individuales o colectivos, desde la perspectiva de la Arqueología forense. Son los siguientes:

Panorama organizativo sobre Antropología y Patología forense en España. Algunas propuesta para el estudio de fosas con restos humanos de la guerra civil española de 1936; Dr. Francisco Etxebarría Gabilondo (mayo de 2003).

"La tarea de campo o propiamente de excavación arqueológica debe estar dirigida por profesionales en esta disciplina en la que no faltan expertos suficientes en toda la geografía española. En cualquier caso sería de gran utilidad que estos profesionales tuvieran experiencia concreta en excavación de necrópolis ya que la dificultad específica de la recuperación de restos humanos es un hecho indiscutible y aún más si se trata de fosas con varios cuerpos.

La metodología de trabajo, expuesta de forma sintética sería:

· Planificación previa: Dirección, identificación de los miembros del equipo, Distribución de tareas.

· Documentar las tareas realizadas: texto, dibujo, fotografía, video. La elaboración del informe debe ser parecida al Atestado policial que tiene un gran nivel de detalle y es suficientemente ilustrativo para comprender de forma objetiva los hallazgos en su contexto.

· Incluir los fundamentos del procedimiento de excavación: coordinación de evidencias, referencias métricas, extracción ordenada, cribado de tierras, toma de muestras para su análisis. En nuestra opinión resultan de gran utilidad los detectores de metales ya que la localización de los proyectiles, completos o fragmentos, tiene su importancia en estos casos.

· Elaborar un diario de la actuación con la especificación de todos cuantos técnicos intervienen e estas tareas y sus tiempos de dedicación a cada una de las fases de excavación, así como cualquier incidencia que se suscite en esta fase.

No cabe duda de que esta tarea esencial y la propuesta metodológica pueden ser ampliamente mejoradas con los profesionales arqueólogos que cuentan en España con sobrada experiencia.

Pero también es frecuente, a la vista de las actuaciones que se han llevado a cabo hasta la fecha, que en esta tarea se impliquen muchas personas que carecen de la cualificación suficiente.

En la medida de lo posible es necesario implicar en estas fases de excavación a expertos en Antropología forense ya que algunas cuestiones, particularmente concernientes a la tafonomía y patología deben ser investigadas "in situ" allí en donde se encuentran los restos".

Se ha redactado la parte de la metodología arqueológica tal cual aparece escrito en el propio protocolo para apoyar la hipótesis de este trabajo de investigación y sus objetivos marcados con el estudio de estos protocolos.

En este trabajo realizado por el Dr. F. Etxeberría, se expone que la propuesta metodológica puede ser ampliamente mejorada, ya que su aportación, como él mismo indica, es sintética aunque clara y concisa. Es importante conocer cuáles son los medios legales a la hora de solicitar autorización para poder excavar, por ejemplo en un cementerio; sin embargo creemos que dentro de un apartado de metodología arqueológica debería estar expuesto el desarrollo del trabajo de excavación y exhumación.

También opinamos, al igual que el Dr. F. Etxeberría, que en las exhumaciones existen gran cantidad de voluntarios que se ofrecen para trabajar en el proceso de excavación, aún sin tener la cualificación debida; este es un aspecto a tener muy en cuenta, ya que, no siempre, las exhumaciones de la guerra civil en España la pueden realizar equipos específicos de profesionales; e incluso existen profesionales de la arqueología que nunca han trabajado en una necrópolis por lo que significa que es necesaria una exposición de manera protocolaria, de los aspectos metodológicos de campo en Arqueología forense.

Protocolo para la exhumación de fosas comunes en el Perú; [EPAF: "Equipo Peruano de Antropología Forense"], (2000).

"Protocolo de inspección: la inspección o prospección es el procedimiento por medio del cual se recorre una o varias áreas a investigar, mediante una análisis detallado de las características del terreno con el fin de ubicar el sitio o sitios donde hay posibilidades de que se encuentren restos humanos.

Este procedimiento posibilita el registro de lugares de enterramiento (fosas, tumbas, nichos, en general lugares de deposición) utilizando instrumentos y metodologías extraídas de la criminalística y de la prospección arqueológica y aplicados a casos relacionados con violaciones de derechos humanos.

Así mismo, permite la recolección de la mayor parte de la información preliminar según describió en párrafos anteriores".

Estamos ante la exposición teórica del significado de prospección, explicando ciertas características generales que se realizan mediante esta metodología. Sin embargo se ve con claridad la deficiencia, no solo a nivel teórico, con respecto del significado del trabajo prospectivo, sino también de las diferentes modalidades de prospección, técnicas aplicadas, herramientas utilizadas, etc. Confirmando de nuevo la hipótesis planteada en este trabajo sobre la redacción específica de un protocolo metodológico de campo.

"Procedimientos: revisar y procesar la información existente referente a lugares de entierro, para determinar las áreas de estudio, analizar las cartas nacionales y de catastro rural. Es necesario realizar un reconocimiento visual minucioso de la zona, registrando cualquier alteración en el paisaje que pueda indicar la presencia de sitios de entierro. Para tal fin es orientador observar la existencia de cambios en la vegetación, elevaciones o depresiones de la superficie, cambios de coloración de la tierra, señalizaciones como por ejemplo cruces, altares, etc. En este nivel es aplicable técnicas adoptadas de la geofísica y el uso de instrumentos de alta tecnología, como GPS y Georradar. Se debe aclarar que esta tecnología debe ser aplicada por personal experto en la materia".

En esta sección del protocolo del EPAF hay que destacar la exposición de ciertas tecnologías aplicadas, como es el GPS o el georradar; sin embargo opinamos que se trata desde una perspectiva muy general, no profundiza en cada una de la técnica y metodología de la que habla, realizando escuetamente un resumen del modelo de prospección.

"Por ello la recuperación de los cuerpos debe realizarse de acuerdo con los métodos, técnicas y criterios que en el marco de la arqueología han sido sancionados internacionalmente para la investigación forense".

Tras el estudio de los apartados correspondientes al "Apartado para recuperación de evidencias" hay que indicar la buena exposición de cada uno de los métodos que se realizan; se muestran desde una posición muy esquemática, sin embargo quedan totalmente expuestas las características principales en su procedimiento.

En el sub apartado "3.3.2. Diario y fichas de campo": se realiza un buen resumen explicativo del necesario registro de todo lo acontecido durante el proceso de excavación.

En el sub apartado "3.3.3. Levantamiento topográfico":·se mantiene esta dinámica positiva en el resumen aclaratorio sobre cuál es su función, cómo se realiza y qué objetivos cumple.

Existe un sub apartado denominado "3.4. Proceso de exhumación": en este punto ha sido muy positiva la esquematización de toda la metodología a seguir durante el proceso de exhumación; queda muy bien expuesta, señalando punto por punto cual es el orden cronológico de los trabajos, con qué materiales se realiza e incluso la propuesta multidisciplinar latente en cada uno los protocolos.

Nos encontramos ante un buen protocolo que hace su especificación en el campo de la metodología arqueológica; sin embargo es necesario defender la necesidad de redacción más profunda tanto teórica como práctica de cada una de las técnicas que se comentan.

Protocolo de exhumaciones del foro por la memoria (Comisión Federal) [12/2002].

"Este protocolo de actuación es cerrado, en el sentido de que reúne una serie de requerimientos mínimos a tener en cuenta, en cada actuación, y abierto en cuanto a que se verá corregido y/o ampliado conforme las experiencias concretas de trabajo nos aporten nuevos datos para mejorarlo".

Como bien dice este párrafo, el protocolo en su conjunto es un conglomerado de informes propios sobre cómo se han ido realizando las pertinentes exhumaciones hasta la fecha de su publicación, por parte de la asociación. Es lógico admitir que se trata de un protocolo más bien realizado para aglutinar posturas políticas dentro de la organización, sobre cómo hacer las exhumaciones; ello demuestra la deficiencia en exposición metodológica de campo, ya que se limita a aclarar la participación de profesionales de la disciplina con la aplicación de su propia metodología.

Por lo tanto determinamos la necesaria realización de un esquema metodológico claro sobre Arqueología forense de campo.

Manual sobre prevención e investigación eficaces de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias. [Organización de las Naciones Unidas, 1991].

"La recuperación de un entierro debe hacerse con la misma minuciosidad que la búsqueda hecha en el lugar de un delito. Deben coordinarse los esfuerzos del investigador principal y el antropólogo o arqueólogo consultado. Es frecuente que hagan la exhumación de restos humanos funcionarios encargados del cumplimiento de la ley o trabajadores de cementerio que ignoran las técnicas de la Antropología forense. De esa manera puede perderse información valiosa y generar a veces información falsa. Debe prohibirse la exhumación hecha por personas sin preparación. El antropólogo consultor debe hallarse presente para realizar o supervisar la exhumación. La excavación de cada tipo de entierro tiene problemas y procedimientos especiales. La cantidad de información que se obtenga de la excavación depende del conocimiento de la situación del entierro y del criterio basado en la experiencia. El informe final debe incluir los fundamentos del procedimiento de excavación".

Este es el protocolo que mayor número de equipos de trabajo y asociaciones de memoria histórica en nuestro país aplica.

El proceso se muestra desde una posición clara y concisa al igual que el realizado por el EPAF; en la redacción de este apartado de metodología de campo está presente el EA-AF y demuestra con ello un conocimiento de todo el proceso tanto a nivel teórico como práctico.

Protocolo de Exhumaciones del Ministerio de la Presidencia de España (28/11/2008).

"Investigación Arqueológica (trabajos de campo): descripción de los trabajos de arqueología y planificación. Metodología, en donde deberá consignarse en el caso de la prospección la ejecución de tareas de observación y/o el uso de métodos geofísicos de teledetección. Tanto en la prospección como en la excavación, se explicitará la metodología empleada en el registro de datos y documentación, el tratamiento y depósito de los materiales. Deberán emplearse las técnicas de prospección más adecuadas según los estándares de investigación admitidos internacionalmente.

Se deben tener en cuenta los fundamentos del procedimiento de excavación en cuanto a referencias métricas, extracción ordenada, cribado de tierras, toma de muestras, retirada de tierras, observación de los perfiles de zanja, protección del lugar, recolección de evidencias, observación del material in situ, tratamiento de los restos, etc".

Claramente se presenta un protocolo con un nivel muy bajo de exposición metodológica; queda totalmente desprovisto incluso de esquema práctico. Presenta una red de consejos legales, que determinan todo movimiento oficial en el proceso de excavación, centrándose más en ese aspecto que en la propia exposición de la metodología.

Por lo tanto carece de toda aplicación teórico-práctica de las metodologías, técnicas, tecnologías, herramientas, etc. que son necesarias explicar, como hemos visto en los anteriores protocolos, incluso de manera esquemática, mostrando un gran déficit en este sentido.


Manual de Procedimientos para investigaciones Antropológicas y Forenses en Guatemala, Ministerio público de Guatemala (16/12/2003).


"3.7
La excavación y el traslado.

La práctica de la exhumación se realiza como parte del proceso antropológico forense, necesaria para la elaboración del peritaje respectivo.

Ésta consiste en la recuperación de las osamentas donde fueron ilegal o legalmente inhumadas como XX, por no haber sido identificadas en su momento.

Para llevar a cabo dicha excavación se siguen técnicas arqueológicas fundamentadas en procedimientos técnicos, con registros escritos y gráficos que documentan cada uno de sus pasos.

Si existe la sospecha de la comisión de un delito, no se autorizará bajo ninguna circunstancia que la excavación sea realizada por otras personas que no fueran peritos en antropología forense. Al hacerlo de esta manera se comete el delito de exhumación o inhumación ilegal (Art. 311 CP).

Una excavación efectuada con este procedimiento evita un mal manejo del lugar del hecho o escena del crimen por personas sin conocimientos, lo que redunda en una mejor aplicación de justicia y evita el encubrimiento de un crimen".

Como se observa en el propio apartado dedicado a la metodología arqueológica, que hemos reproducido literalmente, existe un déficit bastante claro de la explicación del trabajo a realizar; se limita solamente a indicar que se aplicarán técnicas propias de la Arqueología y de la Antropología forense, no procediendo a realizar ni un esquema de cómo se hará el trabajo, ni cuáles serán las técnicas a efectuar.

Queda bastante claro la necesaria aplicación metodológica de campo y su exposición teórico-práctica.

Hemos creído conveniente comentar cada uno de los protocolos que se han utilizado en este trabajo como material, desde el punto de vista metodológico de la Arqueología forense; cuáles son sus déficits, cuáles sus virtudes y defender con este estudio, la hipótesis planteada en este trabajo de investigación.

 

· ASPECTOS METODOLÓGICOS DE CAMPO EN ARQUEOLOGÍA FORENSE.

El proceso de campo en Arqueología forense utiliza la metodología tradicional de la disciplina arqueológica. Previo a llevar a cabo la exhumación de una fosa común y teniendo en cuenta la investigación realizada para determinar la ubicación de ésta, se estructuran diferentes técnicas para la localización y delimitación del enterramiento. Es necesario comenzar por un estudio topográfico de la zona y de la superficie del terreno en el que se pueda encontrar ( 4 ) (Ubelaker, D. 2008).

Con una utilización correcta de la técnica, se consiguen resultados positivos, que nos aportan la relación entre la situación en la que se encuentran los restos óseos con el contexto geológico que los cubre. Ello nos permite conocer y analizar todas y cada una de las variables con las que se trabaja para lograr tanto la identificación deseada como el conocimiento de la causalidad de la muerte del individuo.

 

A: PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA.

Como se exponen en la mayoría de manuales sobre Arqueología, la prospección es el método previo a la excavación; muestra las evidencias superficiales del posible hallazgo de un yacimiento enterrado en el subsuelo. Aunque la alteración superficial del terreno puede haber modificado la ubicación de este; hay que tener en cuenta que la presencia de restos materiales o artefactos en la superficie no siempre indica la existencia de un yacimiento. Por todo esto la técnica prospectiva conlleva ciertos métodos a interrelacionar.

"La localización de yacimientos en el paisaje es un aspecto importante de la investigación arqueológica por su propio derecho, así como un requisito previo obvio para empezar cualquier proyecto de excavación. El trabajo puede usar la observación arqueológica anterior en un área para buscar más yacimientos en áreas adyacentes; o el empleo de técnicas como la fotografía aérea y la prospección superficial en sectores enteramente nuevos." (Roskams, S. 2003) ( 5 ).
.
La primera parte del trabajo arqueológico tiene que ver con la localización del lugar donde se va a intervenir. Si es un espacio abierto, se aplicarán todas aquellas técnicas de prospección que permitan examinar visualmente el área; es muy importante prestar especial atención a las posibles transformaciones en el paisaje ­naturales e intencionales y procurar hallar indicios que permitan ubicar la fosa tanto por depresiones o elevaciones del terreno, cambios en la vegetación o en la coloración de los sedimentos, etc. Todo el proceso ha de ser documentado por medio de puntos georeferenciados ( 6 ) (Leiva, D. 2007).

Con los aspectos superficiales registrados, comenzamos el muestreo de la prospección del lugar donde se encuentra o puede encontrarse el enterramiento. No es muy común que nos encontremos en la superficie restos óseos que demuestren su ubicación; por eso habrá que trabajar con la información obtenida previamente, mediante entrevistas realizadas a testigos oculares del acontecimiento o a los propios familiares, que pueden saber con exactitud el enclave en concreto.

Cuando nos encontramos en el transcurso de la localización de un enterramiento, la sistematización del trabajo es importantísima para conseguir nuestro objetivo principal en este momento, que sin duda es la ubicación del mismo.

A la hora de comenzar la prospección tenemos que tener en cuenta las distintas características del terreno. Por eso es fundamental realizar un reconocimiento visual del área, puesto que las alteraciones morfológicas del suelo asociadas a un enterramiento pueden expresarse de diferentes maneras; entre las más habituales, podemos encontrar las siguientes.


( 4 ) Ubelaker, Douglas H. "Enterramientos humanos. Excavación, análisis, interpretación", Munibe suplemento 24, GEHIGARRIA, 2008.

( 5 ) Steve Roskams, "Teoría y Práctica de la Excavación", 2003, Crítica Barcelona.

( 6 ) Leiva, D. "Antropología Forense de Campo y Derechos Humanos", 2007.


 

Cambios intencionales o humanos:

Son las evidencias que deja el autor o autores al crear la fosa. Comenzará con la retirada de la tierra una vez haya seleccionado el espacio en el que depositará posteriormente el/ los cuerpos. Cuando haya finalizado el espacio donde inhumará el/los cadáveres, comenzará a depositar la tierra extraída. Con esto se produce una alteración de los diferentes estratos o capas que componen el suelo, haciendo que el relleno de la tumba tome una coloración diferente con respecto a su color original; esta es una de las características que permitirá al arqueólogo ubicar el sitio de enterramiento.

Elevaciones del terreno:

Las elevaciones en el suelo son ocasionadas debido a que buena parte del espacio de la fosa construida por el autor/es será ocupada por el cuerpo o cuerpos inhumados; consecuentemente quedará tierra sobrante al momento de rellenar el espacio creado.

Depresiones en el terreno:

Una vez el cuerpo es enterrado sufre ciertos cambios producidos por el proceso de descomposición del cadáver; uno de ellos es que el cuerpo reducirá dramáticamente su volumen, pues los gases que hinchan el cadáver desaparecerán paulatinamente, liberando así un espacio considerable al interior de la fosa y generando de esta forma una depresión u ondulación más o menos marcada sobre la superficie del terreno con respecto al nivel del suelo que circunda la fosa.

Cambios en la vegetación que recubre el enterramiento:

La vegetación que cubre la fosa, muestra un aspecto característico; tras el paso del tiempo desde que se creó, la flora toma nutrientes producidos por los cuerpos en
descomposición y provoca que la coloración de ésta, con respecto a la que se encuentra en los límites externos, sea diferente. (Véase la fotografía nº 1)

 

Figura 1: Muestra estratigráfica y del contorno superficial de un enterramiento humano.


A continuación comentaremos cuáles son los muestreos que se utilizan en Arqueología para la localización superficial de yacimientos; en nuestro caso, las encuestas previas, nos pueden ayudar a conocer su emplazamiento real.

Los muestreos probabilísticos estudian el terreno basándose en generalidades según las características reseñadas anteriormente como la elevación del terreno, las depresiones, los cambios en la vegetación que lo cubre y los cambios intencionales o humanos.

Los muestreos pueden ser de diferentes tipos, según la metodología empleada:

A) Muestreo aleatorio simple
B) Muestreo aleatorio estratificado
C) Muestreo sistemático
D) Muestreo sistemático estratificado

Su nombre se acoge al método matemático empleado por los arqueólogos en relación a la cantidad de superficie a prospectar con el número de yacimientos localizados en superficie. En nuestro caso escogeremos el muestreo que más relación tiene con las características anteriormente explicadas; es decir, que tiene en cuenta el terreno y su área geográfica en relación al enterramiento.

En relación al estudio, el método más apropiado es el Muestreo aleatorio estratificado, "ya que tiene en cuenta la vegetación de la zona a prospectar y sus respectivas alteraciones geográficas; se realiza una división de la zona teniendo en cuenta sus características naturales, como tierra cultivada y bosque, y se seleccionan las cuadrículas en base al mismo procedimiento de numeración aleatoria, con la diferencia de que se asigna a cada zona un número de cuadros proporcional a su superficie. De esta forma, si el bosque abarca el 85% del área, se le debe asignar el 85% de las cuadrículas" ( 7 ) (Renfrew, C y Bahn, P; 1998).

De esta manera podremos determinar en que zona existe una densidad mayor de las evidencias a observar, por lo que podremos georeferenciar en un plano topográfico, la cuadrícula con el número más alto de evidencias encontradas.

Se procederá de una manera muy sencilla una vez se tenga el plano subdividido en cuadrículas en el total del área a prospectar; se localizará en el terreno cada uno de los cuadrantes, a los que se le dará un número y su coordenada correspondiente. A partir de aquí cada miembro del equipo caminará por la superficie sistemáticamente, por lo que irá analizando el 100% del terreno que se le haya asignado en busca de las características anteriormente señaladas. Una vez se haya terminado de prospectar, se registrarán las particularidades que hemos utilizado para valorar la ubicación de la fosa y se georeferenciará en el mapa. Así detallaremos en qué cuadrícula se encuentra el mayor número de evidencias observadas y determinaremos la posible ubicación del enterramiento. 

Por este motivo es también imprescindible la visualización de fotografías de la época y su comparación con las actuales, de ahí que un estudio mediante la comparativa de fotografías nos facilite también la localización. Esta comparación nos expondrá la existencia de cualquier modificación del terreno a tener en cuenta a la hora de proceder a la delimitación del área.

La prospección superficial ocupa una posición vital en el trabajo de campo en la Arqueología y su importancia sigue en aumento. Sin embargo, en la actualidad se suele acompañar en los proyectos con un reconocimiento aéreo o fotografía aérea, que constituye uno de los avances más destacados de la Arqueología desde hace ya bastante tiempo. De hecho, la disponibilidad de fotografías aéreas puede ser un factor importante para la selección y delineación de un área para la prospección superficial ( 8 ).
.
La práctica de la fotografía aérea en apoyo a la metodología prospectiva se regula mediante teorías de posicionamiento de la cámara y tipo de fotografía, en ambas partes del atlántico, sobretodo mediante teorizaciones anglosajonas. "Originariamente la preferencia británica se dirigió a las fotografías verticales, trabajando desde el monumento hacia su establecimiento en el paisaje, un paso desde lo particular a lo general. En Estados Unidos la preferencia por las tomas oblicuas sugiere un mayor énfasis en el mismo paisaje, y sólo subsecuentemente en la posición del yacimiento en el mismo" (Steve Roskams, 2003).

Las fotografías realizadas desde el aire son meras herramientas; no revelan yacimientos por si solas, sino que es el arqueólogo y el fotógrafo quienes interpretan examinando el terreno y las imágenes. Sin embargo de las dos técnicas anteriormente comentadas la que mejor resultados demuestra es la denominada fotografía oblicua ya que proporciona una perspectiva y un efecto visual más adecuados que la vertical.

Figura 2: Ejemplo de realización de la fotografía aérea, oblicua y vertical.


Las fotografías oblicuas son más difíciles de transformar en mapas, debido al modo en que distorsionan la perspectiva. Sin embargo, las estructuras de esas imágenes pueden ser situadas en un mapa con bastante exactitud, utilizando programas informáticos relativamente sencillos, que proporcionan al menos cuatro puntos de una imagen dada con una posición conocida en el espacio. De este modo pueden realizarse planos individuales a partir de fotografías oblicuas, en la escala que se elija; estos pueden compararse, utilizarse como fuente de mediciones y fusionarse en mapas de un área (Renfrew, C. y Bahn, P. 1998).


( 7 ) Renfrew, C y Bahn, P. "ARQUEOLOGÍA: Teorías, Métodos y Práctica". Editorial AKAL, 1998.

( 8 ) Steve Roskams, "Teoría y Práctica de la Excavación; cap.3 Estrategias anteriores a la excavación", pag. 58, 2003, Crítica Barcelona.



En la actualidad existen nuevas herramientas utilizadas en la fotografía aérea que han facilitado su uso y han aumentado el porcentaje de acierto, por lo que cada vez son más utilizadas en Arqueología. Entre ellas hay que destacar:

Aº Fotografía digital: Procesadas mediante ordenadores en los que se mejora la intensidad y el contraste; se pueden resaltar detalles de mayor interés.

Bº Películas de infrarrojos: Detectan la radiación reflejada por el sol y muestra las diferencias cromáticas, sobre todo en las cosechas de cereales.

Otras novedades, aunque de menor aporte son: el incluir películas de color falso y de color microfotografiado, la holografía acústica y el estudio de los negativos con el filtrado óptico mediante láser.

Sin embargo en nuestro país la utilización de la fotografía aérea para la localización de fosas es todavía una empresa difícil, ya que la ubicación de estas se encuentra en terrenos muy abruptos en la mayoría de los casos. También hay que tener en cuenta que al contar con un presupuesto económico muy limitado se hace más complicado en la práctica recurrir a técnicas como esta. Sobre todo se utiliza para la localización de yacimientos arqueológicos, para la localización de restos de muralla, plantas arquitectónicas y vías de comunicación; un ejemplo es la fotografía que se presenta a continuación, en la que se observan las delimitaciones de una villa romana con su vía de comunicación adherida.


Figura 3: Evidencias en la superficie, observadas mediante fotografía oblicua.


Otra de las cuestiones que hay que tratar en nuestro país es la ubicación de un cierto número de fosas comunes en el interior de los cementerios. Muchas de éstas se encuentran afectadas por construcciones posteriores a su realización, debido a la ampliación del cementerio por crecimiento poblacional del municipio. En estos casos tan precisos un estudio mediante fotografía aérea será inútil, pero sí es positivo comparar las fotografías antiguas del propio cementerio con las actuales, e incluso los planos anteriores a la ampliación de este. Con ello se puede delimitar con mucha más probabilidad la zona donde se encuentra la ubicación de la fosa.

Un ejemplo del resultado de este método es el proyecto realizado en Colombia en el "Parque del Cementerio Central de Bogotá"; en esta actuación se intentaba localizar la fosa común de 1948 donde se inhumaron los cadáveres de las personas fallecidas en los hechos violentos del 9 de abril del mismo año.



En España todas las comunidades autónomas disponen de un inventario de yacimientos arqueológicos de sus respectivos territorios, aunque los formatos y contenidos varían de unos a otros. De cualquier forma, en España, es relativamente fácil disponer de las diversas series de fotografías realizadas sobre el territorio nacional. Éstas pueden solicitarse en el servicio cartográfico del ejército o en las distintas administraciones territoriales autonómicas. (N. del T.)


 

Figura 4: Fotografía aérea utilizada en caso forense.

El instrumento apropiado para analizar las fotografías aéreas es el estereoscopio ( 9 ) de espejos; si este no se encuentra disponible se puede utilizar también un par de gafas estereoscópicas; ambos elementos proporcionan una imagen tridimensional de la superficie del terreno estudiado (C. Sanabria, 2008).

Uso del estereoscopio ( 10 ).

Para poder observar una fotografía aérea en relieve con el estereoscopio es necesario disponer de varias fotografías aéreas consecutivas. Además, estas tienen que solaparse un 60%; es decir tienen que tener en común aproximadamente 2/3 del terreno fotografiado. Por consiguiente para poder interpretar un fotograma entero, necesitamos disponer de los situados a la izquierda y la derecha; es decir, necesitamos tres fotografías aéreas que se denominan tripleta estereoscópica.


( 9 ) Los estereoscopios permiten hacer estudios de objetos y especímenes demasiado pequeños para ser estudiados a simple vista, pero demasiado grandes para ser estudiados bajo el microscopio compuesto.

Su magnificación va desde cerca de 5x hasta más de 60x. Los estereoscopios también son conocidos como microscopios de disección, pues en muchas ocasiones son usados para disecar los especímenes o muestras, separando de ellos aquellas partes que serán examinadas mediante otros tipos de microscopía. (Definición concedida por la Universidad de Puerto Rico, Recinto Universitario de Mayagüez).


a) En primer lugar hay que calcular el centro de cada fotograma que se vaya a interpretar. Esto se hace fácilmente uniendo las marcas que existen en los márgenes de las fotografías aéreas. Se unen mediante una línea recta las marcas de dos lados opuestos. Donde se cruzan tenemos el centro de la fotografía. Es decir, hemos localizado la vertical del punto donde fue realizada la fotografía por el avión.

b) Marcamos en cada fotograma el centro de la fotografía vecina, de tal forma que cada fotografía tendrá un punto central (PC) y dos puntos centrales transferidos (PCT) de las fotografías contiguas (En la ilustración solo hemos representado un PCT ya que estamos trabajando sólo con dos fotogramas).

Figura 5: Fotografía Aérea.


La línea que une el punto central (PC) y los transferidos (PC-Tras) corresponde a la línea de vuelo del avión.

c) Una vez dibujadas estas líneas (generalmente se dibuja sobre un papel transparente fijado sobre la fotografía, para no dañar la imagen), se sitúan los dos fotogramas de bajo del estereoscopio. Los puntos PCa y PCa-Tras deben observarse uno con cada ojo, procurando que queden situados en el centro de visión; además, la línea recta que los une debe ser paralela al eje longitudinal del estereoscopio.

Figura 6: Uso del Estereoscopio.


Operando de este modo deberíamos ver en relieve, aunque la visión estereoscópica a menudo requiere cierta práctica.

d) Si se mide la distancia que hay entre PCa y PCa-Tras, en la visión tridimensional, esa distancia es la base de separación del estereoscopio que se está usando. Es decir es la distancia a la que se deben situar dos puntos para verlos en relieve con ese estereoscopio concreto.

"Lo que permitirá observar cambios superficiales de la vegetación, o elevaciones y depresiones del suelo que pueden estar asociadas a un enterramiento humano ( 11 ) ", (Sanabria, César. 2008).

Sin embargo, es necesario mostrar otras técnicas que se utilizan también en la prospección. Aunque en este caso no observan evidencias superficiales, sino evidencias que se encuentran en el subsuelo. Estamos hablando de elementos fundamentales para la localización total de un enterramiento; estas técnicas se denominan "Técnicas geofísicas de detección". A continuación mostramos cuáles son, en qué se basa su aplicación y que resultados ofrecen.



( 11 ) Sanabria, César. "Antropología Forense y la Investigación Medico Legal de las Muertes", ACAF, 2008.


 

A. 1: TÉCNICAS GEOFÍSICAS DE DETECCIÓN.

En la actualidad la Arqueología se nutre de distintas disciplinas como son la Geología, la Física, la Química, etc; para ampliar la capacidad de localización de yacimientos, también son utilizadas en el contexto de la Arqueología forense ya que demuestran la existencia de evidencias en el subsuelo.

Demuestran mediante el estudio de los componentes físicos, el emplazamiento del enterramiento individual o colectivo.

Los métodos geofísicos se basan en la aplicación de leyes físicas, unas complejas y otras muy sencillas, descubiertas en su mayoría hace bastante tiempo y suficientemente demostradas. Se trata de medir una propiedad física del terreno (resistencia al paso de la corriente, velocidad de las ondas elásticas), o la perturbación que los materiales enterrados producen sobre algún campo de fuerza (magnético o gravitatorio), con la ayuda de unos aparatos sensibles a la propiedad que pretendemos medir. La prospección geofísica no es la técnica que resuelve cualquier problema arqueológico antes de la excavación, ni siquiera en todos los casos se pueden aplicar métodos geofísicos. Hay una serie de factores limitantes que pueden hacer inútil la prospección (topografía abrupta, perturbaciones antrópicas actuales, limitaciones de espacio, etc.). Aún en el caso de que no existan elementos perturbadores o limitantes, solo se podrá aplicar determinado método geofísico, si hay un contraste notable en el valor de la propiedad a medir entre los materiales objeto de nuestra búsqueda y los que los rodean (J.A. Peña) ( 12 ).
.
"Desde hace algunas décadas, los métodos geofísicos han sido cada vez más empleados por los arqueólogos, ya que la excavación completa de ciertos yacimientos supone unos costes muy elevados, y por lo tanto se ha tornado impracticable. Se debe tener en cuenta que una excavación de un yacimiento arqueológico es un proceso meticuloso y lento, para tener un registro de toda la información útil, dado que la excavación es destructiva y sólo permite una única oportunidad de lectura. Por ello, la geofísica permite saber con antelación la localización de estructuras y restos, facilitando de ese modo, el proceso de excavación. Teniendo en cuenta el enorme coste de una excavación a nivel de recursos humanos y tiempo, los métodos geofísicos pueden resultar de gran valor" (Brito-Schimmel, P; Carreras, C. 2005 ( 13 ) ).

La principal aportación que cabe esperar de los métodos geofísicos es obtener una cierta información que permita definir el área a excavar o incluso la eficacia de realizar dicha excavación.

 

MÉTODOS DE DETECCIÓN GEOFÍSICA ( 14 ).

Lámina 1: Técnicas y Aparatos con los que se realizan las diferentes metodologías de detección geofísica.


( 12 ) J.A. Peña "Técnicas geofísicas aplicadas a la arqueología de campo", 1999-2000.

( 13 ) Brito-Schimmel, P; Carreras, C: "Aplicación de Métodos Geofísicos en Arqueología: Una Recopilación sobre el Actual Estado de la Cuestión en España", Scientific heritage (2005)

( 14 ) E.W. Killam: "The Detection of Human Remains", (Charles Thomas, Springfield, 2004) - chapters 5-8


 

A continuación describimos el uso que se hace de ellos y cuáles son sus funciones.

MÉTODOS PASIVOS:

Magnetometría: El instrumento que se utiliza con mayor proporción dentro del marco de los métodos pasivos, es el magnetómetro; consiste en un sensor (una botella de agua) rodeado de una bobina eléctrica, montado sobre un sostén y conectado mediante un cable a un cuadro electrónico. Este aparato puede detectar diferencias pequeñas pero nítidas en la intensidad del campo magnético, motivadas por objetos o estructuras sepultadas. Los magnetómetros de protones se suelen utilizar por medio de un reticulado de cuadrículas de 1 a 3 m de lado. Su principal ventaja reside en que hace las mediciones con rapidez y facilidad. Uno de sus inconvenientes es que el operador no puede llevar encima ningún objeto de hierro: todas las hebillas, relojes, remaches de botas, bolígrafos de metal, etc., deben de mantenerse a una cierta distancia; no debe haber alambradas o planchas de calamina en las proximidades; también interfieren en el equipo los cables elevados.

Los magnetómetros de flujo no tienen este problema por lo que se facilita aún más el trabajo a realizar y los resultados son más fiables. Tienen además la ventaja de proporcionar una lectura continua, pero su montaje y manejo son más complicados (es un instrumento direccional y deben hacerse todas las mediciones orientando el sensor en la dirección exacta (por lo general se hace sosteniéndolo verticalmente).


MÉTODOS ACTIVOS:

Detector de metales: Los detectores de metales se basan tanto en el magnetismo como en la conductividad (responden a la elevada conductividad eléctrica de todos los metales y a la gran susceptibilidad magnética de los metales férricos). 

Existen dos instrumentos principales. El contador de conductividad del suelo se compone de un transmisor y un receptor de radio en continuo funcionamiento y detecta las estructuras del subsuelo midiendo la distorsión del campo de transmisión causada por los cambios en la conductividad o susceptibilidad del suelo. Los metales, por ejemplo, generan anomalías fuertes, mientras que las de los fosos son débiles.

El contador de inducción de impulsos puede localizar objetos metálicos y alteraciones magnéticas del suelo, como hoyos, mediante la emisión al suelo de impulsos del campo magnético desde una bobina transmisora (cuanto más larga sea esta, mayor será el alcance).

Examen de resistencia: la resistividad eléctrica es un útil método empleado durante mucho tiempo en el trabajo arqueológico, sobretodo en Europa. La técnica se basa en el principio de que cuanta más humedad contenga el suelo, mejor conductor de electricidad será. Un contador de resistividad, acoplado a unos electrodos introducidos en el suelo, puede medir así los distintos grados de resistencia del subsuelo ante una corriente que pasa entre los electrodos. Las zanjas colmatadas de sedimentos o los fosos rellenos retienen más humedad que los muros o vías de piedra y ofrecerán, por tanto, una resistividad más baja que las estructuras pétreas. La mayor parte de los objetos detectables por magnetismo también pueden ser hallados mediante la resistividad; y en algunos proyectos de campo ha resultado ser el mecanismo más eficaz (C. Renfrew y P. Bahn, 1998).

Radar penetrante de tierra (GPR): Se trata de un instrumento geofísico de búsqueda no destructivo, que opera mediante una antena direccional que se desplaza sobre la superficie del terreno, cuyo subsuelo se desea investigar. Esta operación, emite una serie de impulsos electromagnéticos cuya reflexión, producida en las interfacies de discontinuidad eléctrica del subsuelo, es captada por otra antena. De esta forma, el desplazamiento de la antena emisora sobre la superficie genera en un monitor las imágenes del perfil del subsuelo. Al detectar las discontinuidades del subsuelo que se encuentra con el cono de emisión de la antena, es posible evaluar cambios geológicos y/o antrópicos en posiciones específicas. Esto permite conocer variaciones en los estratos que puedan darnos las profundidades y límites de la fosa (D, Leiva, 2007).

La intención de las investigaciones mediante georadar plantea un enfoque radicalmente diferente. Se trata de la detección y posicionamiento completo, mediante esta técnica no destructiva y no intrusiva, de las fosas que se encuentren en un subsuelo y la confección de un plano de situación, para que posteriormente, se interpreten estos hallazgos y sirvan de guía para posteriores estudios y/o, se planifiquen los trabajos de prospección arqueológica o de exhumación, que considere adecuados la Sociedad de Ciencias Aranzadi (Avial, 2007 ( 15 ) ).


( 15 ) Condor georadar S.L.


 

Su uso en Arqueología forense cada vez más, tiene una función imprescindible, ya que una vez que las ondas electromagnéticas han penetrado al interior del subsuelo, es posible que en algún momento choquen con elementos sólidos; al suceder esto las ondas retornarán de manera inmediata a un monitor para que sean interpretadas por el técnico que manipula al instrumento, quien a su vez dictaminará si estas corresponden con la presencia de un cuerpo (C. Sanabria, 2008).


Figura 7: Método empleado para el uso de la Magnetometría.

 

MÉTODOS DE EXAMEN:


Fotografía aérea: En el anterior apartado hemos comentado lo referente al uso de esta técnica en el proceso de excavación, tanto para el uso en Arqueología tradicional como en Arqueología forense. 

Teledetección (Microondas e Infrarrojos): En el anterior apartado hemos tratado el uso de la técnica de la teledetección mediante el espectrómetro.

 

MÉTODOS DE BÚSQUEDA INTRUSIVOS:

Barra T, Sonda estratigráfica: Su uso y resultados se expondrán en el apartado concerniente a los Sondeos superficiales, puesto que esta técnica es preferible que se acompañe en el momento previo a comenzar un sondeo.


DETECCIÓN GEOFÍSICA EN SEPULCROS RECIENTES.

El uso de todas y cada una de las técnicas expuestas anteriormente es un factor a tener en cuenta en la Arqueología forense. En la actualidad no todas son empleadas; las más asequibles en nuestro país sin duda, son los detectores de metales que son incluso utilizados por personal no autorizado en el expolio de yacimientos arqueológicos. Sin embargo hay que decir que este instrumento ha facilitado en el caso que nos interesa, la localización de muchas de las fosas comunes que hoy en día están exhumadas. Claro está, depende muchísimo del carácter económico el que se afronte un proceso de exhumación con uno u otro método o técnica geofísica. Aunque es preciso exponer que con el paso del tiempo cada organización o entidad que trabaja en una exhumación de una fosa común en España, cuenta con al menos uno de estos instrumentos.

Hay que tener en cuenta los diferentes estudios realizados y que se están realizando, sobre la detección de enterramientos con estos métodos geofísicos; por ejemplo, en los propios efectos de la descomposición de un cadáver y su reconocimiento por parte del GPR (Ground Penetrating Radar), estudio que se propuso por parte de Rodriguez y Bass ( 16 ) 1987; con su análisis pudieron observar el cambio en la conductividad eléctrica con respecto al estadio de descomposición en el que se encontraba el cadáver. Determinaron frecuencias de emisión del radar y con ello avanzaron en una técnica aplicada para la localización de enterramientos mediante técnicas geofísicas de detección.

Consecuencia de este estudio y de muchos más, en la actualidad, es su aplicación en la investigación forense referente a sepulcros recientes.


( 16 ) W. M. Bass; "Human Osteology, a laboratory and field manual", Missouri Archaeological Society, 1987.


 

Una vez localizado el enterramiento hay que proceder a su contextualización geológica y su delimitación. Por lo tanto, se continuará con un estudio en base a sondeos superficiales.

 

A. 2: SONDEOS SUPERFICIALES.

Dependiendo del terreno en el que nos encontremos a la hora de localizar del enterramiento, podemos comenzar a realizar otras estrategias para encontrar su ubicación exacta. Se denominan sondeos superficiales y contrarrestan la falta de material superficial; consisten en realizar pequeños rebajes en el subsuelo mediante unidades de muestreo muy pequeñas (normalmente cuadrados de 0,5 m de lado), que reflejan las características estratigráficas para comprobar la situación geológica del territorio en el que se va a trabajar (Roskams, S. 2003).

"Las catas no sólo permiten delimitar el cementerio, sino que aportan datos sobre la estratigrafía, estructura del terreno y condiciones arqueológicas" (Ubelaker, D. H.
2007).

Esta técnica se debe realizar en terrenos amplios donde la seguridad de encontrar el enterramiento es difícil; se necesita practicar un número alto de catas o sondeos para intentar delimitarlo.

"Los sondeos pueden proporcionar indicaciones útiles en relación a la potencialidad del yacimiento. Situados en función de una estrategia concreta pueden dar respuesta a problemas topográficos fundamentales" (Carandini, A. 1997) ( 17 )
.
También se denominan pozos de sondeo, aunque esta denominación viene dada sobre todo por diferencias geográficas, entre europeos y anglosajones; se utilizan en un mismo sentido que los sondeos tradicionalmente conocidos en Arqueología. Son pequeños hoyos o huecos que abre el antropólogo en un terreno con el objetivo de encontrar evidencias que orienten la ubicación de la tumba; el diámetro de cada pozo puede ser igual a 50 cm X 50 cm y su profundidad dependerá de la ubicación del cadáver o de las evidencias en el suelo. Esta técnica es utilizada generalmente en terrenos amplios en los que se tiene la certeza de que el enterramiento existe, pero no se cuenta con su ubicación exacta; para estos casos el número de pozos requeridos puede variar.


( 17 ) Carandini, A, "Historias en la Tierra": Manual de excavación arqueológica; Crítica 1997.


 

"Los objetivos que se intentan conseguir con esta práctica son varios, uno de ellos es acceder al interior del terreno para analizar características morfológicas; es decir, si se encuentra alterado o mezclado, Quizás su principal propósito es encontrar en el interior una parte del cadáver; una vez descubierta ésta, se procede a ampliar el pozo de tal forma que permita exponer la totalidad del cuerpo para su posterior documentación, registro y exhumación" (Sanabria, C. 2008).

 

Figura 8: Muestreo mediante pozos de sondeo en una zona extensiva.


"Si tenemos una gran área de terreno también se suele proceder, con maquinaria pesada (limpiando capas de tierra superficiales, acción controlada especialmente por un arqueólogo) así como con excavación fina y siguiendo una regularidad que permita evaluar grandes espacios a intervenir. De este modo se puede cubrir un área amplia de forma rápida" (D. Leiva, 2007).

En el apartado C. 2 (Modelos de excavación), se tratará el tema de la utilización de maquinaria pesada en el proceso de excavación; puede ser factible, aunque es importante saber qué máquina usar y cuándo es el momento idóneo para ello.

Utilizar el sondeo en una excavación arqueológica para determinar la señalización donde se encuentra el yacimiento, continúa siendo una estrategia muy complicada, por varios factores indispensables sobre todo en el campo de la Arqueología forense.

Por un lado el presupuesto económico es muy limitado, así como el tiempo. Por otro, se cuenta con personal voluntario cuya formación de campo respecto a las disciplinas que tratamos, no son conocidas en el contexto profesional. Por ello, ante tal realidad, es necesario intentar recoger cuantas más pruebas evidencien la localización exacta de la fosa sin perder demasiado tiempo; en esta situación se aconseja proceder ante una extensión amplia de terreno con una prospección geoarqueológica. Esta técnica facilita el conocimiento estratigráfico de la zona con una mayor rapidez y con un esfuerzo menor, a la vez que potencia una mayor posibilidad de localización del enterramiento.

Barrenados: es la técnica más tradicional en la búsqueda de cuerpos inhumados; la herramienta utilizada suele ser el barreno metálico o eventualmente una sonda del mismo material. (En este apartado comenzamos a hablar de los Métodos Intrusivos para la localización de enterramientos, lo que denominamos en el anterior apartado con la Barra en T y sonda estratigráfica como herramientas utilizadas). Estos instrumentos se introducen de manera vertical en diferentes sectores del sitio para extraer muestras o "columnas" de tierra a diferentes profundidades. La morfología y contenido de estas muestras nos indicarán si los estratos o capas del suelo examinado se encuentran mezclados o traen consigo fragmentos de evidencias, señal indicadora de que probablemente nos encontramos ante un enterramiento humano.

A nivel geoarqueológico la composición de un estrato antrópico es fácil de reconocer con lo que se facilita la delimitación de la fosa. Esta técnica aplicada en la actualidad en yacimientos arqueológicos, consigue demostrar mediante las perforaciones estratigráficas la localización, dirección y profundidad a la que se encuentran los restos arquitectónicos además del contexto geológico con el que están cubiertos (Arteaga, O y Ross,
A. M. 1993 ( 18 ) ).

"Las perforaciones, originalmente empleadas para obtener muestras para la datación de sedimentos, son ahora un método común de evaluación de los yacimientos y su uso varía desde la toma de muestras de suelo para el análisis de láminas delgadas hasta el empleo de sondeos helicoidales mucho más destructivos" (Roskams, S. 2003).



Figura 9:
Práctica Geoarqueológica con sonda perforadora.


( 18 ) Arteaga, O y Ross, A. M: "El puerto fenicio-púnico de Gadir. Una nueva visión desde la geoarqueología urbana de Cádiz". Spal 11, pp. 21-39. Sevilla.