Vitoria-Gasteiz Arqueológica.


 
 

 

Arkeologi Ikerketa-Investigación Arqueológica.

A.24.2.3. Iglesia de San Julián y Santa Basilisa (Oreitia).

Dirección: Leandro Sánchez Zufiaurre.

Financiación: Diputación Foral de Álava.

Basilisa Church in Oreitia. Seven construction phases

 

 

Stratigraphic analysis of the walls of San Julián and Santa Basilisa Church in Oreitia. Seven construction phases were detected. The first phase, dating from the 12th century, is of great constructive and artistic quality. The second, from the 16th century, is the one from which almost all of the nave dates. The rest are all later additions (sacristy, portico, tower) or renovations.

 

La iglesia de San Julián y Santa Basilisa es la parroquia de Oreitia, situada en la zona centro de la provincia de Álava, al Este de la ciudad de Vitoria-Gasteiz, en la margen derecha del río Alegría. Presenta planta de salón, con la cabecera y el primer tramo más estrechos que la construcción posterior, amplia y casi cuadrada. La portada es de arco apuntado, ornamentada con círculos entrelazados y temas naturalistas. Tiene una sacristía al sur, de planta casi cuadrada, con cúpula rebajada. La torre es neoclásica, de buena sillería y base cuadrangular. Está rematada por una linterna cilíndrica, con cuatro huecos rectangulares y cubierta por pequeña cúpula.

El análisis estratigráfico ha permitido identificar siete fases constructivas; la primera de ellas está representada por dos momentos diferenciados.

 

Iglesia de San Julián y Santa Basilisa (Oreitia). Planta baja del edificio, reflejando las fases constructivas.

 

 

Fase 1a. Construcción de la primera iglesia.

Se trata de una iglesia de planta de salón con cabecera poligonal, presente en el primer tramo de la nave y en la cabecera. Tiene aparejo de sillería de medio y gran tamaño, dispuesto a soga con esporádicos tizones, en hiladas regulares. Tiene 8 contrafuertes también de sillería, distribuidos regularmente.

Se remata en una cornisa moldurada por tres baquetones con un canecillo decorado en cada tramo de la cabecera.

En los ochavos del presbiterio se abren tres vanos: una ventana apuntada, con trasdós apeado en dos cabezas muy deterioradas; un óculo con molduras concéntricas abocinadas y rosetas rodeando el vano de luz, teniendo encima la figura de un jineta con lanza terminada en banderola y escudo, calza espuelas y sujeta la brida del caballo; el vano del ochavo central del ábside tiene arquivoltas con dobles baquetones apuntados, que descansan en cuatro columnas principales, dos a cada lado, y otras más cortas y finas en los intercolumnios.

La portada actual es de esta fase, pero fue recolocada en la obra del siglo XVI; es de arco apuntado y con una decoración bastante rica con círculos entrelazados, baquetones, hojas y ramas muy naturalistas.

Si bien está muy reformada, podemos decir que se trataba de una iglesia de planta de salón, de muros bastante esbeltos, con la cabecera curva de cinco tramos.

Se trata de un edificio construido en el siglo XIII.

 

Fase 1b. Reforma de la primera iglesia.

El tercio superior del segundo tramo de la nave presenta un aparejo de sillería diferente al de la fase anterior, sobre el que se apoya, con un módulo de pequeño tamaño, dispuesto tanto a soga como a tizón, de diferente color (marrón) y que remata en una cornisa igual a la de la cabecera pero más retranqueada. Este aparejo se aprecia tanto en el alzado Norte como en el alzado Sur.

La obra afecta a los tramos altos de los muros norte y sur de la nave; desconocemos si se trata de una reconstrucción después de un colapso o de la continuación de la obra de la fase 1.a, pero en cualquier caso no habrá mucho espacio de tiempo entre ambas.

 

Fase 2. Ampliación de la iglesia medieval (siglo XVI).

Se construye el segundo tramo de la nave actual, más ancho que la original y de planta cuadrada. En los extremos cuenta con contrafuertes, y está construido en mampostería.

A la vez que se amplía la nave, se elevan los muros del primer tramo y la cabecera de la fase 1.

A los pies del edificio se construye el coro actual.

Se trata de un coro alto asentado sobre un arco escarzado moldurado, que descansa en gruesos pilares decorados con óvalos y rectángulos resaltados.

Las bóvedas del templo pertenecen a esta fase.

La fase, por lo tanto, consiste en el derribo del tramo de los pies de la iglesia original para construir una nueva nave, a la vez que se elevan las nuevas bóvedas y el coro de piedra a los pies.

Se trata de una obra, en conjunto, del siglo XVI.

El resto de las fases tienen menor importancia desde el punto de vista estructural.

La sacristía y el retablo mayor se construyen hacia finales del siglo XVI o inicios del siglo XVII (fase 3). 

 

La fase 4 (construcción del pórtico al sur), se desarrolla en torno a 1635. La torre (fase 5) se construye en torno a 1763. Desde finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX se añaden varios anexos exteriores.

Durante el siglo XX se producen reformas, algunas de importancia como las nuevas cubiertas de todo el conjunto.

Por lo tanto, podemos decir que la iglesia original del siglo XIII se conserva en gran medida en los muros bajos de la cabecera y parte de la nave, sufriendo en el siglo XVI una reforma importante para ampliar la zona de los pies del templo, con el coro y las nuevas bóvedas. La calidad de la obra medieval refleja la presencia de canteros de un gran nivel técnico, un nivel que no volverá a repetirse en resto de obras a lo largo del tiempo.

 

 

L. Sánchez Zufiaurre; A. Rodríguez Costas.


 

 


ZIGOITIA.