Vitoria-Gasteiz Arqueológica.


 
 

 

Arkeologi Ikerketa-Investigación Arqueológica.

A.24.2.2. Iglesia de la Natividad (Gamarra Menor).

Dirección: Leandro Sánchez Zufiaurre.

Financiación: Diputación Foral de Álava.



Stratigraphic analysis of the walls of Natividad Church in Gamarra Menor. Six construction phases were detected. Although the phase which most influenced the building's current appearance was the second one, from the 16th century, important remains of the original Romanesque nave were uncovered. The sacristy, presbytery and tower are all later additions, built during the 16th century.

 

La iglesia de la Natividad es la parroquia de la localidad de Gamarra Menor. Presenta una planta de cruz latina con la cabecera ochavada. La cabecera se cubre con bóvedas de crucería nervadas, con claves lisas, formando estrellas. Las bóvedas del crucero son de terceletes, y la de la nave de terceletes y combados. La portada se ubica en el sur, remata en arco ligeramente apuntado y está realizada en sillería. El aparejo de los muros es de mampostería.

Presenta una torre en la esquina SW, de planta cuadrada, con dos cuerpos. Carece de anexos como sacristía o casa cural, ya que fueron demolidos.

La iglesia presenta deficiencias importantes de tipo arquitectónico, con serio riesgo de ruina. Por esta situación y a iniciativa del Servicio de Patrimonio Histórico Arquitectónico de la Diputación Foral de Álava, se está llevando a cabo el proyecto de reforma y rehabilitación del edificio.

Con el análisis estratigráfico de los alzados se pudieron registrar hasta seis fases constructivas.

 


Fase 1. Iglesia románica.

Los restos que conservamos de esta fase se concentran en el tramo de los pies del edificio actual.

Se trata del muro sur de la nave, con la portada ligeramente apuntada, y el muro de cierre occidental de la iglesia. Es una obra con aparejo de mampostería a base de piezas extraídas de cantera, organizadas intentando seguir hiladas.

La portada cuenta con tres arquivoltas de gran calidad: la primera con acantos estilizados, muy bien trabajados y con las puntas vueltas; la segunda no tiene decoración, y la tercera se decora con grandes limbos con sus ápices curvados envolviendo bolas. El trasdós presenta rosetas de seis pétalos enmarcadas en círculos. La labra de los sillares de la portada es con trinchante (hacha dentada) con dientes de tamaño medio.

Dado que sólo conservamos la zona de los pies del edificio, desconocemos las características del templo en esta fase. Sin embargo, por paralelos de la misma época podemos deducir el tipo de templo del que se trata. Debía ser una iglesia con una nave en planta de salón, seguramente con bóveda de cañón apuntada. La cabecera sería destacada, algo más estrecha que la nave, y podía ser tanto curva como recta. Es más probable, por los paralelos, que se tratara de una cabecera curva.

La cronología más probable para este momento es del siglo XIII, posiblemente a partir del segundo tercio a juzgar por el tipo de instrumento de labra y las características de la portada.

 

Fase 2. Ampliación de la iglesia. Siglo XVI.

La primera evidencia es un corte a la iglesia románica, que va a perder su cabecera para que se añada un tramo de mayor tamaño hacia el este, para luego ampliar la nave también hacia el oeste. Esto se da en dos momentos.

 


Fase 2.1. Construcción de la cabecera.

Lo primero que se hace es eliminar la cabecera primitiva, añadiendo hacia el este un tramo a modo de crucero, con la cabecera ochavada actual. Esta obra de mampostería con esquinales escuadrados cuenta con un zócalo en todo su recorrido, y una ventana en arco de medio punto hacia el sur.

Se remata con una bóveda nervada con claves lisas, coetánea a los muros. Al exterior se construyen contrafuertes esquineros, que refuerzan la estructura para recibir los empujes de esta bóveda.

Iglesia de Gamarra Menor. Planos de fases constructivas. La planta está al doble de escala que los alzados.

 



Fase 2.2. Ampliación de la nave.

Una vez que estuvo terminada la obra de la cabecera se procede a derribar el muro norte de la nave primitiva, así como su bóveda. Hecho esto, se construye la nueva nave, que es la actual.

Las diferencias con la obra de la cabecera son claras, ya que esta nueva obra carece de zócalo, y los arranques de la bóveda no coinciden con los apoyos construidos en la fase 2.1. Las nervaduras de la bóveda de la nave arrancan de manera diferente que las que estaban diseñadas en la primera obra de ampliación. El muro de la nave cuenta con una puerta hacia el norte, que parece formar parte de la obra.

El planteamiento de la obra es similar a gran cantidad de iglesias en nuestro Territorio durante el siglo XVI. Se encuentran con una iglesia medieval pequeña, que es necesario ampliar. Pero mientras tanto necesitan seguir teniendo culto, por lo que la obra se hace por fases.

La primera fase es el derribo de la cabecera y construcción de una más amplia; mientras duran las obras, el culto puede seguir en la nave de la iglesia original, que no se ha derribado.

Una vez acabada la obra de la cabecera, se puede ya dar culto en la zona nueva. Por lo tanto, se derriba la parte de la nave original que impide crecer, y se construye una nave con la anchura deseada.

En cualquier caso, se trata de dos momentos de un mismo proyecto constructivo. Las diferencias en la obra y la falta de encaje de algunos elementos nos llevan a pensar en que ha habido un cambio de constructores, pero siguiendo un mismo diseño.


Fase 3. Primera sacristía y casa cural al sur de la iglesia.

La iglesia mantiene su estructura general, pero se le van añadiendo elementos adosados en casi todas sus fachadas. Una edificación de dos o tres plantas al sur y al este, una de la que desconocemos las dimensiones al oeste, y se amplía (al menos en altura) la que estaba al norte.

Estamos ante obras realizadas con anterioridad a la construcción de la torre, obra del siglo XVIII, y posterior a la fase 2 (siglo XVI). Lo que nos deja un hueco del siglo XVII. Creemos que se trata de añadidos relacionados con la liturgia (sacristía, baptisterio) y con las necesidades de los sacerdotes (viviendas).

Es muy probable que el edificio del sur fuera la casa cural, y el del oeste un baptisterio. El del norte pudo ser una sacristía o una capilla, estando en ese caso la sacristía en la planta baja del edificio del sur.

 


Fase 4. Torre y reforma interior.

El siguiente paso en la evolución del templo es la construcción de la torre actual. Es posible que el edificio contara con una torre anterior, pero carecemos de evidencias materiales de ella. La torre, de planta cuadrangular, adosada al sur de la esquina SW de la iglesia. Su construcción obligó a eliminar el edificio adosado al oeste de la nave, por lo que se ciega la puerta que le daba acceso.

Pero la construcción de la torre no es la única obra que se hace en esta fase. Además de ella, se van produciendo reformas del interior del templo. La más relevante de las reformas es el añadido de una plataforma elevada para el altar, sobre la que se apoya el retablo mayor. A los pies de la nave se construye el coro actual, una sencilla estructura de madera con escalera por el norte.

La iglesia alcanza un aspecto muy similar al actual, principalmente al interior. Al exterior, a excepción de las edificaciones adosadas hoy desaparecidas, también. Al exterior contaría con los elementos actuales, añadiendo la estructura adosada al norte y la casa cural y sacristía adosada al sur.

Estas obras se desarrollan durante el siglo XVIII, cuando contamos con documentación de los contratos llevados a cabo con los responsables de las obras.

 


Fase 5. Segunda casa cural y sacristía sur.

Después de la construcción de la torre se modifica la disposición del espacio en torno a la iglesia, lo que va a tener consecuencias en los años posteriores.

El interior de la iglesia casi no va a variar. Se ciega el acceso al edificio adosado al norte, para trasladar el baptisterio a la zona baja del coro. A su vez, la nave deja de recibir luz desde el sur, al cegarse la ventana de esa zona.

Pero el exterior de la iglesia va a cambiar su aspecto de manera más notable. La casa cural y sacristía del sur se reduce de tamaño hacia el este, pero se amplía hacia el oeste. Se añade una puerta hacia el crucero, y se usa la escalera de la torre como escalera de acceso a la primera planta. Lo que nos indica que la planta baja era la sacristía, independiente de la casa cural, con acceso desde el pórtico.

Al norte se derriba la estructura adosada, para construir una mucho más pequeña que consta únicamente de planta baja.

Las obras realizadas en esta fase están relacionadas con cambios de funcionalidad de espacios, seguramente motivadas por problemas de mantenimiento de los edificios adosados.

Se reconvierten determinados ámbitos, pasando algunos de capilla, sacristía y/o baptisterio a zonas de uso accesorio (edificio adosado al norte), y otros pasan a adoptar usos mixtos (sacristía y casa cural, al sur).

Se realizan aprovechando la nueva distribución que les permite la torre; comienzan en el último tercio del siglo XVIII, desarrollándose durante el siglo XIX.


Fase 6. Incendio y últimas reformas.

El edificio tiene tres aspectos durante esta fase. El primer momento es el derribo de la casa cural, cegando sus mechinales. El frente sur del templo queda sin anexos.

Después de esto se construye un nuevo pórtico y sacristía, quedando el templo con un edificio adosado todo a lo largo de la fachada sur, que consta sólo de planta baja. Finalmente se derriba este edificio adosado, quedando el aspecto actual del templo.

Al norte también se derriba el anexo construido en la fase anterior, quedando las rozas sin cegar.

La primera obra que se realiza está motivada por el incendio de la casa cural, que obliga a derribarla.

La nueva sacristía y pórtico, sin casa cural, responde a las nuevas necesidades: el párroco ya no vive en la casa cural, y esta no es necesaria.

Finalmente, el abandono paulatino del templo hace que la sacristía y pórtico se vayan deteriorando, lo que motiva su derribo por motivos de seguridad.

El incendio y construcción del pórtico tuvieron que realizarse durante el siglo XIX o principios del siglo XX, ya que aparecen en una fotografía de la década de en torno a 1920.

El derribo de la sacristía y pórtico se produjo en el año 1966.

 


Conclusiones.

La iglesia de Gamarra menor se ha revelado como muy interesante, el presentar una secuencia más rica de lo esperado.

Contamos con un edificio románico, del que se mantienen los muros sur y occidental de la nave.

El tamaño de este edificio se hizo insuficiente con el paso de los años, hasta que en el siglo XVI se decide ampliar la iglesia. Esta ampliación se hace en dos fases: primero se derriba la cabecera del templo original, para construir el crucero y la cabecera actuales. Una vez terminadas sus bóvedas, se puede oficiar en la parte ampliada. A partir de ese momento se derriba parte de la nave, para construir la nave actual y sus bóvedas.

Al exterior se van añadiendo edificaciones, con una sacristía al norte, que luego pasa al sur, donde se le añade la casa cural. Es la parte que más va a sufrir, con tres reformas a lo largo del tiempo.

Cuando se construye la torre se reforma el interior, con el coro, el altar y los retablos.

Hasta que, en los últimos siglos, hay un incendio al exterior que obliga a derribar la casa cural y reconstruir una pequeña sacristía y pórtico, que finalmente desaparecen a causa del abandono.

 


L. Sánchez Zufiaurre.



 


Iglesia de San Julián y Santa Basilisa (Oreitia).