Vitoria-Gasteiz Arqueológica.


 
 

 

Arkeologi Ikerketa-Investigación Arqueológica.

A.10. ELTZIEGO / ELCIEGO.

A.10.1. Castillo de Valdefrailes.

Dirección: Natalia Bartolomé Sáenz.

Financiación: Ayuntamiento de Elciego.


This archaeological intervention was carried out in Valdefrailes Castle, located two kilometres south of Elciego, in line with the River Ebro. The intervention revealed the castle's floor plan and morphology.

La presente intervención arqueológica vino motivada por la construcción de una atalaya turística, en el término municipal de Elciego, que forma parte del recorrido paisajístico «Entre viñas».

El lugar donde se han desarrollado estos trabajos se encuentra a unos dos kilómetros de la población de Elciego, inmediatamente al norte del límite con la Comunidad Autónoma de La Rioja. Se trata de un punto estratégico en las cercanías del paso el río Ebro, desde donde se divisan la población riojana de Cenicero y las alavesas de Elciego y Laguardia. En esta zona, conocida como Valdefrailes, se encuentra una construcción fortificada de la que apenas se conocían sus formas básicas antes de la presente actuación.

 

La intervención arqueológica.

En la intervención se realizaron labores de prospección, limpieza y excavación de un sondeo.

Se ha realizado una prospección intensiva de las zonas aledañas al recinto del castillo a fin de determinar si pudieran existir otras estructuras cercanas de carácter histórico. En este caso el resultado ha sido positivo, al poder observar que en la ladera sur del cerro en el que se sitúa el castillo, junto a la puerta del mismo, existe al menos una estructura de gran envergadura, que pudiera tener un carácter defensivo. Poco más podemos decir, ya que la abundante vegetación existente impide su correcta delimitación.

 

Plano detallado del castillo de Valdefrailes.

 

Además en esta zona existen abundantes materiales constructivos provenientes del castillo. Quizás el ejemplo más evidente sean las jambas y dintel de lo que parece la puerta de acceso al castillo.

En estas tareas de prospección también se ha podido observar la morfología del foso que rodea al castillo. Por lo que parece se trata de un espacio excavado en el terreno natural, que solo afecta a la parte norte de la estructura. Esto parece explicarse con la sencilla razón de que al hallarse el castillo en un altozano, la ladera con un desnivel más pronunciado se encuentra en el lado sur, por lo que no seria necesaria la existencia de un foso en esta zona.

Por otro lado en la zona que se corresponde al cortado sobre el río Ebro se ha podido constatar la existencia de una estructura de pequeña envergadura de 4 x 2,20 m, realizada en mampostería trabada con mortero. Esta podría corresponderse con un pequeño puesto de vigilancia sobre el paso del río, aunque se trata solo de una hipótesis.

Las labores de limpieza y desbroce del castillo han ocupado la mayor parte del tiempo invertido en este trabajo, proporcionando los resultados más interesantes.

Esta limpieza ha consistido en la retirada de las plantas arbustivas que cubrían la estructura, y la eliminación de las raíces que estaban afectando a los muros destruyéndolos.

Durante estas labores se pudo comprobar como la vegetación había conseguido hacer desaparecer algunas zonas del edificio.

Se ha puesto especial atención en dejar vistas la parte superior de los muros y descubrir los que permanecían ocultos, con el fin de definir la forma exacta del edificio. Así mismo no han sido destapados los alzados de los muros para evitar su degradación, ya que a corto plazo no hay previsto un proyecto de consolidación y restauración del edificio, por lo que se ha realizado una intervención lo menos agresiva posible. 

En cuanto al sondeo este se ha ejecutado en el interior del castillo, en la esquina este del patio de armas. Adaptándonos a la morfología del edificio, este ha tomando forma de un triángulo de 6 m de lado. En la excavación del sondeo se ha podido ver el derrumbe de los muros del edificio compuesto por mampuestos, ladrillos y argamasa.

Lamentablemente no aparecieron restos materiales de interés, salvo algunos fragmentos cerámicos del s. XIX que nos hablan del uso de esta estructura hasta al menos esa época.

 


El castillo.

Tras la limpieza realizada, tenemos una visión completa de la estructura y podemos hablar de la totalidad de la planta del edificio. Esta parecía de forma triangular a tenor de lo observado en la fotografía aérea, y tal y como se mostraba en el plano que en 1989 se publicaba en Apuntes para la historia de Elciego, sin embargo una vez vista la planta al completo tras su limpieza, se ha podido comprobar que no es así. La planta del edificio es de forma trapezoidal, adaptándose a la orografía del cerro que lo alberga.

Podemos dividir este espacio en tres elementos básicos. El patio de armas, que ocupa la mayor parte de la zona, de forma trapezoidal como ya se ha comentado. El paso de ronda, que esta flanqueado en sus extremos este y oeste por un cubo y un torreón en cada lado, quedando fortificados los extremos de la construcción. Por último, en la parte sur del castillo existen dos habitaciones de dimensiones similares que parecen corresponderse con dos aljibes. Una de ellas, la localizada al este, conserva restos de enlucido de un evidente color rosáceo en su interior.

 


Conclusiones.

A partir de esta intervención se ha dado un importante paso para conocer esta estructura que hasta ahora había pasado inadvertida.

Afortunadamente tras la ejecución de estos trabajos, podemos contar con el conocimiento de la planta total del castillo y trabajar sobre datos fehacientes sobre su morfología. Pero no será hasta que se realice una excavación más amplia en el castillo cuando podamos efectuar un recorrido certero por su historia.

 

N. Bartolomé Sáenz



 


ELVILLAR / BILAR.