Arqueología - Vitoria-Gasteiz.


 
 
 

 

ARTISTA, IMAGEN Y ENFERMEDAD EN LA CREACIÓN PLÁSTICA.

TESIS DOCTORAL.

MEMORIA PARA OPTAR AL GRADO DE DOCTOR.

NIEVES SÁNCHEZ GARCÍA.

Director: Dr. Pablo de Arriba del Amo.

Madrid, 2012.


IMAGEN, ARTISTA Y ENFERMEDAD EN LA CREACIÓN PLÁSTICA:


"Solo se volverá clara tu visión

cuando puedas mirar

en tu propio corazón.

Porque quien mira hacia fuera sueña

Y quien mira hacia dentro despierta"

Carl Jung.

 

A mi madre, por enseñarme a soñar.

A mi padre, por enseñarme a despertar.

 

Agradecimientos:

Mi más sincero agradecimiento al Dr. don Pablo de Arriba del Amo por ser, ante todo, una excelente persona con un enorme corazón, por su profesionalidad, saber hacer, saber transmitir y, por supuesto, por el apoyo incondicional y la confianza que me ha prestado a lo largo de todos estos años de gestación de la presente Tesis Doctoral.

Mi agradecimiento al departamento de escultura de la facultad de Bellas Artes por haberme permitido que desarrolle en él este trabajo de investigación.

Mi agradecimiento a Estefanía Márquez por su colaboración en este proyecto, por su profesionalidad y constante aliento.

Mi agradecimiento a Mª Ángeles Castellanos por ayudarme a cerrar puertas y a abrir ventanas en las que los objetivos se ven claros y se convierten en realidad.

Gracias por guiarme por el camino del autoconocimiento.

Mi agradecimiento a Jesús, mi hermano, por ser quien es, por ser uno de mis mejores tesoros.

Mi agradecimiento también a toda mi familia por acompañarme en los momentos de crisis y en los momentos de felicidad. Gracias por estar a mi lado.

Mi agradecimiento a todos los amigos, en especial, a Migena Sina, por ser una excepcional amiga y mejor persona.

Mi agradecimiento a mi madre y a mi padre, mis mejores profesores. Gracias por hacer posible este sueño. Gracias por todo lo que tengo en la vida.

 

 

ÍNDICE.

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN.

1. LA LEYENDA DEL ARTISTA.

1.1. La configuración de la leyenda del artista en la historia.

1.1.1. La Época Griega.

1.1.2. La Época Romana.

1.1.3. La Edad Media.

1.1.4. El Renacimiento.

1.1.5. Los siglos XVII, XVIII Y XIX.

a) Racionalismo e irracionalismo.

b) Romanticismo.

c) Irracionalismo y mitologías de artista en los siglos XVIII y XIX.

d) Aislamiento y patologización del genio en el siglo XIX.

e) La “pose del décadent”.

1.1.6. Finales del siglo XIX y comienzos del XX.

a) El psicoanálisis (mitos sobre el artista y la creatividad en la psicología profunda).

b) El psicoanálisis en el arte (lugares del narcisismo).

c) La estética.

d) El narcisismo como mitografía clínica y sus lecturas estéticas.

e) Melancolía productiva.

f) La creatividad consciente.

1.1.7. El siglo XX y los movimientos de las vanguardias.

a) El surrealismo.

b) El antagonismo filisteo-bohemio.

c) La bohemia.

d) El artista postfreudiano.

e) El paralelismo entre niños, esquizofrénicos, “primitivos”, neuróticos y artistas modernos.

f) La emancipación del arte psiquiátrico: el art brut.

g) Joseph Beuys paradigma del artista comprometido: vida y arte, arte y política.

1.1.8. El siglo XXI.

a) El lugar del artista en la sociedad actual.

b) Características de la sociedad actual.

c) La sociedad de la imagen y del espectáculo.

c. 1- Imagen y espectáculo: Los mass-media. Internet.

c. 2- El artista: Imagen y espectáculo en los mass-media.

d) Dilución del espacio público y privado: la ciudad.

d.1- El individualismo narcisista. Visiones de los conflictos y transformaciones de la intimidad.

e) El narcisismo contemporáneo.

f) Las nuevas enfermedades del alma.

g) La leyenda del artista en el siglo XXI.

2. MITOS Y LEYENDAS.

2.1. Narciso.

2.2. Prometeo.

2.3. Teseo Y Ariadna.

2.4. El mito de la caverna de Platón.

3. TEMAS BIOGRÁFICOS FIJOS EN LA LEYENDA DEL ARTISTA.

3.1. El origen divino del nacimiento.

3.2. El talento del artista.

3.3. La formación autodidacta del artista y su ascenso en la posición social.

3.4. El concepto de genio.

3.5. La excentricidad y la ecuación “genio y locura”.

a) Los límites del genio.

b) ¿Hay que curar a los genios?.

c) “Una pizca de locura en la cordura” (Séneca).

3.6. La obra del artista como espejo de su alma.

3.7. La obsesión por el trabajo (El ocio creativo, la creación en solitario, la autocrítica, la independencia del artista frente al comprador y el aislamiento social).

a) El deseo de la madre.

b) El genio huérfano.

3.8. El artista como mensajero.

3.9. La equiparación del artista con el sacerdote/chamán en la estela de un más allá.

3.10. Otros temas biográficos fijos.

3.11. ¿De dónde viene la inspiración?.

3.12. El suicidio.

 


 

 

 

 

 

 

 

 


4. LA ENFERMEDAD Y EL ARTISTA.

4.1. La enfermedad y la locura.

4.2. Visión histórica de la locura.

4.3. La enfermedad y sus patologías.

4.4. La consideración de la enfermedad en la historia de la sociedad.

4.5. La enfermedad y el descubrimiento de talentos.

4.6. Las enfermedades mentales: ¿Se es genio por estar loco?.

4.7. Las enfermedades físicas.

4.7.1. Malformaciones congénitas y otras enfermedades físicas: Toulose-Lautrec, Paul Klee y Juan Gris.

4.7.2. Los cinco sentidos: los pilares de la creación: Goya.

4.8. La muerte y la vejez: Cezanne, Picasso y Renoir.

4.9. El alcohol y las drogas como calmantes físicos y como potenciadores de la capacidad artística.

5. FRIDA KAHLO Y LA LEYENDA DEL ARTISTA.

5.1. Biografía sobre sus enfermedades.

5.2. Encuentro con la pintura y su actitud ante la enfermedad.

5.2.1. Su concepto del sufrimiento, de la vida y de la muerte.

5.2.2. La enfermedad como motor de su arte, como terapia y como tabla de salvación.

5.3. La relación entre su obra y la enfermedad.

5.4. El concepto de su oficio como pintora.

5.5. La leyenda del artista; la creación de su propia imagen; artista como espectáculo.

5.6. Rasgos biográficos que coinciden con los rasgos generales de “la leyenda del artista”.

5.6.1. Autobiografía.

5.6.2. Autodidacta.

5.6.3. Individualismo: su yo como objeto de su obra.

5.6.4. Provocación y excentricidad.

5.6.5. La artista como mensajera.

6. REFLEJOS Y SOMBRAS. UNA REFLEXIÓN SOBRE MI OBRA.

6.1. Sobre mi obra: en torno a mí misma.

6.2. Descripción de mi obra.

6.2.1. La pose del modelo. 6.2.2. Reflexión sobre mis diarios en relación al proyecto de la pose.

6.3. Justificación de la inclusión de mi obra en la tesis.

6.4. Proyecto: reflejos y sombras. Sobre mí misma.

7. EPÍLOGO.

7.1. Reflexión sobre el arte actual.

7.2. Saura, como ejemplo.

8. CONCLUSIONES.

9. ÍNDICE DE DOCUMENTACIÓN.

9.1. Índice Bibliográfico.

9.2. Índice de Imágenes.

 

 

INTRODUCCIÓN.

El presente trabajo de investigación, titulado: “Imagen, Artista y enfermedad en la creación plástica”, persigue poner de manifiesto las relaciones entre arte (en su dimensión plástica), creatividad y enfermedad a partir de la revisión doctrinal que proponemos en este trabajo de investigación sobre la leyenda del artista, mediante el análisis del artista y su entorno social a partir de los datos observables en la historia. Nuestro interés científico se centra, pues, en establecer la relación existente entre arte -como proceso creativo- y enfermedad, entendida esta como un factor importante e, incluso, decisivo en la propia configuración de la personalidad del artista.

Al mismo tiempo, hacemos extensiva la relación existente entre arte, artista y enfermedad, por medio de la descripción externa –y con nuestros parámetros culturales-, en el conjunto de la estructura social de la humanidad a partir de la revisión histórica de la posición social que ha ido ocupando el artista desde la Antigua Grecia hasta los albores de la época actual. 

Posición que, en unos casos, queda definida principalmente por el propio artista, por las particularidades de su biografía y personalidad, mientras que, en otros casos, se encuentra directamente relacionada con la estructura social de la época y en otros, en la gran mayoría de los casos observables, la posición del artista se conforma mediante la conjunción de ambas variables.

Creemos, pues, que el artista, como ser social –y por su proyección cultural-no sólo debe ser estudiado desde sus particularidades biográficas, sino que su personalidad debe ser entendida dentro de un contexto mucho más amplio: debemos tener en cuenta las características histórico-sociales y culturales de la época en la que el artista desarrolla su labor creativa, así como el lugar y consideración que ocupa el artista dentro de la sociedad en las diferentes épocas. Dicho de otra forma, debemos valorar la visión que tiene la sociedad del ser “creador”, del genio, del demiurgo, del artista.

Como punto de partida, nos centraremos en revisar, a través de los estudios, considerados ya clásicos, la leyenda del artista, con el fin de comprender en plenitud en qué consiste dicha leyenda y describir pormenorizadamente si en dicha “leyenda” se encuentra incluido y, por consiguiente, presente el tema de la enfermedad como elemento decisivo en la configuración y desarrollo de la facultad creativa y de la personalidad artística.

Se ha venido denominando leyenda del artista a el conjunto de rasgos diferenciadores que configuran comúnmente la personalidad creadora y que han sido fuente de numerosos estudios con el fin de exponer, desde ángulos diferentes, ciertos denominadores comunes a las características específicas de la personalidad creadora.

Por lo tanto, partimos de la base de que podemos hablar de una personalidad específicamente creadora, de un tipo “artista” y que, por consiguiente, existen ciertos aspectos comunes entre los denominados “artistas” tanto a nivel de la configuración de la personalidad como a nivel de la situación y su valoración social.

Partiremos, en nuestro trabajo de investigación, por aceptar -como primera premisa- como válido el concepto de lo que se ha venido denominando la leyenda del artista. A partir de la aceptación y valoración de este concepto como pilar fundamental en nuestra línea de investigación, iremos analizando los diversos estudios que se han centrado en intentar analizar y conformar la leyenda del artista siguiendo un orden historiográfico cronológico puesto que, a nuestro entender, la leyenda del artista se ha ido configurando paulatinamente a lo largo de la historia de la humanidad. 

Todo ello será necesario actualizar, a la luz de la historiografía moderna, para mejor comprender dicho concepto.

La propia leyenda del artista se ha convertido (y así lo recoge la historia del Arte) en un factor fundamental a la hora de estudiar la vida y obra de cualquier artista, en el sentido de creador; lo mismo ocurre con el tema de la enfermedad asociada a la creación artística, puesto que, de manera más o menos latente, la “enfermedad” está presente en nuestras vidas, tal como afirma Susan Sonntag: “[…] 

La enfermedad es el lado nocturno de la vida. A todos, al nacer, nos otorgan una doble ciudadanía, la del reino de los sanos y la del reino de los enfermos. Y aunque prefiramos utilizar el pasaporte bueno, tarde o temprano, cada uno de nosotros se ve obligado a identificarse, al menos por un tiempo, como ciudadano de aquel otro lugar” ( 1 ).

Entre todos los casos investigados de “artistas” que han padecido diferentes patologías -la historia nos certifica que han sido notables en múltiples creadores y, por consiguiente, su estudio excedería de las características de este trabajo de investigación-, hemos elegido a Frida Kahlo para constatar lo relativo a la “enfermedad” y a la “leyenda del artista” en la actividad creadora por encarnar, a nuestro entender, dichos aspectos tanto en su vida como en su obra creativa ( 2 ). 


( 1 ) - Sonntag, S.: La enfermedad y sus metáforas. El sida y sus metáforas, Madrid, Taurus, 1996, p. 4.

( 2 ) - Naturalmente, en la descripción y análisis de los pormenores de la relación entre creatividad y enfermedad son numerosos los artistas que singularizamos en el presente trabajo de investigación con el fin de presentar suficientes testimonios que confirmen la hipótesis planteada: la enfermedad, tanto psicológica como psíquica, ha protagonizado en el tiempo, en algunos casos muy notorios, la creatividad artística. Aparte, claro está, la relación mitológica y su trasfondo cultural.


 

En nuestro trabajo de investigación también tienen cabida, en menor extensión, las posiciones vitales y artísticas de Joseph Beuys y de Antonio Saura como exponentes de tendencias reales entre creador-artista y sus diferentes patologías incluidas de una u otra manera en la leyenda del artista.

Así pues, analizaremos cómo la enfermedad actúa como fenómeno expreso, como factor decisivo en la vida de Frida Kahlo, en su actividad creadora, en su forma de vida como artista y persona; y describiremos la enfermedad como un medio –en este caso, necesario- que le acompaña en su actividad artística y la conduce hacia la posteridad. También analizaremos cómo la enfermedad juega un papel decisivo en la configuración de su propia leyenda con el fin de constatar en qué rasgos coincide Frida Kahlo con lo que la tradición denomina ya “la leyenda del artista”. Por último expondremos por qué Frida Kahlo se ha convertido en un referente prototípico de mujer artista para el feminismo militante en las artes plásticas.

Apoyaremos nuestra investigación tanto en textos escritos como en imágenes pertenecientes a la artista citada con el fin de constatar y verificar todo lo relativo a la enfermedad en el proceso creativo y en la vida de dicha artista, pues pensamos que ambos medios, tanto el gráfico como el visual, pueden ilustrar y aportar datos relevantes en nuestro trabajo de investigación. 

Al igual que las imágenes tienen una enorme importancia en nuestro estudio, también la tienen los textos escritos por los propios artistas, por ser fiel reflejo de sus pensamientos, sentimientos y emociones. Por ello, una parte importante de nuestro trabajo de investigación ha consistido en la búsqueda y recopilación de textos escritos por Frida Kahlo para que, junto con las imágenes elegidas, vayan ilustrando y constatando la línea de investigación citada anteriormente.

Seguimos creyendo que el trabajo basado en imágenes es de suma importancia para la investigación plástica. El artista trabaja con imágenes y éstas, por consiguiente, se convierten en un espléndido punto de apoyo para el análisis de la obra de un artista. 

Así mismo somos de la opinión que, en la mayoría de los casos, aunque el artista pretenda mantenerse al margen de su propia obra, siempre existe en ella una huella que, por mínima que sea, se manifiesta como fiel reflejo de la personalidad y de las circunstancias personales del artista. 

En nuestra opinión, es evidente que el arte es un fiel reflejo de sus propias vivencias, de los sentimientos del artista, de sus emociones y de sus intereses personales, siendo la obra artística un medio de expresión (a veces, demasiado persuasivo) más o menos explícito de sus vivencias personales.

También hemos de decir que ésta ha sido una práctica muy utilizada a lo largo de la historia del Arte como se puede observar en la afirmación de Ernst Kris y Otto Kurz: “[…] 

Repetidamente observamos intentos de relacionar el carácter del artista con el de su obra y de adivinar la naturaleza del primero a través de la segunda” ( 3 ).


( 3 ) - Kris, E. y Kurz, O.: La leyenda del artista, Madrid, Cátedra, p. 22.


 

Es obvio que nuestro planteamiento científico se basa en la constatación de determinados hechos -el artista, su entorno y su época, la consideración social del artista y de la obra de arte, entre otros-, que han sido examinados a la luz del pensamiento del hombre en cada una de las épocas estudiadas. 

Y, en particular, nuestro estudio asume lo pretérito, sí, pero bajo la mirada del hombre actual que ve el arte como forma de expresión “transgresora”, porque nuestra visión del arte y, por ende, nuestro análisis aparece tamizado por la llamada “postmodernidad”. Término ecléctico que aúna las síntesis más singularizadoras de la segunda mitad del siglo XX.

Expondremos cómo el tema de la “enfermedad” aparece muy explícito en el caso personal de Frida Kahlo pues, desde nuestro punto de vista, no sólo sus obras son un literal reflejo de su enfermedad, de su sufrimiento y de su padecimiento, sino también sus propios escritos. También expondremos cómo recurre al proceso creativo, al “arte” como medio explícito de curación. 

Este aspecto del arte como instrumento terapéutico es, a nuestro entender, de gran relevancia y, por lo tanto, también será uno de los temas que analizaremos en el presente trabajo de investigación.

Como punto de partida en el estudio de “la leyenda del artista” y en el análisis de su relación con la enfermedad, creemos que es fundamental el acercamiento a las biografías que hoy en día disponemos de los artistas –como creadores plásticos- como fuente principal para el conocimiento de su trayectoria artística y personal.

Sin este acercamiento a las biografías artísticas singulares, no hubiésemos podido constatar el elevado número de artistas que han padecido -y padecen- una determinada enfermedad en el sentido patológico. Y tal como afirman Ernst Kris y Otto Kurz: “[…] 

Nuestra principal fuente de información y de análisis es cómo juzgaron sus contemporáneos y la posteridad al artista -su biografía en el propio sentido de la palabra-. El núcleo de dichos juicios es la leyenda sobre el artista” ( 4 ).


( 4 ) Ibídem, p. 23.


 

Para desarrollar nuestro trabajo de investigación, hemos recurrido a la metodología del análisis y de la descripción cualitativa de los elementos principales que han intervenido en la configuración de la leyenda del artista desde la época griega hasta los movimientos de las vanguardias del siglo XX (surrealismo, la bohemia, el artista postfreudiano, el “art brut”, etc.), para adentrarnos en el siglo XXI y sus visiones creativas desde el espacio hasta las nuevas prospectivas que marcan el narcisismo contemporáneo muy personalista y las nuevas enfermedades del alma.

La historiografía moderna pone de relieve el papel fundamental del Renacimiento, como movimiento pleno en la formalización de un nuevo concepto del arte y del artista, en la configuración de la leyenda del artista a partir de la visión individualista del artista, que se ve como ser creador capaz de pasar a la posteridad, como ser creador capaz de ordenar una nueva estética y, por tanto, capaz de poder configurar una nueva visión del mundo. 

Asimismo, hemos destacado en nuestro estudio la estética derivada de los movimientos románticos, adentrándonos en el Irracionalismo que nos lleva a la patologización del genio en el siglo XIX en donde destacamos el psicoanálisis y sus derivaciones estéticas como puedan ser el narcisismo, la melancolía productiva y la creatividad consciente.

Como no podía ser de otra manera, el siglo XX ha sido de vital importancia en la configuración de la leyenda del artista que nos ha llegado hasta nuestros días con lo que supuso de ruptura con la tradición a partir de los movimientos estéticos que propiciaron las llamadas vanguardias: desde el surrealismo hasta el denominado “art brut”. 

La leyenda del artista se impregnó de rupturismo, de bohemia, de vivir al margen de la sociedad, de consolidación de una estética que llamaríamos postfreudiana, de posiciones antagónicas tanto en la visión del arte, como en las vivencias sociales y culturales del propio artista. 

Por ello, hemos juzgado importante, desde el punto de vista de la configuración de la leyenda del artista, describir la figura de J. Beuys como paradigma de artista comprometido con su tiempo, como artista que no supo -o no quiso- diferenciar las parcelas vitales de arte y vida y de arte y política como acción social. J. Beuys se nos presenta como un nuevo “redentor” social. El arte para él es un aliado importantísimo para desarrollar su acción política.

Del iniciado siglo XXI hemos destacado la concepción que del artista se tiene en la sociedad actual y, por consiguiente, la configuración de la leyenda del artista a partir de la sociedad de la imagen y, sobre todo, del espectáculo a la luz de los potentes medios de comunicación y de Internet. 

El papel artístico de lo público y de lo privado en la configuración urbana y el desarrollo particular del concepto de narcisismo en el arte actual bajo el prisma de las nuevas enfermedades del alma que aglutinan, entre otros particularismos, al artista de culto, al artista que, posiblemente, puede haber quedado soslayado por los potentes medios de comunicación, al margen de los circuitos del arte.

Hemos considerado de todo punto imprescindible analizar la visión que hemos de otorgar a los mitos y leyendas que han alimentado, con disfraz diferente según la interpretación que de ellos se ha llevado a cabo, las diferentes épocas de la cultura occidental de base grecolatina en lo relativo a la creación artística. 

Pero, desde que se asomaron por vez primera al conocimiento de la humanidad, en el arte han estado presentes en la cultura occidental de forma singular Narciso, Prometeo, Teseo y Ariadna, entre otros. El mito de Narciso destaca sobremanera, desde nuestro punto de vista, en la configuración de la leyenda del artista. 

El narcisismo será, pues, en la investigación uno de los temas recurrentes de nuestro análisis tanto en lo particular como en la consideración de la leyenda del artista.

El trabajo que presentamos, con el fin de ser exhaustivo en la descripción de los hechos, redimensiona los llamados temas biográficos “fijos” que se circunscriben comúnmente en la leyenda del artista. Y de este modo destaca la consideración que, a lo largo de las diferentes épocas de la humanidad, y desde la cultura artística, han recibido conceptualmente aspectos tales como el origen divino del artista, el talento, el concepto de genio, la excentricidad, la obra como espejo del alma del artista, etc. 

La tesis describe cómo la obsesión por el trabajo, el genio y la locura, el artista como mensajero, como intermediario entre el ser humano y lo superior, puede conducir a que el “suicidio” se sienta como un tema biográfico “fijo” en la leyenda del artista.

El artista, y su leyenda, son descritos a partir de análisis particularizados de “creadores” representativos de cada una de las épocas estudiadas con el fin de que su estudio nos lleve sin saltos en el vacío a la consideración artística actual de la leyenda. Creemos haber podido llegar a emitir un juicio lo más acertado posible porque hemos analizado al artista y su obra desde diferentes ópticas, todas ellas conducentes a obtener unos temas que conceptualicen la leyenda del artista hasta nuestros días.

La enfermedad la estudiamos ligada a la creación artística y, por ende, soportada por el artista. En este aspecto analizamos la visión histórica de la locura que ha ido pergeñando la sociedad y su incardinación en el mundo del artista, así como su proyección en el descubrimiento del talento. 

La enfermedad física, por ejemplo, en Toulouse-Lautrec, Paul Klee…; la muerte y la vejez: Cezanne, Picasso…, así como el alcohol y las drogas, como potenciadores de la capacidad artística, son aspectos que describimos por creer que, de una u otra manera, han formado parte de la leyenda del artista tal como la interpretamos.

No nos cabe duda alguna de que la enfermedad y sus patologías han sido consideradas en muchos análisis críticos como el umbral del talento artístico. Si de una enfermedad mental se trata entonces la crítica, sobre todo postfreudiana, la ha asociado al genio creador, al artista en plenitud. Pero en todo caso, el artista, el genio artístico, se nos muestra por encima del mal tanto físico como mental.

Ya hemos apuntado que la obra y la vida de Frida Kahlo conforman el exponente real de la aserción de la leyenda del artista en nuestros días. Consideramos, por los rasgos que hemos descrito en la configuración de la leyenda del artista, que Frida Kahlo responde a dicha configuración por asumir en su biografía rasgos que lo certifican, como puedan ser: la enfermedad como motor del arte, el arte como terapia y tabla de salvación, la relación consciente entre obra creativa y enfermedad, la creación de la propia imagen (enfermedad y artista), el individualismo exacerbado, la provocación y la excentricidad.

La figura icónica de Frida Kahlo (1907-1954) es una de las más hipnotizantes de la historia de la pintura contemporánea. Kahlo fue una mujer de sufrimiento largo, de vida intensa y de obra corta. Vivió en sintonía con su tiempo por lo que hay que subrayar que como artista es hija de la revolución mexicana de la primera mitad del siglo XX y fue, además, revolucionaria en su arte y en su vida: fue una mujer libre, liberal y libertina para la consideración social de su tiempo.

Toda la perspectiva histórica analizada nos ha servido para introducir el apartado de reflejos y sombras: una reflexión sobre mi obra artística.

Hemos creído interesante establecer cuáles son mis parámetros artísticos en los comienzos del siglo XXI para poder ahondar en el paradigma del arte contemporáneo. Mi obra es, pues, una excusa reflexiva que sirve de cauce de expresión a nuestra visión del arte, de la creación artística y sus vicisitudes tanto vitales como sociales y conceptuales.

Describo mi obra de creación y justifico el porqué de su inclusión en la tesis como proceso y término del análisis llevado a efecto. Reflexiono sobre el valor (y el papel) de mis diarios en relación con el proyecto de la pose para adentrarme en una visión crítica personal sobre el arte actual, los procesos de creación, el artista y la sociedad, la sociedad, el arte y su concepción cultural.

Como no podía ser de otra manera he presentado como epílogo en el trabajo de investigación la figura artística de A. Saura por temporalidad e interés personal en su vida.

Saura se convierte en el ejemplo del análisis llevado a cabo, ya que en su personalidad confluyen la enfermedad, el dolor, la intensidad creativa, además, de algunos de los temas fijos en la leyenda del artista. Para ello, parto de su última entrevista, a partir de una de las fotografías, que lo acompañan para pasar revista a los temas de la leyenda del artista y de la configuración del arte en su época.

La consideración del artista como demiurgo, acompañado de la liturgia apropiada para el desempeño de tal oficio ha dado paso al artista como ser humano que siente y padece tanto las enfermedades físicas como las psíquicas, al igual que el resto de sus congéneres, pero con una salvedad, la enfermedad aparece ligada a la creación y, por consiguiente, se convierte en una fuerza demiúrgica innovadora y creadora. 

Digámoslo de otra manera, hemos de esperar, de acuerdo con nuestras indagaciones, al siglo XX para resaltar conceptualmente la ecuación de “genio y locura” en lo artístico.

Metodológicamente hemos rastreado diacrónicamente los rasgos, y sus interpretaciones, que configuran la leyenda del artista en la sociedad y desde la sociedad. La consideración del artista y su mundo creador (desde los griegos hasta nuestros días); El artista y la mitología; la sociedad, el arte y el artista: desde la anonimia hasta la exaltación del ego. 

 

 

El artista y la enfermedad.

Para ello nos hemos servido del método analítico de estudiar las biografías de los artistas singulares con el fin de extraer las notas comunes y extrapolarlas a la época siguiente, y así sucesivamente. La leyenda del artista toma cuerpo en la figura de Frida Kahlo, que nos sirve de ejemplificación y de hilo conductor en el presente trabajo.

Pretendemos que este trabajo de investigación, presentado como Tesis Doctoral, sirva para constatar el gran número de artistas que han padecido una determinada enfermedad a lo largo de su vida, al tiempo que también sirva para constatar que un gran número de artistas plásticos trabajan con la “leyenda del artista” y la “enfermedad” en su práctica artística: el modelo que presentamos es el de Frida Kahlo. Como epílogo nos hemos servido del artista A. Saura. 

También hemos podido verificar que existe una amplia bibliografía escrita sobre el tema de la “enfermedad” en sentido patológico y su relación con el arte.

Somos conscientes de que no nos hemos introducido en unos temas novedosos ni originales desde la perspectiva de la pura creación ex nihilo, pero toda investigación puede proponer un enfoque diferente, sugerente y, por lo tanto, científico en plenitud, como el que hemos pretendido ir perfilando en este trabajo de investigación.

Creemos que hemos analizado el suficiente número de artistas y sus posibles vinculaciones con algunos de los rasgos que caracterizan la leyenda del artista, así como la relación entre arte y enfermedad, también a partir de la biografía y la obra de numerosos artistas, para corroborar que los elementos que configuran dicha leyenda siguen vigentes en mayor medida para nosotros los más próximos a nuestra interpretación del mundo. 

Pese a que todos los rasgos analizados, de una u otra manera, están presentes en el mundo del arte y en la interpretación, en numerosas ocasiones, de la obra artística. La leyenda del artista sigue, mutatis mutandis, presente en la interpretación que, a menudo, la crítica nos ofrece.

 

 

Fig. 1.7. - Busto de Platon , copia romana , Glyptothek Munich.