Arqueología - Vitoria-Gasteiz.


 
 

 

 

Excavaciones en el Grupo May, Oxkintok, Yucatán, México.

María Yolanda Fernández Marquínez, 1992.

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.

FACULTAD DE GEOGRAFÍA E HISTORIA. DEPARTAMENTO DE HISTORIA DE AMÉRICA II (ANTROPOLOGÍA DE AMÉRICA).

Tesis doctoral, con permiso de Distribución.

ISBN: 978-84-8466-040-8.

 

INTRODUCCIÓN.

Las investigaciones en el Grupo Hay se enmarcan dentro del Proyecto que la Misión Arqueológica de España en México ha llevado a cabo en la ciudad maya de Oxkintok. 

Este proyecto inició su trabajo de campo en 1986 y se prolongó hasta 1991. En ese periodo de tiempo, un equipo multidisciplinar español y mexicano trabajó bajo la dirección de Miguel Rivera Dorado en la mencionada ciudad.

El área de excavación elegida incluyó tres de los grupos arquitectónicos centrales -el Ah-Canul, el Dzib y el Hay- además de la estructura conocida como Satunsat. Concretamente en el Grupo Hay se trabajó durante las campañas de 1987, 88, 89, 90 y 91, aunque en esta última únicamente se realizaron algunas comprobaciones planimétricas.

Dentro del marco que el proyecto habla establecido para la comprobaci6n de determinadas hipótesis, elegimos una línea de investigación cuyo objetivo se encaminaba hacia la definición de la historia arquitectónica del Grupo May. Para ello, teníamos que determinar el crecimiento del grupo mediante el aislamiento en estadios constructivos. En el diseño de estos estadios se tuvieron en cuenta, además de la arquitectura, otras manifestaciones culturales como la cerámica, la epigrafía, etc.

Antes de entrar en la descripción de la excavación y los resultados, se incluyen tres capítulos de presentación donde se trata el medio ambiente de la zona, Oxkintok en las investigaciones del área maya y el emplazamiento y situación del sitio.

Como es natural, no pretendemos realizar un estudio profundo de estos temas, sino proporcionar un panorama general que sirva para centrar las excavaciones y resultados que aparecen en los capítulos posteriores.

La metodología, nomenclatura y descripción de las estructuras del grupo y de la excavación en profundidad se incluyen en el capitulo 4. El texto va a acompañado de las plantas y alzados de las estructuras, así como de las secciones del grupo y de los perfiles de algunas suboperaciones. 

Los materiales recuperados en cada actuación aparecen sintetizados en el apéndice II.

En el capitulo siguiente se realiza una propuesta interpretativa de los estadios constructivos que se han definido en el Grupo May a lo largo de su ocupación, en base a los estilos arquitectónicos y los datos de excavación. También se incluyen una serie de figuras donde se puede apreciar la reconstrucción ideal del grupo en cada uno de estos estadios.

El capitulo 6 recoge las tumbas y ofrendas documentadas en el Grupo Hay y algunas observaciones y comentarios acerca de los rasgos que tradicionalmente se han elegido para realizar las tipologías de tumbas en el área maya.

En el capitulo 7 aparecen los materiales cerámicos, líticos y de concha, recuperados en el proceso de excavación. Igualmente se incluyen algunas consideraciones generales sobre su distribución, carácter (doméstico o ritual) y su asociación con determinados contextos.

Los datos epigráficos e iconográficos ocupan el siguiente capitulo y se presentan asociados a los estadios arquitectónicos definidos en el capitulo 5.

En el penúltimo capitulo se intenta integrar la totalidad de los datos presentados del Grupo Hay en el panorama de las Tierras Bajas Hayas, realizando un rápido recorrido por distintos sitios arqueológicos. Nuestro objetivo en este capitulo es la búsqueda de similitudes entre los rasgos definidos en el Grupo Hay con otros descritos para Oxkintok y otros sitios del área maya.

El capitulo de conclusiones pretende sintetizar y resaltar los aspectos más relevantes sobre los que el Grupo Hay ha aportado información para modificar o confirmar cuestiones de carácter general que implican a la ciudad o al área del noroeste de Yucatán y aspectos relacionados con :La posible funcionalidad de algunas estructuras y del Grupo May en general.

Finalmente se incluyen cuatro apéndices. El primero de ellos consiste en una tabla donde se relaciona la secuencia cronológica de Oxkintok con las propuestas para otros sitios de la Tierras Bajas Mayas.

La tablas que recogen la totalidad de la actuaciones realizadas en el grupo con los materiales. El recuperados en cada una de ellas constituyen el apéndice II.

En el III, se presenta una cuadro sinóptico, relacionando los estilos arquitectónicos, los complejos cerámicos y los estadios constructivos del Grupo Hay.

Los resultados de los análisis químicos de los pisos de estuco recuperados en distintos lugares del grupo se sintetizan en el apéndice IV.

En el apéndice V, se proporciona un glosario de términos que recoge palabras de la lengua maya utilizadas a lo largo del texto y de términos mexicanos que no son de uso común en la lengua castellana.


1.
PAISAJE Y MEDIO AMBIENTE DE LA PENÍNSULA DE YUCATÁN.

Este primer capitulo pretende ofrecer una visión general del paisaje y el medio ambiente de la Península de Yucatán. Antes de iniciar la exposición es necesario ubicar cultural y geográficamente Oxkintok. Desde el punto de vista cultural, la ciudad queda integrada en el Área Maya ( 1 ) (fig. 1.1). 

Tradicionalmente este área se ha venido dividiendo en tres grandes regiones naturales: Costa del Pacifico y Bocacosta, Tierras Altas y Tierras Bajas (fig. 1.2). Siguiendo con esta aproximación geográfica nos centraremos principalmente en la Tierras Bajas del Norte <el territorio al norte de una hipotética línea que corre desde el extremo septentrional de la Laguna de Términos hasta la Bahía de Chetumal>, siendo los sitios de las Tierras Bajas Meridionales (al sur de la mencionada línea) a las que preferentemente nos referiremos en las comparaciones.

 

1.1 EL RELIEVE Y LOS SUELOS.

La Península de Yucatán incluye actualmente tres estados de México (Campeche, Yucatán y Quitana Roo) y la parte norte de Belice (antigua Honduras Británica). Se extiende entre 18º y 21º 35'de latitud norte y 861 43' y 92º 25' de longitud oeste. Supone una superficie aproximada de 140.303 kms 2 (Hernández, 1985:373) y sus limites costeros son por el oeste al Gólfo de México y por el este el mar Caribe.

El origen de la Península se encuentra en el Plioceno, cuando un estrato de piedra caliza y mármol se elevó 40 m. sobre el nivel del mar (Pollock, 1980:3). Posteriormente durante el Mioceno y Eoceno se formaron una serie de pequeñas colinas dispuestas a modo de "y" invertida, que dieron lugar a la llamada cordillera Puuc, sobre la que se asienta Oxkintok.

Yucatán es un macizo calizo, que por su edad y composición es fácilmente afectada por el agua y no permite que haya un drenaje superficial, ya que al ponerse en contacto con la laja caliza la disuelve, propiciando una hidrología fundamentalmente subterránea.

 

fig. 1.1 Mapa arqueológico del Área Maya.



fig. 1.2 Regiones naturales en el Área Maya.

Estas características proporcionan una gran uniformidad fisiográfica a la Península. No obstante, se pueden diferenciar varias subregiones en este sentido (fig. 1.3).

En palabras de Efraim Hernández (1985:373):

"Los relieves calcáreos que no alcanzan uxia altura mayor de 400 metros sobre el nivel del mar, se encuentran a lo largo del centro de la Península desde las limites con Guatemala al sur, hasta pocos kilómetros de la costa en el norte de Campeche, y reciben los nombres de meseta baja de Zohlaguna, Sierrita y Sierra de Ticul. Estas estribaciones toman el aspecto de pliegues, cada vez más tenues, hasta perderme con las planicies hacia el este en el Territorio de Quintana Roo, hacia el noreste en el estado de Yucatán, y hacia el oeste en el estado de Campeche. Alternan con hondonadas de mayor o menor extensión en las que se ha formado un suelo rojizo denominado k'ankab. Los declives de roca caliza, que con muy raras excepciones acusan una inclinación mayor a las que pueden utilizarse para la agricultura bajo el sistema de roza--tumba--quema, se encuentran cubiertos por un suelo humífero, de mayor o menor profundidad, denominado tsek'el con excepción del área de formación aluvial, al suroeste de Campeche, las planies de la Península de Yucatán, muestran una microtopografía de interés, en que la laja calcárea alterna, en mayor a menor frecuencia, con pequeñas hondonadas. En Yucatán y la zona interior de Quintana Roo, esto da lugar a una constante alternación de laja caliza, suelo tsek'el y suelo k'ankab en los puntas más bajos (...) En campeche y la zona sureste de Quintana Roo, estos ligeras repliegues originan pequeñas o extensas hondonadas, donde por falta de drenaje rápido da lugar a la formación de suelos de ak'alche' y de sabana".

El estudio de los suelos lo iniciaremos con una cita de Fray Diego de Landa donde se recogen brevemente las principales características de los mismos:

"Yucatán es una tierra la de menos tierra que yo he visto, porque toda ella es laja viva, y tiene a maravilla soca tierra, tanto que habrá pocas partes donde se pueda cavar un estado sin dar en grandes bancos de lajas muy grandes... y es cosa maravillosa que sea tanta la fertilidad de esta tierra sobre las piedras; y entre ellas." (1986:130).

Los suelos de toda la Península presentan gran uniformidad, estableciéndose las diferencias principalmente por el espesor de la capa que se ha desarrollado sobre la roca caliza. Ortiz (1950:250-251), sugiere para el estado de Yucatán una división en cuatro zonas en función de la acumulación de tierra. Oxkintok se situarla en la zona C (fig. 1.4), que incluye los suelos de mayor profundidad y presenta una posici6n de superioridad agrológica.

                        

                          

 

Existen multitud de investigaciones cuyo objetivo fundamental ha sido el estudio de la formación de los suelos (Hernández, 1985:378). Sin embargo, no pretendemos recoger los resultados de todos ellos y únicamente nos referiremos al kancab ya que este tipo de suelo aparecerá mencionado en varias ocasiones a lo largo de este trabajo, debido a su presencia en las capas más profundas de las excavaciones realizadas en el Grupo Hay y por su importancia en la producción agrícola.

Se denominan como kancab los suelos zonales más profundos.

Su color es rojo--anaranjado y su textura arcillosa. Se localizan en las cuencas planas rodeadas por cerros y se forman con ayuda del material arrastrado por la lluvia desde estos cerros. Ocupan, por tanto, las superficies planas rodeadas de pequeñas elevaciones y son los terrenos ideales para la agricultura de roza-tumba-quema. 

Actualmente se cultiva en ellos maíz, frijol, tabaco y distintos frutales, probablemente cultivos muy similares a los de la época prehispánica (Ortiz, 1950:261.).


1.2 EL CLIMA.

Lógicamente está condicionado por la localización de la península en el trópico, por su poca elevación, la cercanía al mar y por los vientos del este que la recorren.

En la clasificación de Koeppen, Yucatán quedaría incluida en el tipo "Aw", o lo que es lo mismo, en el clima tropical lluvioso con lluvias en el verano. La pluviosidad es superior a 1000 mm. y la distribución de precipitaciones ocasiona la división en dos estaciones: la de lluvias (de mayo a octubre) y la de secas (de noviembre a abril).

Las temperaturas más altas (de 36º a 38º) suelen alcanzarse en los meses de abril y mayo, registrándose más calor hacia el oeste (Campeche> que en el centro, debido probablemente a la influencia de los vientos del este (Jáuregui, 1963:12).

Los datos con que contamos más cercanos a Oxkintok se refieren a Maxcanú, donde el mes más caluroso se sitúa en mayo, alcanzando una temperatura media máxima de 37º y mínima de 22,2º.

La precipitación media anual asciende a 1150 mm.


1.3 LA HIDROLOGíA.

La inexistencia de corrientes fluviales superficiales, en la mayor parte de la Península de Yucatán, hace que el agua constituya un problema constante para el asentamiento de una población; por ello, en este apartado realizaremos un rápido repaso a la forma de conseguir este preciado elemento.

La disolución de la roca caliza es la causa de todas las formas del terreno que existen en Yucatán. Estas formaciones reciben diversos nombres de acuerdo cor. el proceso de su formación. Así, la acción del agua del subsuelo da lugar a cavernas subterráneas y a oquedades en el terreno,. producidas por el hundimiento de los techos de dichas cavernas o por disolución, conocidas con el nombre de dolinas o cenotes. Cuando estas oquedades se unen unas con otras reciben el nombre de uvalas. Otras, que se forman de la misma manera que las dolinas, pero de menor extensión, son las sartenejas (2) y aguadas (Maderey, 1967:36).

El agua freática es abundante en esta región y además existen estratos impermeables que originan aguas confinadas que brotan en el mar como manantiales de agua dulce.


1.4 LA FLORA Y FAUNA.

La agricultura de roza semicontínua, usada en todo el área maya desde tiempos prehispánicos por los agricultores, ha favorecido a la práctica desaparición de la selva primaria, en favor del crecimiento de una vegetación secundaria constituida básicamente por matorrales espinosos y abundancia de leguminosas, con una altura que oscila entre 3 y 15 m. (Montúfar, 1987:16)

 

Seguir leyendo  descargar tesis doctoral en pdf.