Arqueología - Vitoria-Gasteiz.



 

El lenguaje de la piedra y su pervivencia en la escultura actual.

TESIS DOCTORAL.

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.

Ana María Olano Sans.

Directores: José Luis Gutiérrez Muñoz.

FACULTAD DE BELLAS ARTES. Departamento de Escultura.

Madrid, 2016.

Lenguaje de la piedra y su pervivencia en la escultura actual.



AGRADECIMIENTOS.

A mi familia, especialmente a mi madre y a mi buen amigo Iñigo de Yrizar, por su apoyo y contribución a la realización de este trabajo. 

A José Luis Gutiérrez por su buena dirección y por la paciencia e interés demostrado a lo largo de estos años.

Asimismo, agradezco al personal de la biblioteca de la Facultad de Bellas Artes de Madrid el trato recibido y su profesionalidad.

A los que ya no están y les hubiera gustado estar, a mi hermana Esther, a mi padre y a los abuelos Carlos y Conchita.



ÍNDICE.

Aspectos preliminares.

0.1_ Introducción.

0.2_ Planteamiento de la investigación.

0.3_ Objetivos.

0.4_ Estructura.

0.5_ Metodología.

PRIMERA PARTE: Arte con fronteras.

1.0_ Reflexión sobre la piedra.

1.1_ Los primeros escultores, una vocación de permanencia.

La primacía del contorno.

El muro del artista.

La imagen grabada.

La piedra en los primeros útiles y herramientas para el trabajo de la piedra.

El altorrelieve.

La luz.

La escultura de bulto.

Monumentalidad.

Megalitos.

1.2_ Construcciones para la eternidad. La función de la piedra.

La piedra y los útiles.

Los relieves.

El canon egipcio.

La escultura de bulto redondo.

La luz.

Las pirámides, esfinges, colosos y obeliscos.

1.3_ La conquista de la figura humana. El recuerdo en piedra.

Periodo prehelénico.

Periodo arcaico.

Periodo clásico.

Escultura griega del siglo IV.

El retrato griego y romano.

Roma.1.4_ Hitos de la escultura occidental. Siglos XV al XIX.

Escultura versus Pintura. Artes liberales.

Técnicas del escultor renacentista.

La cantera, la talla y el taller de Miguel Ángel.

Miguel Ángel, escultor en la cumbre de su arte.

Miguel Ángel, más allá de la cumbre.

Esplendor del Barroco: Bernini.

Vuelta al Clasicismo: Canova.

El Cementerio de Génova: una experiencia personal

1.5_ Retorno a la escultura por arte de modelar.

Panorama cultural y artístico de la Europa de finales del XIX: anotaciones sobre el Clasicismo.

1.5.1_ La tradición como desperdicio. La estela de Rodin.

El taller de Rodin.

1.5.2_ Los clásicos de la modernidad.

Emile Antoine Bourdelle.

Arístides Maillol.

Charles Despiau.

Joseph Antoine Bernard.

Camille Claudel.

François Pompon.

Constantin Meunier.

George Minne.

Iván Mestrovic.

1.5.3_ Últimos representantes de una forma de hacer escultura.

Escultores de la transición de siglo en España.

Jerónimo Suñol y Pujol.

Agustín Querol.

Mariano Benlliure Gil.

Aniceto Marinas.

Miquel Blay Fabregas.

Mateo Inurria.

Moisés de Huerta.

José Capuz Mamano.

SEGUNDA PARTE: Arte sin fronteras.

2.1_ Memoria visual de la modernidad.

Adolf von Hildebrand.

Wilhelm Lehmbruck.

Elie Nadelman.

Amedeo Modigliani.

Alexander Archipenko.

Henri Gaudier Brzeska.

Raymond Duchamp-Villon.

Ossip Zadkine.

Jacques Lipchitz.

Henri Laurens.

Joseph Csáky.

Umberto Boccioni.

2.1.1_ Un material clásico para una renovación escultórica. Defensa de la talla directa como indicio de la modernidad en Europa.

Joachim Costa.

2.1.2_ Líneas domésticas de la modernidad escultórica en España.

La trasformación escultórica en España. Primer tercio del siglo XX.

Cataluña: mediterraneidad y novecentismo.

Josep Clará y Ayats.

Enric Casanovas.

Esteve Monegal i Prat.

Josep Llimona i Bruguera.

Enric Clarasó i Daudí.

Joan Rebull.

Castilla, realismo heredero de antiguas tradiciones.

Julio Antonio.

Victorio Macho.

Emiliano Barral.

Francisco Pérez Mateo.

París, primera fila de la vanguardia escultórica.

Pablo Gargallo.

Mateo Hernández.

Manolo Hugué.

Daniel González.

Ángel Ferrant.

Alberto Sánchez.

2.2_ Nuevas propuestas de conmutación de la forma. Discursos en piedra años 40-60.

2.2.1_Escultura biomórfica.

Constantin Brancusi.

Jean Arp.

Baltasar Lobo.

Henry Moore.

Bárbara Hepworth.

Pablo Serrano.

2.2.2_Arte de postguerra en Centro Europa.

Giacometti.

Fritz Wotruba.

Raoul Ubac.

2.2.3_Arte de la resistencia en España.

Plácido Fleitas.

Tony Gallardo.

César Manrique.

2.2.4_Período de entreguerras: creadores de espacios públicos.

Isamu Noguchi.

Scott Burton.

Conclusiones.

2.3_ Resurgimiento de los formalismos en Europa, años 60-80.

Manufactura industrial: Anthony Caro.

Constructivismo vasco: Oteiza, Chillida y Basterretxea.

Españoles periféricos: Pablo Palazuelo y Andreu Alfaro.

2.4_ Valores asociados a la tierra y el paisaje.

Carl Andre.

Tony Smith.

Evaristo Belloti.

Robert Morris.

Michael Heizer.

Walter de María.

Giuseppe Penone.

Dennis Oppenheim.

Richard Long.

Hamish Fulton.

Andy Goldsworthy.

Chris Drury.

Richard Serra.

Alberto Carneiro.

Fernando Casás.

David Nash.

Adolfo Schlosser.

Franz Krajcberg.

Úrsula Von Rydingsvard.

Maya Lin.

Ulrich Rückriem.

Manolo Paz.

Agustín Ibarrola.

Chris Booth.

Hannsjörg Voth.

Marina Abramovic.

Sol Lewit.

César Manrique.

Tony Gallardo.

TERCERA PARTE: Laboratorio de ideas.

3.1_ Itinerarios escultóricos en piedra para un nuevo siglo.

3.1.1_ Coleccionistas de espacios y memorias.

Louise Bourgeois.

Gonzalo Fonseca.

Antonio Santos.

Matthew Simmonds.

Olga Rodriguez Pomares

Gary Breeze.

Cristina Iglesias.

Curro Ulzurrun.

Joan Mora.

Adolfo Barnatán.

Jaume Plensa.

3.1.2_ Nuevos realismos en torno al cuerpo humano y sus emociones.

Marc Quinn.

Igor Mitoraj.

José María Subirachs.

Gerard Mas.

Hakon Anton Fageras.

Roberto Manzano.

Javier Marin.

Francisco Aparicio.

Novello Finotti.

Francesco Somaini.

Pedro Txillida.

3.1.3_ Conceptualismo dentro del Ámbito político Social.

Ai Weiwei.

3.1.4_ Escultura vinculada a una poética de corriente mística.

Anish Kapoor.

Tony Cragg.

Peter Randall.

Tadanori Yamaguchi.

Gabriel Díaz.

María Carmen Perlingueiro.

Yoshin Ogata.

Junkyu Muto.

Kan Yasuda.

3.1.5_ Postminimalismo.

Ettore Spalletti.

Giovani Anselmo.

Hatawa Mepoba.

3.1.6_ Nuevo objetualismo.

Juan Asensio.

Adrián Carra.

Armen Agop.

Alberto Bañuelos.

Hugo Zapata.

Park Eun Sun.

Neal Barab.

Sebastián Martorana.

Favio Viale

3.2_ Los gigantes del mármol.

3.2.1_Pietrasanta: renovación y supervivencia de un clásico.

CONCLUSIONES

Valoración actual de la escultura realizada en piedra natural.

Apéndice: Interrogando a la piedra.

RESUMEN / ABSTRACT.

En castellano / inglés.

BIBLIOGRAFÍA.

General.

Monografías y catálogos monográficos.

Artículos de prensa y revistas.

Documentos electrónicos.

Otros.



"He llegado a pensar que el significado más profundo de la escultura tiene que buscarse trabajando la dura piedra. A través de ello puede revelarse su cualidad de perdurabilidad. La evidencia del tiempo geológico es su vínculo con la creación de nuestro mundo. La búsqueda de dicha escultura del tiempo conlleva también tiempo".(…)

 "Se dice que la piedra es una afición de ancianos. Quizá sea cierto. Pero es también el trabajo que mayores desafíos plantea. Se entabla un diálogo, entre la casualidad y su ausencia, entre el error y el acierto. No hay posibilidad de corregir o reproducir, por lo menos no de la manera en la que yo trabajo, dejando la marca de la naturaleza. 

Es única y definitiva". ( 1 ) 

Isamu Noguchi


( 1 ) NOGUCHI, I.: Área I y II, A Sculptor’s World, Harper & Row, Nueva York, 1968, pp. 19-20, citado en: TORRES, Ana María, Isamu Noguchi. Un estudio espacial, (cat. exp.) Valencia, IVAM, Instituto Valenciano de Arte Moderno, 2001, p. 234 y p. 297.


 



INTRODUCCIÓN.

"El espacio y la materia no están tan distantes el uno del otro, quizás los separa una diferencia de velocidad. La materia sería un espacio más lento o el espacio una materia rápida" ( 2 ).Eduardo Chillida

Hace unos años, en una entrevista televisiva, de la que no puedo precisar la fecha y el lugar, tuve la oportunidad de escuchar una frase muy sugerente de Eduardo Chillida, en la que expresaba:

 «El espacio es tan rápido que apenas se percibe y la materia tan lenta que hasta la podemos tocar».

Del mismo modo "que la materia se opone a la palabra, el origen al futuro" y "lo actual a lo posible" ( 3 ), la escultura ha indagado e indaga en la asociación propia y remota que la vincula con la materia, en este caso con la piedra. 

Muchos artistas del pasado y de ahora lo han hecho y lo continúan haciendo con profundidad, y como pretendemos demostrar en esta investigación su trabajo en piedra no ha ocupado un lugar eventual o pasajero en su obra, sino principal y necesario.

El hecho de que la piedra haya sido el primer aliado del ser humano en su confrontación con el medio natural ha dejado una huella profunda en nuestra memoria cultural y genética, que posiblemente aún continúe latente.

Contemplando esta circunstancia y remontándome a unos años atrás, descubro que mi inquietud por la piedra comenzó en un primer contacto con el alabastro, cuando cursaba segundo año de carrera, y fue determinante no sólo en la especialidad que elegí en el curso siguiente, sino también en el descubrimiento de uno de mis materiales predilectos, de los propios de la escultura, al que me sigo dedicando con renovado entusiasmo.

Por lo que pude experimentar entonces, y hoy, tras años de aprendizaje en la práctica profesional de la talla directa, ese vínculo primitivo con la piedra es irracional y difícil de explicar. 

En un primer acercamiento, la piedra inquieta, seguramente por sus cualidades estéticas que la hacen tan sugerente y atractiva; si seguimos indagando, al tacto, percibimos su frialdad y su dureza, y es en ese breve lapsus, cuando de inmediato nos seduce, para, posteriormente, en la intimidad de la talla directa atraparnos del todo, presentándosenos como un reto, y es aquí donde realmente conseguimos descifrar sus propiedades, como bien expresa Isamu Noguchi.

La piedra, como indica Mircea Eliade en el capítulo que le dedica en su Tratado de Historia de las Religiones ( 4 ), en su primitivismo atávico, en su virginidad y rudimento, aún sin intervenirla ni transformarla, guarda una substancia original e integral que crece en su contacto y se reafirma en cada golpe. 

Su médula viva es poseedora de la entereza del ritmo, de la generosidad de los espacios de luz, del envoltorio del tiempo, del ruido y del silencio más atronador.

Si bien, es cierto que, no todos la percibimos igual, en ocasiones provoca recelo, rareza e incapacidad, aunque ello se puede atribuir a circunstancias particulares que llevan parejas la desidia, la comodidad y la falta de método en su tratamiento.


( 2 ) CHILLIDA, Eduardo, ESCRITOS, Madrid, La Fábrica Editorial, Colección Biblioteca Blow Up Arte, 2005, p. 55.

( 3 ) LLORENS, Tomás, "Relieves: Gravitaciones", en: AA.VV., Chillida 1948-1998 (cat. exp.), Madrid, MNCARS, 1998, p. 99.

( 4 ) ELIADE, Mircea, Tratado de Historia de las Religiones. Morfología y dialéctica de lo sagrado, Madrid, Ediciones Cristiandad, 2000, p. 332.



He de añadir que, como en todo trabajo de investigación que despierta entusiasmo, en los años siguientes a mi licenciatura se me abrió un mapa muy atractivo y tentador, en el que fui poco a poco descubriendo y experimentando con nuevas piedras, con nuevas herramientas y métodos de trabajo hasta entonces desconocidos, a la vez que en una simbiosis de proyecto común, compartía y enriquecía estos hallazgos con amigos escultores y con algunos alumnos que asisten a mis clases. 

A medida que iba avanzando en el conocimiento de la piedra y sus pormenores técnicos, obtenía resultados que me empujaban a buscar, idear y experimentar con nuevas piedras, con nuevas calidades y resultados, y he de decir que siempre fueron y siguen siendo satisfactorios.

Considero que la piedra es un material irreemplazable e ineludible, muy adecuado para iniciar y experimentar un aprendizaje artístico en la representación tridimensional. Ciertamente, es su inmediatez la que me despierta un especial apego, sin obviar otras características que la convierten en un material fascinante y con las que podemos reafirmar su validez en la actualidad.

En este trabajo me propongo demostrarlo, a la vez que espero poder aclarar las dudas que en ocasiones me surgen al respecto, seguramente promovidas por los derroteros del panorama artístico actual, dirigidos por la manipulación constante de circunstancias mediáticas, a la par que por entes particulares interesados en cambiar radicalmente las bases sobre las que se sustenta lo irrevocable.

Lejos de mi pretensión está el aferrarme al pasado, negando los importantes cambios que se han producido en la escultura a lo largo del siglo pasado, que obviamente repercuten en la actualidad y que importan y afectan al artista en formación o al consolidado; pero uno que me intriga e interesa especialmente, es el que concierne a la renovación de los materiales, y en este hecho, a la inclusión o no de la piedra como material pertinente en el horizonte artístico que perfila el siglo XXI.

Inmersos en la actualidad, no podemos negar la presencia, más bien escasa, de escultura o proyectos escultóricos realizados en piedra natural. Es obvio que hoy en día la elección de este material u otro no es significativa y queda relegada a un segundo plano, primando otros aspectos menos directos e inmediatos, como la idea, la intención o en ocasiones el disfraz de la originalidad y la provocación, que suelen esconder una franca disposición en el hecho artístico ocultando a menudo la mediocridad.

Aplicando el credo de que el arte es el reflejo de la sociedad y en la creencia de que siempre lo fue, siento que ahora, en un mundo politizado y aparente, vive del reflejo de las sombras que se proyectan en la oscuridad de la caverna y del miedo al destello de luz, como describe Platón en su mito, permitiendo que frecuentemente se reconozcan apariencias por realidades, que se elogie lo banal en detrimento de lo autentico, verdadero e integral.

Creo que existen esculturas en piedra, contemporáneas y del pasado, que merecen un ámbito de estudio y reflexión, porque en su día propusieron o iniciaron un punto de vista distinto. Es a ellas a las que quiero dedicar esta investigación, ya que son paradigmas que redefinen el objeto renovando su contenido.

 

PLANTEAMIENTO DE LA INVESTIGACIÓN.

Como hemos expresado, el enfoque que ha fraguado esta tesis, lo que hoy nos llama la atención y es objeto de nuestro estudio es la pervivencia de un material, el sentido que tiene hoy para algunos artistas realizar escultura en piedra, indagar en qué mecanismos o equilibrios constitutivos mueven y definen su obra.

Para ello, intentaremos estudiar y analizar en cada caso particular y en cada período de la historia qué evolución ha habido y qué correspondencias encontramos para determinar unas constantes y unas variables y saber si realmente esto nos lleva a algún lugar o simplemente es un retorno al pasado disfrazado de modernidad.

Preguntándonos por el sentido que tiene hoy en día trabajar en piedra y tratándose de una materia de arte, creo que todo estado o hecho tiene su explicación, y en este caso sólo puede explicarse por una evolución, es decir a partir de un estado anterior. De ahí la necesidad de indagar en diversos momentos de la historia y campos de investigación relacionados que consideramos necesarios para poder llegar a unos objetivos que aporten novedad.

En el análisis de los antecedentes históricos y la evolución de la escultura moderna podremos comprobar cómo se ha mantenido el interés por la realización de esculturas en piedra desde la prehistoria hasta la actualidad, y cómo en base a dicho análisis podemos situar los valores específicos que concurren hoy. Lo que nos interesa es precisamente realizar un estudio comparativo, ya que es el único que puede revelarnos, por un lado, la situación actual y por otro, su devenir histórico.

En consecuencia, no podemos plantearnos el problema de la validez y pertinencia de la escultura en piedra en el momento actual, sino después de haber examinado el trabajo que realizan un número considerable de escultores. Analizando los valores y cualidades que llevan asociados los diferentes discursos, las diferentes lecturas que se aplican a un material tradicional como es la piedra y los escultores que rompen la tradición y trabajan de otra forma.

Queremos aclarar que la finalidad de esta tesis no es realizar un catálogo o inventario de escultores, sino recopilar una base de datos fiable que recoja la diversidad y complejidad del panorama artístico actual en lo referente a la escultura en piedra, sus hechos y sus estructuras fundamentales. No obstante, nuestro interés se centrará en mencionar a los representantes del mayor número posible de concepciones y de métodos.

En el camino que hemos trazado empezaremos por exponer los precedentes más destacados de la escultura en piedra, que abarcan desde la Prehistoria del hombre y primeras civilizaciones, hasta la escultura clásica, Grecia y Roma, pasando por el Renacimiento y situándonos en los albores del siglo XX, con Rodin como inexcusable punto de referencia en su papel de decano de los comienzos del modernismo. 

Si en este recorrido hemos observado ciertos momentos históricos y hemos obviado otros, es, porque consideramos que su descripción explica suficientemente la dialéctica de la piedra por un lado, y determina las estructuras en las cuales se constituye hoy la escultura en piedra, por otro.

Esta osmosis nos ha sido impuesta por el tema mismo, obligándonos a constantes interferencias entre los contenidos de los distintos capítulos.

Lejos de nuestra intención está el crear un repertorio lingüístico, que muchas veces no desemboque en una solución ni aclare ningún problema, seguramente se quede en algo provisional e incompleto como todo diccionario. Por otro lado, tampoco pretendemos hacer un estudio histórico, solamente tratar de indagar en el momento actual analizando su situación y recurriendo para ello a estudios comparativos en el tiempo y en el espacio que ocasionalmente nos remitirán a otras épocas.

Creemos que esta investigación puede aportar aspectos muy ricos y novedosos, que enriquezcan el conocimiento general, como debe de tratar de conseguir toda tesis doctoral. Como escultora que trabaja en piedra, me interesa tratar sobre una práctica de la que participo y disfruto, para ampliar mis conocimientos, investigando en sus orígenes, en los fundamentos que intenta darle el escultor, en los parámetros histórico-sociales con los que cohabita y en todo aquello que fortuitamente va más allá de la propia obra.

 

OBJETIVOS.

Algunos de los objetivos a los que hemos pretendido llegar, se pueden concretar en: 

Valorar la tendencia actual de algunos escultores de "volver a sentir la piedra", es decir, registrar en su originalidad y con su complejidad su morfología, en una dialéctica en la cual la naturaleza no es sino el soporte para trasladar ciertos sentimientos e inquietudes personales.

Confirmar cómo cada cultura, época y artista selecciona piedras de determinada tipología en función de su localización, de sus intereses plásticos y expresivos, y de las posibilidades técnicas disponibles. Reflexionar sobre las diversas variables o parámetros que concurren a lo largo de la historia.

Investigar y profundizar desde la tradición artística del hombre primitivo hasta la actualidad en la trayectoria y obra de los principales escultores que han abierto camino en la escultura en piedra, estableciendo influencias, estilos, analogías y diferencias.

Realizar un estudio sobre la "talla directa", sus seguidores y consecuencias.

Establecer un marco general de las tendencias fundamentales presentes en la escultura contemporánea, como dato necesario para situar la posibilidad de una escultura en piedra hoy.

Generar una base de datos de escultores vivos que trabajan la piedra que merezca la pena ser considerada apoyándonos en criterios de calidad y valor artístico, con la finalidad de analizar sus obras y tratar de encontrar los motivos que los mueven, es decir "los principios estéticos" de una posible escultura en piedra en la actualidad.

Constatar la permanencia y el sentido del "hacer escultura en piedra hoy", en el análisis de diferentes manifestaciones o formas de hacer que observan diversos planteamientos conceptuales en piedra, como son: la talla de esculturas con un corte academicista o moderno, las instalaciones urbanas, las intervenciones en la naturaleza u otros.

Analizar cómo la elección del material será un determinante de la forma, lectura y significado de la obra escultórica, condicionando por un lado el proceso de construcción o diseño de la composición escultórica y la técnica o procedimiento a emplear, y por otro lado la capacidad de diálogo con el espectador.

Observar la progresión de esculturas realizadas en piedra en estas últimas décadas.

Los objetivos específicos son: 

Demostrar mediante un trabajo de investigación histórico-artístico que la piedra es un material potencialmente significante que aparece en las manifestaciones artísticas de toda cultura y que ha sobrevivido al paso del tiempo.

Reflexionar y demostrar que el trabajo en piedra natural aún perdura en la actualidad, a pesar de su antigüedad, dureza y poca rentabilidad.

Plantear la posibilidad de incluir la escultura actual en piedra dentro de las nuevas propuestas para el arte del siglo XXI o considerar su permanencia como renovada propuesta del arte del siglo XX.

La principal hipótesis de trabajo que hemos verificado durante la investigación es la consideración de que hoy en día, pese a su poco reconocimiento, sigue habiendo un grupo significativo de escultores que demuestran un interés especial por la piedra y establecen un vínculo necesario y particular con ella en el desarrollo de su obra personal.

 

ESTRUCTURA.

Para organizar la tesis hemos seguido el esquema del importante y ya clásico trabajo de Rudolf Wittkower, La escultura: Procesos y principios, en el que su autor reflexiona sobre el arte y la estética de la escultura a partir de la consideración de las técnicas, conceptos y materiales que han utilizado los artistas.

Inspirándonos en este libro y siguiendo el enfoque de Wittkower, hemos intentado señalar en cada momento histórico los "Procesos y Principios" que dan razón de la escultura que se hace. Y según esto, hemos tratado de establecer cuáles son los "procesos técnicos" y a que "principios estéticos" conducen en nuestro tiempo.

Sobre esta base hemos estructurado la tesis apoyándonos en tres grandes bloques, en los que distribuimos los diferentes capítulos:

 

PRIMERA PARTE: Lo que sabemos.

Procesos y principios de un arte milenario.

Un recorrido por el pasado histórico y por los principales hitos de la escultura en piedra desde la Prehistoria hasta las vanguardias del siglo XX.(El contenido de este apartado se desarrolla en los cinco primeros capítulos, del 1.0 al 1.5).



SEGUNDA PARTE: Lo que tenemos.

Procesos para la escultura en piedra del siglo XX.

Una consideración a los conceptos y procesos escultóricos en piedra más novedosos desde principios del siglo XX. Se ha desarrollado en base al análisis de la obra de los artistas más significativos contemplando los hallazgos técnicos y culturales.

(El contenido de este apartado corresponde a los capítulos: del 2.1 al 2.4)


TERCERA PARTE: Lo que buscamos.

Principios para la escultura en piedra del siglo XXI.

Una indagación en los escultores más representativos y característicos de nuestro tiempo que utilizan o han utilizado la piedra como soporte en su producción artística, para poder conocer el estado actual de la escultura y tratar de extraer unos "principios" por los que se pueda reconocer la escultura de nuestro tiempo en general y la hecha en piedra en particular.

(El contenido de este bloque corresponde a los capítulos 3.1 y 3.2)


METODOLOGÍA.

Para poder abordar este interesante tema hemos hecho un estudio temporal exhaustivo que se inicia en los albores de la primera escultura que realizó el hombre, recorriendo en el transcurso de casi tres mil años movimientos e hitos ineludibles que han abonado la escultura del siglo XX y consiguientemente el devenir del siglo XXI. 

Hemos analizado la obra de diferentes artistas que han elegido un clásico como la piedra natural para la realización, si bien, no de la totalidad de su obra, si de una parte destacada o significativa de ella.

En el primer bloque hemos investigado desde la Prehistoria hasta los inicios del siglo XX, y una vez allí, a los principales artífices e impulsores de la modernidad escultórica, a Brancusi, que en su búsqueda esencial de la forma no pudo prescindir del volumen y de la masa. 

A los autores de la escultura biomórfica, que surgió en los años treinta inspirada en el lema estético "como la naturaleza", también hemos analizado los discursos en piedra de los años 40-60, y el resurgimiento de los formalismos en Europa durante los años 60-80 con la introducción de nuevos materiales como el hierro y el acero, examinando la obra de artistas, supervivientes de la postguerra, imprescindibles en la regeneración del panorama escultórico nacional e internacional. 

Asimismo hemos estudiado el fenómeno del Land Art y sus artistas, que con sus contribuciones prácticas y teóricas han establecido nuevas convenciones en nuestro género. 

En cuanto a la recuperación del paisaje y su cualidad escultórica, hablamos de Noguchi, a partir del cual se tendrá en cuenta el emplazamiento, es decir, el escenario y su contexto.

En una última etapa exponemos unos itinerarios escultóricos para un final de siglo, analizando la obra en piedra de algunos escultores de finales del siglo XX además de propuestas escultóricas más actuales correspondientes al siglo XXI.

Cerramos nuestra investigación con la descripción del viaje a Carrara-Massa donde aún residen "Los gigantes del mármol", donde pudimos conocer su historia y el arduo trabajo que todavía se realiza en sus canteras. Visitamos los talleres y laboratorios de Pietrasanta, refugio y academia de escultores de todo el mundo donde, en avenencia con las nuevas tecnologías, se siguen empleando métodos de trabajo y maquinaria tradicional.

Un recurso que hemos utilizado al inicio y planteamiento de la investigación es la elaboración de un cuestionario dirigido a escultores en activo que trabajan la piedra con preguntas acerca del valor emotivo, práctico y conceptual que conceden en su obra a la escultura en piedra natural.

Consideramos que era conveniente hacer este sondeo para conocer mejor la situación de la escultura actual en piedra y para acopiar una serie de datos y testimonios sobre los que orientar el trabajo.

Durante cerca de dos años sometimos el cuestionario a la consideración de un buen número de artistas, escultores españoles y extranjeros, algunos con los que pude contactar en Pietrasanta (Carrara, Italia), durante mi visita en junio-julio de 2010, y otros durante la celebración en noviembre de 2011 del X Foro Internacional de Sculpture Network en Bilbao.

A partir de esta información concluimos que el método más enriquecedor para una conveniente valoración de las características principales y sentido actual de la escultura en piedra, en un momento de aparente crisis como el actual, era, una vez más, volver la mirada a los maestros de todos los tiempos y tratar de extraer aquellas enseñanzas que pudieran iluminar mi trabajo como escultora en activo. 

Al mismo tiempo confirmamos la necesidad de iniciar una investigación, lo más extensa y amplia posible, sobre la escultura que se realiza en piedra en la actualidad, en todas sus vertientes y posibilidades expresivas. Al final de la tesis transcribimos como ejemplo unos cuestionarios que hemos seleccionado por el interés de sus respuestas.

Para realizar esta investigación hemos desarrollado un amplio trabajo bibliográfico basado en estudios de documentación histórica, literaria, artística y biográfica en el entorno de las Bellas Artes, referentes a la escultura en piedra y a sus principales artistas. Se han consultado publicaciones, libros, artículos y tesis doctorales, a partir de los que hemos podido encauzar la investigación y generar en cada momento distintos sondeos para tratar de conseguir los objetivos planteados.

Se han consultado las siguientes Bibliotecas:

Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.
Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid.
Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid.
Biblioteca Nacional de España, Madrid.
Biblioteca del Museo Centro de Arte Contemporáneo Reina Sofía, Madrid.
Biblioteca de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.
Biblioteca del Museo Canario, Las Palmas de Gran Canaria.
Biblioteca del Centro Atlántico de Arte Moderno, Las Palmas de Gran Canaria.
Biblioteca del Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona.
Biblioteca Comunale "G. Carducci", Museo dei Bozzetti de Pietrasanta (Italia).

Hemos tenido en consideración obras de reconocidos autores que han investigado acerca de la importancia del material o de la escultura en piedra, como: Giedion, Bachelard, Eliade, Gombrich, Delporte, Vaquero Turcios, Oteiza, Read, Wittkower, Hamilton, Hildebrand, Jung, E. Krauss, Maderuelo, Barañano, Raquejo o Plazaola entre otros.

Asimismo nos hemos servido de numerosos catálogos, revistas y documentos electrónicos que investigan sobre monografías relativas a escultores en piedra, tendencias y movimientos artísticos de distintas épocas.

Entre las Tesis Doctorales consultadas se encuentran:

MARTÍN SÁNCHEZ, Olegario 1990. Concepto y técnica de la escultura en piedra. Universidad de Sevilla.

ENRICH MARTIN, Rosmary. 1995. Conceptos fundamentales del espacio escultórico. Universidad del País Vasco.

SÁNCHEZ BONILLA, María Isabel. 2006. "Escultura en piedra: forma, superficie, comunicación". Universidad Autónoma de Baja California, México, Culturales, julio - diciembre, año/vol. II, nº 004, pp. 134-172.

ECHEVERRÍA PLAZAOLA, Jon. 2008 La finalidad del arte. La obra y el pensamiento de Jorge Oteiza: arte, estética y religión. Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

RODRÍGUEZ POMARES, Olga. 2010. Técnicas y acabados de superficie sobre la escultura en piedra. Investigación práctica con tratamientos químicos y mecánicos en mármol. Universidad de Murcia.

De cada una de ellas destacamos:

El trabajo de Olegario Martín Sánchez nos ha indicado unos parámetros para situar el enfoque de nuestra investigación, resolviendo que, por los contenidos técnicos y prácticos que desarrolla en torno a la ejecución de obra escultórica en piedra, deberíamos orientar nuestro trabajo por otra vertiente, acercándonos más a un tratamiento teórico y conceptual sobre la escultura que históricamente se ha realizado en piedra.

Por otro lado, la tesis de Olga Rodríguez Pomares, aunque se inicia con una investigación sobre aspectos técnicos aplicados a la escultura en piedra a lo largo de la historia y la evolución de la escultura en relieve, dedica el cuerpo de su investigación a un profundo trabajo relativo a las técnicas de tratamiento superficial, químico e informatizado sobre piedra natural, que ha utilizado en aplicaciones prácticas posteriores. 

Ello nos movió a prescindir en mi tesis de este aspecto técnico de la moderna escultura en piedra, que no obstante también me había planteado, pero lo descartamos al considerar que estaba muy bien desarrollado en su tesis.

Otra relevante investigación, aunque no se trata de una tesis doctoral, es la realizada por la doctora María Isabel Sánchez Bonilla, que tras examinar la vigencia e historia de la escultura en piedra, analiza la elección del material como determinante de la forma, técnicas y procedimientos, centrándose substancialmente en los valores perceptivos superficiales de las piedras volcánicas naturales de las Islas Canarias. 

Todo esto confirmó nuestra decisión de emprender otra línea de investigación que, por las encuestas que estábamos realizando en ese momento, tratara de aportar más novedades sobre la escultura en piedra que se realiza hoy en día.

Una vez decidida la orientación de mi investigación, el excelente trabajo de Rosmary Enrich me sirvió para aclarar, ordenar y estructurar algunos contenidos acerca de los principales acontecimientos conceptuales que se han producido en el campo de la escultura a lo largo del siglo pasado.

Finalmente el trabajo de Jon Echevarría sobre la obra y pensamiento de Jorge Oteiza me ha sido muy útil para profundizar en el conocimiento de los complejos planteamientos estéticos de un escultor tan importante y necesario en la escultura del siglo XX, en quien me he apoyado en numerosas ocasiones para justificar algunos postulados de mi investigación.

Aunque hemos realizado un estudio temporal, no pretendemos que nuestra investigación sea un manual de historia de la escultura en piedra, sino un conjunto de estudios independientes que hemos ido enlazando para ofrecer una visión de conjunto, de un período que abarca desde los primeros escultores de la Prehistoria hasta las últimas propuestas artísticas de la actualidad. 

El vínculo que une a los diferentes artistas que aquí se presentan se evidencia en que todos ellos han sido escultores que han desarrollado de una u otra manera su obra en piedra.