Vitoria-Gasteiz | Arqueología.


 


LA HERMA DOBLE Y SUS TRANSFORMACIONES EN EL ARTE. EL MUNDO COMO EXPERIENCIA DE EROS Y DE TÁNATOS.


 

EL MUNDO COMO EXPERIENCIA DE EROS Y DE TÁNATOS.

María Jesús Romero Palomino.

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID FACULTAD DE BELLAS ARTES. Departamento de Escultura.

Bajo la dirección del doctor José Luis Parés Parra 

Madrid, 2003-ISBN: 84-669-1900-7.

LA HERMA DOBLE Y SUS TRANSFORMACIONES EN EL ARTE.


ÍNDICE.

INTRODUCCIÓN.

- Origen y contenidos.

- Campo plástico.

- Objetivos.

- Metodología.

- Estructura.

CAPÍTULO 1.  La Herma doble. Definición, origen y simbolismo.


1.1.
Hermes en Grecia.


1.2.
Hermes Trismegisto.


1.3.
El Hermetismo: Hermes egipcio/Thot y Eros Egipcio/Horus.


1.3.1
Thot y el origen del Mundo en la mitología egipcia.


1.3.2.
Thot y los misterios de Osiris.


1.4
La Alquimia en el Renacimiento: Hermes/ Mercurio y Eros alquímico/Cristo.


1.5
El Mito de Hermes en la actualidad.


1.6
Hermes y la Hermenéutica.


CAPÍTULO 2.

Transformaciones de la Herma doble.


2.1
La Herma doble.


2.2
Movimiento de rotación y de unión y escisión armónica: El Eros como Logos.


2.3
Movimiento de rotación y de unión y escisión "no armónica".

El Eros desmedido.


2.4.
Movimiento de rotación y de unión y escisión radical:

El Eros como Tánatos.

CAPÍTULO 3. De cómo la Herma doble puede representar el Mundo como experiencia de Eros.

3.1. El Eros y la imagen del río como fuente y origen de vida.

3.2 La Herma doble dentro del movimiento de escisión armónica del Eros.

3.3 La Herma doble dentro del movimiento de unión armónica del Eros.

3.4 La Herma doble dentro del movimiento de unión y escisión armónica del Eros:

3.4.1. La Herma doble y el Eros cosmogónico.

3.4.2. La Herma doble y el Eros individual.

3.4.3. La Herma doble y el Eros social.

3.4.4. La Herma doble y el Eros religioso.

CAPÍTULO 4. De cómo la Herma doble puede representar el Mundo como experiencia de Eros desmedido.

4.1. El Eros desmedido y la vuelta al Caos.

4.2. La Herma doble transformada en el movimiento de unión y escisión "no armónica" de Eros.

4.2.1. Herma doble y Eros monstruoso.

4.2.2. Herma doble y Eros enfermo.

4.2.3. Herma doble y Eros artificial.

CAPÍTULO 5. De cómo la Herma doble puede representar el Mundo como experiencia de Tánatos.

5.1. EI Eros impersonal y la experiencia de la Noche.

5.2. La Herma doble fuera del movimiento de escisión y unión radical del Eros.

CAPÍTULO 6. Obra personal.

CONCLUSIONES.

BIBLIOGRAFÍA.

 

 

LA HERMA DOBLE Y SUS TRANSFORMACIONES EN EL ARTE.

- EL MUNDO COMO EXPERIENCIA DE EROS Y DE TÁNATOS.

INTRODUCCIÓN.

La introducción del presente estudio que lleva por título "LA HERMA DOBLE Y SUS TRANSFORMACIONES EN EL ARTE - El Mundo como experiencia de Eros y de Tánatos -" intenta responder a cuestiones que son fundamentales para poder ubicarnos como interlocutores de dicha investigación antes de abordarla en profundidad:

I. Cuál es el origen de nuestro trabajo y el significado de los términos que se explicitan en el título y que sin duda acotan el tema que vamos a tratar.

II. Cuál es nuestro campo plástico.

III. Cuáles los objetivos que se pretenden llevar a cabo.

IV. Qué metodología hemos utilizado a la hora de investigar y cuál hemos aplicado a la hora de exponer dicho contenido.

V. A qué responden cada uno de los puntos antes mencionados en el índice, es decir, la estructura que hemos elegido para concretar nuestra tesis.

I. Origen y contenidos

El origen de este estudio fue un encuentro; el encuentro con una forma. Forma que no me resultó del todo ajena, antes a la inversa, parecía que hablara de "aquello" que rondaba mi trabajo escultórico: La Herma doble.

La Herma doble es la representación escultórica de dos figuras unidas cranealmente o por la espalda, emparejadas por razones biológicas, simbólicas o temáticas; es el caso, por ejemplo, de las dos esculturas que se hallan actualmente en el Museo del Prado, y que corresponden a la segunda mitad de los s. I - II.  D. C.

 

 

0.1 Herma doble de Afrodita y Eros. Anónimo clásico s. I-II D. C.

 

 

 

 

 

0.2 Herma doble de dos filósofos (uno de ellos llamado "Colotes". Anónimo clásico s. ll. D.C.

Se Observa una gran similitud entre estas Hermas dobles y muchas de las imágenes que aparecen recurrentemente en el Arte más reciente (como podremos ver a lo largo de esta exposición. 

Véase figura 0.4, y que sin embargo, no siempre presumen de tener ese carácter unificador, más bien al contrario, como en el caso del retratado J. Cocteau (figura 0.5), en donde la imagen de la doble Herma, representa claramente la dualidad entre el consciente y el inconsciente; o en el grabado titulado "Sueño. De la mentira y la inconstancia" de F. de Goya, en donde la iconografía de la Herma doble muestra la doble moral de la Duquesa de Alba. (fig. 0.6).

 

     

0.3 Herma doble de Dionisos y Ariadna. Palacio Vettii. 0.4 The Clouds (las nubes). Lorry Salcedo.

 

                                                                         

 

 

 

         

0.5 Retrato de J. Cocteau. Halsman. 0.6 Sueño de la mentira y la inconstancia. F. de Goya.

                                                                                           

El encuentro casual y repetido con dicha forma, trae inevitablemente a nuestra memoria aquel discurso acerca del Eros que pronunciara Platón en El Banquete por boca de Aristófanes. En él se hacía referencia al origen mitológico del hombre como el de un ser que gracias a esta naturaleza doble, gozaba de una enorme perfección.

"En primer lugar, tres eran los sexos de los hombres, no dos como ahora, masculino y femenino, sino que había además un tercero que era común a esos dos, del cual perdura aún el nombre, aunque él mismo haya desaparecido. El andrógino, en efecto, era entonces una sola cosa en cuanto a figura y nombre, que participaba de uno y otro sexo, masculino y femenino.

(...)

En segundo lugar, la figura de cada individuo era por completo esférica, con la espalda y los costados en forma de círculo; tenía cuatro brazos e igual número de piernas que de brazos, y dos rostros sobre un cuello circular, iguales en todo; y una cabeza, una sola, sobre estos dos rostros, situados en direcciones opuestas, y también cuatro orejas, dos órganos sexuales y todo lo demás según puede uno imaginarse de acuerdo con lo descrito hasta aquí.(...) avanzaba rápidamente dando vueltas, apoyándose en los ocho miembros que tenía entonces.

(...)

Eran, pues, terribles por su fuerza y vigor y tenían gran arrogancia, hasta el punto de que atentaron contra los dioses.

(...) 

Zeus tuvo una idea y dijo: "Me parece que tengo una estratagema para que continúe habiendo hombres y dejen de ser tan insolentes, al hacerse más débiles. Ahora mismo, en efecto -continuó- voy a cortarlos en dos a cada uno, y así serán al mismo tiempo más débiles y más útiles para nosotros, al haber aumentado su número.

(...) Y a todo aquel al que iba cortando ordenaba a Apolo que le diera la vuelta al rostro y a la mitad del cuello en la dirección del corte, para que, al contemplar su seccionamiento, el hombre fuera más moderado (...) 

Apolo le iba dando la vuelta al rostro y, recogiendo la piel que sobraba de todas partes en lo que ahora llamamos vientre, como ocurre con las bolsas cerradas con cordel, la ataba haciendo un solo agujero en mitad del vientre, precisamente lo que llaman ombligo.(...)

Así pues, una vez que la naturaleza de este ser quedó cortado en dos, cada parte echaba de menos a su mitad, y se reunía con ella, se rodeaban con sus brazos, se abrazaban la una a la otra, anhelando ser una sola naturaleza, y morían por hambre y por su absoluta inactividad, al no querer hacer nada los unos separados de los otros. 

Y cada vez que moría una de las mitades y sobrevivía la otra, la que sobrevivía buscaba otra y se abrazaba a ella, ya se tropezara con la mitad de una mujer entera -, lo que precisamente llamamos ahora mujer -, ya con la mitad de un hombre; y de esta manera perecían. 

Más se compadeció Zeus y se ingenió otro recurso: trasladó sus órganos genitales a la parte delantera (porque hasta entonces los tenían por fuera, y engendraban y parían no los unos en los otros, sino en la tierra, como las cigarras).

Los trasladó, pues, de esta manera su parte delantera e hizo que por medio de ellos tuviera lugar la concepción en ellos mismos, a través de lo masculino en lo femenino, a fin de que, si en el abrazo se encontraba hombre con mujer, engendraran y siguiera existiendo la especie, mientras que si se encontraba hombre con hombre, hubiera al menos plenitud del contacto, descansaran, prestaran atención a sus labores y se ocuparan de las demás cosas de la vida". ( 01 )

Este texto no habla del origen del Eros ni del Hombre. No intenta exponer -ningún mito lo pretende- la verdad del principio de las cosas, sino recrear un hecho que es sin duda real: describe metafóricamente cómo somos y cómo se presenta o actúa ese Eros, ese comportamiento erótico que es nuestro, y que está a su vez circunscrito dentro de un comportamiento erótico mucho más amplio.

Cabría hablar pues de un comportamiento erótico del mundo o Eros del mundo, impulso vital, energía en movimiento ( 02 ) o continuo devenir por el que se originan las cosas, y que, según el texto, se comporta de dos formas distintas, claramente antagónicas: Movimiento de escisión o separación por un lado, simbolizado en ese gesto de Zeus partiendo en dos a los hombres.

Movimiento de unión o relación por otro, evidenciado al final por la posibilidad de abrazo entre ellos.

De este movimiento gozan la multiplicidad de las cosas y es en este mismo movimiento donde el Hombre por su naturaleza "mundana" ( 03 ) queda inscrito.

 

 

0.7 Relation in time (relación en el tiempo). Marina Abramovic.

 

 

 

0.8 Relation in Space (relación en el espacio). Marina Abramovic.

 

 

 

 

 

0.9 Amy and Anne Mac Candless. Norman Parkinson. Septiembre 1977.

"El Eros, dice Platón en otro momento del Banquete: "nos vacía de extrañamiento y nos llena de afinidad". ( 04 )

Hesíodo, sin embargo, nos cuenta: "Eros es el más bello de los dioses inmortales, aquel que rompe los miembros...". ( 05 )

Ángel Gabilodo en una misma frase cita "La carne por sí misma vive en la dispersión; más por el amor se redime, pues busca la unidad. Sin embargo, el amor es en primer lugar, amor a la propia carne, abrazo a la escisión".  ( 6 )


Esta aparente contradicción entre Platón y Hesíodo, e incluso la aparente paradoja en las palabras de Ángel Gabilondo, no hacen sino poner de nuevo de manifiesto cómo el Eros presenta un carácter dual: el Eros redime la carne, busca la unidad perdida (unión, afinidad como dice Platón, abrazo al compañero) para volver a romperla (abrazo a la escisión, al rompimiento de los miembros según Hesíodo, a la diversidad).

¿Qué significa esto? ¿Qué significa que el amor es abrazo, sí, pero un abrazo a la escisión?.

Las palabras de Ángel Gabilondo son ciertamente reveladoras:

Cuando dice que "la carne vive en la dispersión", se refiere a su condición plural. Las cosas, la casi infinita cantidad y diversidad de las cosas, a las que este autor llama "la carne del Mundo", participan de una diferencia irreductible: existen como objetos o sujetos separados, a distancia unos de otros. Ésta es la condición que hace que difieran, que se diferencien unas de otras, que "vivan en la dispersión".

Cuando escribe "más por el amor se redime", hace referencia a que el deseo de franquear esa diferencia o distanciamiento (que es aislamiento y soledad) se produce en el espejismo del amor, que es lazo de unión, intermediario o mediador que las pone en relación, en diálogo, en estrecha comunión, (se utiliza así la metáfora del abrazo).

Y "Sin embargo, el amor es en primer lugar, amor a la propia carne, abrazo a la escisión", significa que el amor, si bien sirve al deseo de la propia carne a unirse, es ante todo, la necesidad de que la carne, aunque se una o abrace, siga "viviendo en la dispersión", es decir, se multiplique.

 

 

0.10 Marido y mujer en el bosque en un campo nudista. Diane Arbus.

La dispersión de la carne es la distancia irreductible entre las cosas y aquello que las hace discretas, es decir, aquello que las difiere.

 

 

 

 

 

0.11 Hombre y mujer juntándose Duane Michals.

Deseo de franquear esa distancia en el espejismo del amor (metáfora del abrazo).

 

 

 

 

0.12 A young Brooklyn family going for a Sunday outing, N Y.C ( Joven familia de Brooklyn saliendo un domingo a Nueva York Centro) Diane Arbus.

Necesidad de que no se fundan en uno al abrazarse, sino de su multiplicación.

El amor es antes el deseo de multiplicidad de la carne, de su diferenciación para que el Mundo que conocemos devenga. Es necesario antes que nada, la existencia plural, la diversidad de las cosas, su flujo constante.

La concreción de la carne, de la materia, en su diferencia irreductible es necesaria para que el Mundo exista tal y como es, goce de una forma, acontezca como Mundo. Lo que hace que exista, y sea éste y no otro, es la carne desplegada y diferente de las cosas. Por eso, abrazo a la escisión es abrazo a la diferencia, a la necesaria pluralidad y flujo constante de cosas concretas. La forma y materia de las cosas lo dotan de una forma y cuerpo determinados. 

Éste y no otro son el cuerpo y carne siempre cambiante del Mundo.

 

 

0.13 Ritones de dos cabezas. Arte egipcio. Museo de Louvre.

Y ésta por tanto, la naturaleza o movimiento dual de Eros, a su vez intermediario (lazo de unión, de afinidad, de semejanza) y entrometido (en medio irremediablemente de ambos, deseo de diversidad).

Todas las cosas presentan esta naturaleza dual, incluido el Hombre:

- Por una parte la posibilidad de relación con el otro, de unificación, de pertenencia al común de lo Mismo (metáfora del abrazo).

- Por otra, la imposibilidad de que esa unificación sea total o definitiva, puesto que objetivamente constituyen ya unidades discretas, irreversiblemente separadas por su facticidad.

 

 

0.14. Camareras de hotel. Anónimo. (Valencia. Hacia 1915).

Posibilidad de pertenencia al común de lo Mismo.

 

 

 

 

0.15 Lugar: nueve figuras. El calvero. A. Giacometti.

Imposibilidad de unión real: unidades orgánicamente separadas.

La Herma doble, representa como veremos, por su forma y su contenido simbólico, esa experiencia que el Hombre tiene de sí mismo dentro de lo que venimos llamando el Eros del Mundo, cuyo comportamiento hace que nos experimentemos de forma dual.

Esta ambivalencia en la relación que el Hombre establece con el Mundo puede expresarse de la siguiente manera:

Diremos que por un lado, somos experiencia del Mundo o el Mundo experiencia de nosotros, y esto supone que participamos del tipo de movimientos y relaciones que el Mundo establece.

Por ser nuestra naturaleza la suya, estamos íntimamente capacitados para aprehenderlo y comprenderlo de forma innata, para vivirlo; estamos abiertos a él y en comunicación o comunión con él porque somos cuerpo del Mundo, "seres-en-el Mundo" como diría Merleau-Ponty. ( 07 ).

Esta experiencia, participa de la faceta del Eros en su movimiento de unión, es decir, como intermediario: aquel que facilita la posibilidad de abrazo, la afinidad con el Mundo, la pertenencia y reconocimiento en él.

Y sin embargo, y aquí viene el movimiento opuesto del Eros, o de escisión, definirse así: "ser en- el- Mundo", es verse involucrado en su esencia. Ésta no es otra que su eterno no-devenir-esencia, es decir, su continuo cambio. Su ser eterno es flujo constante.

Eterno retorno, a condición, sin embargo, de que retorne eternamente justo aquello que no es esencial, que no es inmortal, y que a su vez, nada -ningún mortal en concreto- vuelva a repetirse. ( 08 ) 

Es aquí donde la experiencia de Eros se troca en experiencia de Tánatos. Ambos, cara y cruz de una misma moneda.

Podemos resumir este punto de la introducción diciendo que - La Herma doble y sus transformaciones- en el contexto histórico-artístico, son las representaciones plásticas dentro del Arte figurativo y antropomórfico más claras de esa experiencia del Mundo como movimiento dual del Eros.

 

 

 

0.16 Circo D´hiver. Michael Duanes.

Eros en su movimiento de unión, es decir, como intermediario: aquel que facilita la posibilidad de abrazo, la afinidad con el Mundo, la pertenencia y reconocimiento en él.

 

 

 

0.17. Circo D´hiver ll. Ma Jesús Romero. 2002.

Eros en su movimiento de escisión, flujo constante de las cosas: Eterno retorno, a condición, sin embargo, de que retorne eternamente justo aquello que no es esencial, que no es inmortal, y que a su vez, nada -ningún mortal en concreto- vuelva a repetirse.

El Hombre es capaz de reconocerse partícipe de los movimientos o relaciones que se dan en el Mundo y por ende, experimentar el sentimiento de encontrarse inercialmente inmerso y arrastrado en ese movimiento, abandonado a él. Así pues, esta experiencia no es sólo la conciencia de la propia muerte, que también, sino la conciencia de estar atrapados en la propia vida, en ese juego de relaciones del Eros.

 

 

 

0.18 Autorretrato. "Como si yo estuviera muerto". Michael Duanes.

"El inexplicable horror de saber que esta vida es verdadera, que es algo real,

 

que es (casi) un ser en todo su misterio (...) realmente real.

¿Hacia dónde huir?.

Ni en la vida ni en la muerte tengo abrigo. (...)

!Ay, no poder fuera del ser y del sentir esconderme!.

iAy, no poder gritar, pedir, dejarme!". ( 9 )

 

 

 

II. Campo plástico.

El conjunto de esas imágenes, que por asociación a la Herma doble (relación de analogía y contigüidad en cuanto a forma y contenido simbólico) pertenecen a este mismo campo plástico- visual, han constituido el material primero y fundamento de nuestro objeto de estudio.

 

 

0.19 Herma doble de Baco. Anónimo clásico s. I-II D.C.

Es necesario insistir en este hecho, puesto que la causa real de nuestra tesis es el encuentro con estas obras o hechos artísticos, que fueron recogidos al principio dando clara muestra de un discurso artístico propio (dichas obras gozan de una completa autonomía fuera de un contexto teórico), siendo posterior cualquiera de los textos próximos a ellas.

Suele ocurrir que al escribir sobre algo pareciera que el escrito fundamenta aquello de lo que se escribe y no al revés.

Es por eso que en el contenido implícito de las imágenes elegidas, se imbricará el discurso desplegado del lenguaje y no al revés. Es nuestro deseo, por tanto, que el escrito enriquezca las obras sin que éstas agoten su poder de sugerencia.

 


III. Objetivos.

Cuando hablamos de Eros y Tánatos es frecuente encontrar numerosos estudios que relacionarán este Eros con imágenes eróticas y sexuales abundantísimas en el Arte desde el principio; o en su condición de Tánatos, con imágenes de la muerte como éxtasis erótico 

.Sin embargo, la Herma doble, viene a representar precisamente todo el campo que fuera de las connotaciones de lo erótico resta del Eros y del Tánatos. Campo sin duda interesante y mucho más amplio de lo que en principio pueda parecer.

El objetivo fundamental es crear un "discurso" que no ha sido afrontado hasta ahora: un recorrido sobre el Eros tomando como coordenadas principales los campos plástico y simbólico de la Herma doble.

Este nuevo enfoque, sin duda global, permite que no queden sesgados muchos de los puntos de vista que resultan fundamentales para obtener una visión de conjunto del tema que nos ocupa, una mirada a partir de la cual quedarán abiertas otras vías de investigación que en ésta podrían inscribirse.


0.20 Sin titulo. Teté Alvarez. ARCO 2000.

 

 

 

 

0.21 Sarcófago con pareja de difuntos abrazados en el lecho (el lecho de Arn Tetnies y su mujer). Tapa procedente de Vulci, necrópolis de Ponte Rotto, 340 a. C.

 

 

IV. Metodología.

La aproximación que se realiza a la hora de abordar nuestra investigación tal y como se recoge en el título, es de dos tipos:

Una primera aproximación plástica -La Herma doble y sus transformaciones en el Arte- en la que hemos recopilado imágenes de obras artísticas dentro del terreno de la escultura, pintura y fotografía a lo largo de la Historia del Arte- sin pretensión de establecer una clasificación lineal histórica- de las que finalmente se han extraído sólo aquellas que sirvan de muestra o posible modelo del resto, para que el conjunto aparezca más compacto u homogéneo y su fuerza poética mayor.

Y una segunda aproximación teórica -El Mundo como experiencia de Eros y de Tánatos- en la que se recogen discursos aproximados, desde el campo del Arte y de los propios artistas, de la Ciencia, de la Filosofía y de la Religión. De todos esos discursos se han elegido aquellos que tengan, por su forma en la exposición y claridad de contenido, una mayor carga visual y plástica.

Ambos discursos plástico y teórico se imbrican de tal forma que texto e imagen puedan recurrirse, es decir, referirse el uno al otro sin que ambos se agoten en la referencia. 

 

 

V. Estructura.

Del hecho de que esta investigación -por ser artística- se mueva dentro de los criterios de posibilidad y verosimilitud, y no dentro de los modelos de verdades absolutas; se deriva el modo en que se "presentan o dicen" los capítulos del índice.

Esta tesis está estructurada claramente en cuatro apartados generales: introducción, desarrollo dividido en seis capítulos, conclusiones y bibliografía.

Dentro de esos seis capítulos:

El capítulo 1 -La Herma doble. Definición, origen y simbolismo-, nos explica más detenidamente qué es una Herma doble, cuál es su origen en relación directa con la figura del dios Hermes griego y el porqué de usar su iconografía en un discurso sobre el Eros. 

En el capítulo 2 -Transfomaciones de la Herma doble-, delimitaremos el campo plástico-visual de lo que hemos venido llamando hasta ahora el campo de "las transformaciones de la Herma doble", conjunto de imágenes que irán apareciendo y siendo analizadas a lo largo de todos y cada uno de los capítulos sucesivos.

Veremos como a medida que avanza la exposición su forma varía adaptándose a los cambios o variaciones en su contenido simbólico.

Estos dos primeros capítulos sólo son introductorios en cuanto a forma y contenido simbólico de la Herma doble para desde ahí afrontar el desarrollo en profundidad de la tesis.

Los capítulo 3. -De cómo la Herma doble puede representar el Mundo como experiencia de Eros- y 4. -De cómo la Herma doble puede representar el Mundo como experiencia de Eros desmedido; nos ofrecen una visión del Mundo desde la experiencia de dos tipos de Eros.

En el primero el movimiento del Eros es un eterno fluir en constante unión y división armónica según el Logos, faceta racional del Eros.

En el segundo podemos hablar de un movimiento de unión y escisión "no armónico", según el Eros como fuerza creadora en constante potencial.

En ambos casos, el Arte adquiere cualidades de doble o espejo de lo real, cuya primera intención es la de seducir, atraer la mirada del espectador hacia el movimiento o juego de relaciones del Eros.

En el capítulo 5. -De cómo la Herma doble puede representar el Mundo como experiencia de Tánatos-; se explica la pérdida de la Herma doble en el movimiento de unión y escisión radical del Eros. Eros, que en su faceta impersonal, se presenta como una experiencia de Tánatos.

En este caso, el Arte empieza a adquirir cualidades más propias de la sombra que del doble de lo real. Su función es la de advertir o persuadir al espectador sobre la frágil condición del hombre.

Y finalmente mostraremos la dualidad Eros/Tánatos en muchas de las obras de determinados artistas contemporáneos, que de forma intencionada, gozan claramente de esa condición dual, de presentar la cara y la cruz de una misma realidad.

En el Capítulo 6.- Obra personal- Se muestra y analiza parte de mi obra dentro del campo plástico y contenidos de la Herma doble.


( 01 )  El Banquete, Platón, p. 66-68.

( 02 )  Expresión que desarrollaremos ampliamente en el capítulo 3 de esta tesis.

( 03 )  Relativa a Mundo.

( 04 )  Platón, op.cit., p.77.

( 05 )  Eros et Eris: Mariages divins et mythe de succesion che.- Hésiode, Bonnafé, Annie, p. I 13.

( 06 )  Trazos del Eros. Del leer, hablar y escribir, Ángel Gabilondo, p.198.

( 07 )  Véase El Mundo, el Hombre y Dios en la fenomenología de Merleau- Ponty, Tourón del Pie Eliseo, pp. 46-48.

( 08 )  Todo retornará, todo (ya ) y por siempre ha retornado, con la condición de que no sea, no haya sido jamás presente. El paso (no) más allá, M. Blanchot, p.46.

( 09 )  Mi primer Fausto, F. Pessoa, p. 30.