Arqueología - Vitoria-Gasteiz.



 

EL DIBUJO, EL COLOR Y LA TALLA EN MADERA COMO MEDIO DE SUPERVIVENCIA DE LOS PRESOS REPUBLICANOS EN LAS PRISIONES DE LA POSGUERRA CIVIL EN ESPAÑA (1939-1943).

TESIS DOCTORAL.

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.

Ramón Bosqued Biedma.

Directora: Matilde Mollá Giner.

ISBN: 978-84-692-1060-4 

Madrid, 2008.

DIBUJO, Y LA TALLA EN MADERA COMO MEDIO DE SUPERVIVENCIA DE LOS PRESOS REPUBLICANOS EN LAS PRISIONES DE LA POSGUERRA CIVIL EN ESPAÑA (1939-1943).

 

 

Dedicatoria: A mi abuelo  León Bosqued Braojos.

A mis padres y mis tíos Alfredo Bosqued del Campo, Concepción Biedma Heras, Rafael Bosqued del Campo, Ana Biedma Heras, Ramón Biedma Heras.

 

ÍNDICE.

AGRADECIMIENTOS.

INTRODUCCIÓN.

PLANTEAMIENTOS PREVIOS:

METODOLOGÍA.

SISTEMAS EDUCATIVOS ANTERIORES Y POSTERIORES A LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

LEY GENERAL DE EDUCACIÓN.

REFORMA DE 7 AGOSTO DE 1931.

PLAN DE ESTUDIOS DE 13 JULIO 1932.

PLAN DE ESTUDIOS DE 29 DE AGOSTO 1934.

PLAN DE ESTUDIOS DE 20 SEPTIEMBRE 1938.

LA ESCUELA DE BELLAS ARTES DE SAN FERNANDO.

LA PEDAGOGÍA EN LA CÁRCEL.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS. LOS AÑOS 30 Y 40. HISTORIA, ARTE Y CULTURA.

VIDA Y TRABAJO MANUAL Y ARTÍSTICO QUE DESARROLLARON LOS PRESOS, DENTRO DE LAS CÁRCELES DE LA POSGUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

LIBRO BLANCO SOBRE LAS CÁRCELES FRANQUISTAS. EVOLUCIÓN DEL UNIVERSO PENITENCIARIO EN EL PERFECCIONAMIENTO DE LA DICTADURA.

LA PRISIÓN DE PORLIER.

EL DIBUJO Y EL COLOR, COMO MEDIO DE SUPERVIVENCIA EN LAS CÁRCELES DE LA POSGUERRA CIVIL ESPAÑOLA, REALIZADOS POR ARTISTAS PROFESIONALES.

ANTONIO BUERO VALLEJO.

JOSÉ MANAUT VIGLIETTI.

JOSÉ ROBLEDANO TORRES.

DIBUJANTES DE PRENSA, ECHEA Y SERRANO, RECLUSOS DE LA CÁRCEL DE PORLIER.

ECHEA.

SERRANO.

EL DIBUJO Y EL COLOR EN LAS CÁRCELES DE LA POSGUERRA CIVIL ESPAÑOLA, REALIZADO POR ARTISTAS NO PROFESIONALES DE LAS ARTES PLÁSTICAS.

INTRODUCCIÓN:

LEÓN BOSQUED BRAOJOS.

RETRATOS QUE LE HICIERON A LEÓN BOSQUED BRAOJOS, OTROS ARTISTAS COMPAÑEROS DE PRISIÓN.

RETRATOS REALIZADOS POR LEÓN BOSQUED, DE LOS QUE SE HA ENCONTRADO DOCUMENTACIÓN.

RETRATOS REALIZADOS POR LEÓN BOSQUED EN LA CÁRCEL, NOMBRADOS POR EL MOTE O EL APODO.

ESCENAS DE LA CÁRCEL, EN EL BLOC DE DIBUJO DE LEÓN BOSQUED BRAOJOS.

EL SUEÑO.

RAMÓN NÚÑEZ MARTÍN VALDEPEÑAS.

RETRATOS DE PRESOS REALIZADOS POR OTROS COMPAÑEROS DE PRISIÓN.

DIBUJANTES QUE CARICATURIZARON A RAMÓN BIEDMA HERAS, EN LA CÁRCEL DE PORLIER.

EXILIO.

LA TALLA EN MADERA EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS DE LA POSGUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

LEÓN BOSQUED BRAOJOS.

LORENZO BAÑUELOS GONZÁLEZ.

EUTIMIO CARRETERO BENITO.

DARÍO ESPADA VILLALOBOS.

RUFINO RAMÍREZ SÁEZ.

LUIS RAMIREZ SAEZ.

MÁXIMO ROJAS NIETO.

LUIS RUIZ DOMÍNGUEZ.

SANTOS SÁNCHEZ CENTENO.

CONCLUSIONES.

BIBLIOGRAFÍA.

 

AGRADECIMIENTOS.

Esta tesis doctoral ha sido realizada, casi en su totalidad, con documentos textuales y gráficos de primera mano, facilitados al autor por personas e instituciones. Sin sus apoyos la realización de esta tesis doctoral no hubiese sido posible.

Por tal motivo, quiero expresar mi agradecimiento a las siguientes personas e instituciones:

A mi Directora de Tesis Matilde Mollá Giner, por haberme dirigido la Tesis Doctoral y haber confiado en mí y en mi trabajo.

A mis padres y a mis tíos: Alfredo Bosqued del Campo, Concepción Biedma Heras, Rafael Bosqued del Campo y Ana Biedma Heras; por haber conservado y cuidado todos los dibujos y objetos que había realizado mi abuelo León Bosqued y los que realizaron a mi tío Ramón Biedma, cuando ambos estuvieron encarcelados en la Prisión de Porlier. Y por la trasmisión oral y escrita de sus vivencias, que me han proporcionado, a lo largo de mi vida, cuando contaban sus vivencias de antes, durante y después de la Guerra Civil Española; Con sus inolvidables frases y canciones, como:

"Adiós Aníta, adiós Conchita." "Un, dos, tres que cierren los cafés, un, dos, tres y cuatro, que cierren los teatros." 

"Es el batallón del Campesino, que en su lucha se distinguió..." 

Estas anécdotas, vividas por mis padres y mis tíos, en un periodo negro para la historia de España, nos han sido trasmitidas a sus descendientes de forma oral, y han servido para mantener la memoria histórica de nuestra familia, que como la de otras muchas familias, forzosamente fueron silenciadas.

A mi abuelo León Bosqued Braojos, y a mi tío Ramón Biedma Heras, aunque ya no están con nosotros, por haber dejado una documentación gráfica importantísima que ha dado origen a la realización de esta Tesis.

Dar las gracias sinceramente a las familias que me han proporcionado la documentación y trabajos realizados por el familiar que estuvo preso en la cárcel, durante la Posguerra Civil Española.

A mi amigo y compañero de instituto, profesor de Lengua; Cesar Lobo Moreno, por la ayuda prestada en la corrección ortográfica de este trabajo.

A Carlos Buero Rodríguez, por haberme concedido parte de su tiempo, en atenderme y recibirme en su casa, y molestarse en recopilarme los dibujos que realizó su padre Antonio Buero Vallejo, cuando estuvo preso en las cárceles de la Posguerra Civil Española.

A Francisco Rodríguez Bautista; por haberme proporcionado el retrato que le hicieron en el campo de concentración de Argelés Sur Mer, Francia, y por contarme su historia personalmente.

A Mª Teresa y Asunción Sánchez Espada; por haberme proporcionado el buró y el juego de tocador, que había realizado su tío Darío Espada Villalobos, en la cárcel de Ocaña.

A Luis Ramírez Sáez; por haberme proporcionado la pitillera y la caja, que había realizado su hermano Rufino Ramírez Sáez, y por contarme personalmente la historia de su hermano.

A la inspectora de educación y amiga Mª Paz Rojas; por haberme proporcionado la caja que había realizado su abuelo Máximo Rojas Nieto, en la cárcel de Porlier y por contarme personalmente la vida de su abuelo.

A Diego Reyes Cintas y demás familia de Ramón Núñez Valdepeñas.

A Fe Carretero, y a toda su familia; por haberme proporcionado los muchísimos objetos realizados en madera, por Eutimio Carretero, en la prisión de Ocaña.

A Antonio Anaya Pérez. Amigo y compañero de instituto, Profesor de Lengua, que me puso en contacto con la familia de Eutimio Carretero.

A la nieta de Vicente Fresquet Expósito, MªJosé Ramírez Fresquet, por proporcionarme información de su abuelo, que también estuvo encarcelado largo tiempo en las cárceles de la posguerra. A pesar de no haberme servido su información, porque esta investigación ha demostrado que el apellido Fresquet correspondía a otras personas.

A Santiago Guillén González. Coleccionista de objetos militares de la Guerra Civil Española y la II Guerra Mundial, por proporcionarme la escribanía del avión Mosca I-16, de autor desconocido.

A Félix Troncoso Castillo y Soledad Guillén González; por haber dedicado su tiempo libre, en buscar información e investigar sobre mi trabajo en Internet.

A Rosa Guillén González por la ayuda prestada, en la supervisión y corrección de este trabajo.

A Jaime Bosqued Biedma y a sus hijos, Jaime y Javier por la maquetación de este trabajo.

A Tomás Brañuelos, por proporcionarme, la talla en madera, que había realizado su abuelo Lorenzo Brañuelos González, cuando encarcelado en varias cáceles de la Posguerra Civil Española.

A las personas que dirigen la Biblioteca de Humanidades de la Universidad Carlos III de Getafe. Directora del Servicio de la Biblioteca. Margarita Teledríz, Dolores Santónja y Mayte Ramos, que me proporcionaron gustosamente, material para mi investigación sobre el pintor valenciano José Manaut Viglietti, a Stella y Ariel Manaut Roca, hijos del pintor José Manaut, que me dedicaron su tiempo y su atención para hablarme de su padre.

A Nuria Franco Fernández de la Fundación Largo Caballero, y a la Fundación Pablo Iglesias.

A Amparo Fernández Blanco y a Lourdes Toscano Liria, que son las personas encargadas de la Biblioteca de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

Al Archivo del Centro de Inserción Social Victoria Kent, antigua cárcel de Yeserías, y en particular, por su amabilidad, interés y ayuda, a Antonia Fernández González.

A Mercedes González Sánchez, por haberme proporcionado los objetos, tallados en madera que hizo su abuelo Santos Sánchez Centeno, en la prisión de Yeserías.

A Carmen Julián por proporcionarme una copia de los retratos que le hizo Antonio Buero Vallejo, a su padre, Narciso Julián, y a ella cuando era una niña, en la Prisión del Dueso.

A Asunción Santiago Pérez del Servicio de Información del Ministerio de Educación y Ciencia.

Al personal de la Biblioteca del Ministerio de Educación y Ciencia,

A las siguientes Instituciones Oficiales:

Archivo Militar de Ávila, Archivo Militar de Guadalajara, Archivo Militar del Ferrol, Archivo Tribunal Militar Territorial Cuarto de la Coruña, Archivo Militar de Madrid del Ministerio de Defensa, Archivo Tribunal Nº 1, del Gobierno Militar de Madrid, Archivo de la Guerra Civil Española de Salamanca, Archivo General de León, Unidad de Gestión de Mutilados de Guerra, Archivo del Reformatorio de Adultos de Ocaña, Archivo del Ministerio del Interior.

 



Capítulo I.

INTRODUCCIÓN.

Cierto día llegaron a mis manos unos dibujos que había realizado León Bosqued Braojos entre los años 1939 al 1943. Durante este tiempo estuvo recluido en las Cárceles del Barco y Porlier, ambas en Madrid, y en la Cárcel de Provincial de Vitoria. Después de apreciar el valor artístico de estas obras consideré que eran dignas de un estudio pormenorizado e intenso para demostrar diversas hipótesis. Así es el origen de esta tesis.

"EL DIBUJO, EL COLOR Y LA TALLA EN MADERA, COMO MEDIO DE SUPERVIVENCIA DE LOS PRESOS REPUBLICANOS EN LAS PRISIONES DE LA POSGUERRA CIVIL EN ESPAÑA".

Al terminar la Guerra Civil Española, León Bosqued fue encarcelado junto con otras personas, denunciados por un compañero al que habían ayudado al inicio de la Guerra Civil Española. Fueron acusados de "Ayuda a la rebelión", es decir, haber sido partidario de la República. León Bosqued estuvo encarcelado casi cuatro años. Buena parte de este tiempo lo dedicó a dibujar y a tallar la madera.

Sus hijos, Rafael y Alfredo Bosqued del Campo, guardaron en un armario, durante casi sesenta y cuatro años, los dibujos que su padre había realizado en la cárcel. Aunque temían que pudieran ser descubiertos y requisados, esos trabajos plásticos fueron conservados, en primer lugar, por el valor sentimental y de recuerdo de su padre; y en segundo lugar, posiblemente, por la información que trasmitían de una terrible época, en que la mitad de la población española se encontraba en la cárcel.

¿Por qué se tenía miedo? Todas esas personas retratadas, por León Bosqued, estaban ya en la cárcel o habían estado. Los dibujos no eran comprometidos, eran simplemente retratos, pues no había ningún dibujo que atentara contra la moral, o contra el régimen. Entonces, ¿por qué estuvieron tan sigilosamente guardados durante tantos años?, ¿por qué no se sacaron nunca del cajón del armario donde estaban guardados? Ni siquiera cuando llegó la democracia.

Sencillamente, porque todavía se temía a la terrible represión que creó el mal llamado y victorioso "Ejército Nacional" al finalizar la Guerra Civil Española.

La familia de León Bosqued, como las otras familias con que se han tenido contactos, aún mantiene cierto miedo a la represión franquista, a pesar de haber pasado tantos años, y de vivir en la actualidad en democracia. Su temor venía provocado porque durante mucho tiempo habían sido considerados "Rojos". 

En la España de la posguerra se tenía miedo a todo; fue una represión tan grande y tan dura, que se temía, diariamente, que llamaran a la puerta de la casa la policía o los falangistas. Había numerosos registros domiciliarios; tantos que los familiares utilizaban una contraseña para llamar a la puerta. Así podían abrir la puerta con tranquilidad, era alguien de casa. Se temía a las denuncias y a las detenciones.

Se necesitaba avales para todo, un papel muy necesario y difícil de conseguir para todos los españoles y españolas, que vivieron esa época triste y gris; pero los que más los necesitaban eran los hombres y mujeres que habían perdido la guerra, los mal llamados "Rojos", que en su mayoría estaban encarcelados, exiliados, o sin trabajo. Difícil camino para rehacer sus vidas.

Alfredo y Gabriel Pérez en su libro, hablan de dos mujeres que vivían en el barrio de Vallecas en la posguerra y que acreditan con su testimonio, la represión que había en toda España al término de la Guerra Civil Española. ( 1 )


( 1 ) - PÉREZ Gabriel y Alfredo: La II República y la Guerra Civil en Vallecas. Pág.13.


 

"Miedo pasamos mucho, no nos atrevíamos a salir de casa. En cierta ocasión llegaron a casa preguntando por mi padre y les dijimos que estaba preso. Por poco nos matan a todos. Nos trataban con desprecio, nos amenazaban, aquello fue horroroso y si la guerra fue mala la posguerra fue fatal". Eugenia A.

"Se vivía con mucho miedo, no podías hablar con nadie, mi hermano Leo salió una de las veces a ver que hora era, vivíamos en Francisco Iglesias y salió ahí a la esquina, al hotel, e iban dos niños chulos, que se lo querían llevar para sacudirle, y al ver que tardaba, salí corriendo y me abracé a él porque lo vi entre los dos, uno llevaba un pistolón y al otro le conocía, les dije que mi hermano había salido a ver la hora, porque el reloj se nos había parado y dijeron que eso lo tenían que comprobar... tuvo que salir mi madre con reloj para que vieran que estaba parado, si no también se lo llevan". Matilde.


Como ya se ha dicho antes durante todo el tiempo que duró el franquismo e incluso parte de la etapa democrática posterior, los dibujos de León Bosqued estuvieron guardados, escondidos en casa de mis padres. Después mi padre, Alfredo Bosqued del Campo, decidió regalármelos a mí. ¿Por qué a mí?.

Evidentemente había dos motivos fundamentales para esta decisión de mi padre: el primero de tipo afectivo y sentimental: son los dibujos que realizó mi abuelo mientras estuvo preso; el segundo es de tipo técnico: gracias a mis estudios artísticos, los mismos que cursó mi padre, apreciaría mejor el valor plástico de esos trabajos. Indudablemente no solo los conservé sino que desde entonces, estoy empeñado en difundirlos, en mostrarlos.

Antes de continuar quiero decir que León Bosqued cursó tan sólo los estudios elementales, nada de estudios artísticos; por consiguiente fue un artista, en principio, autodidacta. Si nos atenemos a la realidad, hay que decir que tuvo un breve contacto con una escuela artística cuando hizo un curso monográfico de dibujo en la Escuela Superior de Artes é Industrias, en el año académico 1901-1902, en la actualidad estas escuelas se denominan Escuelas de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos. Hay pues un cierto precedente académico, aunque efímero.

Una vez examinados los dibujos realizados por León Bosqued, vista la calidad de los mismos, se consideró que ya no debían seguir en la clandestinidad, y que debían sacarse a la luz. Merecen ser admirados y ser conocidos. Con ello se hace pública la labor de los presos republicanos en las cárceles de la posguerra, labor que los españoles de mi generación, nietos de aquellos, desconocíamos o de la que solo vislumbrábamos tenues pinceladas.

 

Papeleta de calificaciones de dibujo artístico de León Bosqued Braojos.

Había que recuperar la memoria histórica de esas personas, que realizaron un trabajo artístico en la infinidad de horas muertas que debían de soportar mientras durase su encarcelamiento hasta que consiguieran la libertad. En estos últimos años, se han creado asociaciones en toda España para recuperar la memoria histórica de una época de la historia de España que había sido totalmente clausurada. Desde este trabajo, he querido añadirme a la recuperación de esa memoria histórica, y dar a conocer los dibujos que realizó León Bosqued Braojos y los trabajos de otras personas, que como él realizaron alguna actividad artística en las cárceles de la Posguerra Civil Española.

La transmisión de mi proyecto a amigos, amistades, profesores de Bellas Artes, profesores de Secundaria, me llevó a descubrir familias con experiencias parecidas a las de la mía. Estaban también interesados en que yo sacara a la luz el trabajo artístico que habían hecho sus familiares en la cárcel, una vez finalizada la Guerra Civil Española, el padre, el abuelo o el hermano. Esto me ha hecho ponerme en contacto con familias, que hasta ese momento, me eran totalmente desconocidas. 

Me he entrevistado con muchas personas, mayores y jóvenes, hijos o hermanos y sobre todo los nietos de aquellas personas que estuvieron encarceladas durante ese periodo gris de la historia de España. Como es de suponer, mis protagonistas son muy mayores o han fallecido. Tan solo he podido entrevistarme con uno de mis protagonistas, con Francisco Rodríguez Bautista, al que no dudo en llamar amigo. Desgraciadamente ya no está entre nosotros.

Todas estas familias han guardado y conservado el dibujo o la caja tallada en madera que había hecho su familiar en la cárcel, aquello que hicieron por el simple hecho de pasar el tiempo o más bien para sobrevivir a su encierro.

Probablemente, en algunos casos, si no hubieran estado en esas circunstancias, nunca hubieran realizado su obra artística. Sin embargo, aprendieron a hacerla y la hicieron. Hoy en día es un motivo para su memoria y para su orgullo.

La mayor parte de los trabajos realizados por los presos en las cárceles de la posguerra que no eran artistas plásticos, pertenecen al campo de la talla en madera; quizás sea porque, para aquellas personas, que no tienen aptitudes para el dibujo, les es más fácil trabajar con formas tridimensionales que bidimensionales; aunque hubo casos, como el de León Bosqued, por poner un ejemplo, que trabajó en ambos campos. 

Los objetos elaborados en tres dimensiones, por lo general estaban realizados en madera, aunque también existen objetos manufacturados, con telas y cartón, materiales fáciles de trabajar, sobre todo, cuando se carece de herramientas. La madera era tallada con instrumentos que fabricaban los mismos presos; los trozos de hojalata de las latas de conserva, eran continuamente afilados, para poder trabajar la madera. Y es que, en las cárceles españolas de antaño, como en las de ahora, está prohibido, que el preso tenga algún instrumento cortante o punzante, con el fin de evitar cualquier tipo de accidente o de agresión.

Los presos de la posguerra, con la hojalata afilada, o con una pequeña navaja, cortaban y tallaban maderas blandas y fáciles de trabajar. Utilizaban las maderas de las cajas de los cigarros habanos. Normalmente era madera de cedro, pero también hay obras con madera de pino o de olivo. Este material, por lo general, era suministrado por los familiares del preso, y se lo llevaban cuando iban a visitarlo. Con estos toscos materiales se han realizado objetos de gran belleza: cajas joyeros, escribanías, pitilleras, juguetes de todo tipo, aviones, escritorios, portarretratos, marcos para la realización de tapices, etc.

Dentro de las artes plásticas de formas bidimensionales se realizaron dibujos, ilustraciones, retratos, caricaturas, en unos casos monocromos y en otros a color. Los materiales utilizados generalmente eran el lápiz plomo, la sanguina, el lápiz tinta, lápiz carbón, lápices de colores y plumilla a tinta china. En cuanto al color, las técnicas más utilizadas eran la acuarela y la tempera. El soporte utilizado, tanto en el dibujo monocromo como en el color, era el papel, aprovechado al máximo, ya que era un bien escaso. Llegaba a utilizarse para dibujar el papel de la oficina de la prisión. También se realizó alguna pintura óleo, pero en menos ocasiones que con los otros procedimientos pictóricos, por la complejidad que conlleva en cuanto a espacio y materiales.


( 2 ) -
"Las prisiones de la posguerra, en su mayoría, estaban llenas de personas cultas, educadas e instruidas, que habían apoyado a la República. Las cuales estaban equivocadas en sus convicciones y que había que instruir políticamente y religiosamente". Así lo atestigua Amancio Tomé, Director de la Cárcel de Porlier en sus memorias. "Amancio Tomé, pequeña historia de su vida profesional." Madrid 1960.


( 2 ) ­ Amancio Tomé. Pequeña historia de su Vida profesional. Madrid 1960. Biblioteca de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias,



Por esta razón los presos utilizaron para sobrevivir en la cárcel, la mejor herramienta que podían utilizar, la de poner en funcionamiento, sus conocimientos y la profesión, que ejercían antes de ser encarcelados. También, en muchos casos, pusieron sus conocimientos a disposición del resto de los reclusos y así se crearon improvisados talleres de aprendizaje de las más variopintas áreas del saber, aunque destacaban sin duda las actividades encaminadas a la alfabetización, así como a la educación artística.

Así pues, en la cárcel se practicó y difundió la literatura, por poner un ejemplo. 

Se puede afirmar que fue la más practicada de las actividades artísticas, hecho motivado por la grandísima cantidad de intelectuales, de maestros, de profesores, de escritores, de poetas, y sobre todo de periodistas, que fueron encarcelados, porque defendían la libertad de expresión y la democracia. Todas estas personas realizaban, sobre cualquier soporte de papel y a tinta azul, o negra, sus pequeñas obras de arte, poemas, poemas ilustrados con dibujos, canciones, novelas, artículos, cuentos infantiles, e incluso obras de teatro, que eran representadas por los mismos presos. 

Junto con las actividades artísticas plásticas, que se realizaban como un medio de supervivencia, enriquecieron el ambiente cultural en que se vivía en las cárceles de la posguerra.

Francisco Agramunt Lacruz, ( 3 ) - en su libro Arte y Represión en la Guerra Civil Española. Ratifica lo expuesto en el párrafo anterior, y como las Autoridades penitenciarias se aprovechan de dichas actividades artísticas y culturales, para hacer publicidad de la redención del preso, por medio del trabajo.


( 3 ) ­ Agramunt Lacruz, Francisco. Arte y Represión en la Guerra Civil Española. Artistas en checas, cárceles y campos de concentración. Junta de Castilla y León Generalitat Valenciana. 2005. Pág. 312 y 315.



"Las autoridades penitenciarias, al advertir la importante presencia de artistas, fomentaron las actividades plásticas con la creación de Talleres de artes Plásticas, escuelas, revistas, concursos y exposiciones. En este sentido debemos referirnos a la primera Exposición Regional Penitenciaria que se celebró en mayo de 1941 en la Prisión Celular de Valencia, que reunió obras de artistas encarcelados en centros de las tres provincias valencianas. 

La revista "Redención" dedicó numerosos artículos ilustrados a la promoción y a la divulgación de las obras de arte realizadas por los artistas y artesanos. 

El director de la Cárcel Modelo de Valencia, Ramón Toledo, crea en su centro, uno de los talleres de arte, posiblemente uno de los más importantes, debido a la cantidad de artista que albergaba la Cárcel Modelo de Valencia. Con el fin de educar patrióticamente y espiritualmente a los presos."


Conocer y apreciar los trabajos artísticos que me mostraban las familias que tuvieron un pariente en la cárcel durante la posguerra hizo que mi investigación no solo se dirigiese a investigar los dibujos y pinturas inicialmente propuestos, sino también estas otras obras que llegaron a mis manos.

Además, la investigación, no solo debía dirigirse al estudio de dibujos y pinturas, sino que también se debía estudiar las formas volumétricas de todo tipo, que hubiesen realizado los presos republicanos, profesionales y no profesionales de las artes pláticas, en las cárceles españolas y en el exilio, en los campos de concentración franceses en aquellos duros años de la posguerra.

Teniendo en cuenta las obras de las que se han dispuesto, se ha decidido dividir el trabajo en dos campos artísticos:

El estudio de las formas bidimensionales: El DIBUJO, Y LA PINTURA.

El estudio de las formas tridimensionales: LA TALLA EN MADERA.

En el campo del dibujo y la pintura, se ha colocado por orden alfabético la vida y obra de aquellos artistas plásticos conocidos o desconocidos, en el mundo del arte español, que realizaron algún dibujo o pintura cuando estuvieron encarcelados. En el campo de la talla en madera, se ha utilizado el mismo criterio que en el campo del dibujo, colocando alfabéticamente la vida y la obra de las personas, que han realizado algún objeto volumétrico en las mismas circunstancias que en el grupo anterior.



PLANTEAMIENTOS PREVIOS:

El planteamiento previo general de trabajo que presentamos es demostrar que algunas personas cuando se encuentran en situaciones anómalas a su vida normal y disponen de mucho tiempo libre, recurren a la creación y a la práctica de actividades plásticas. 

Por otra parte estas personas realizan trabajos de indudable calidad si tienen un método, un maestro, una pedagogía que les instruya, incluso en situaciones anómalas de su vida. El resultado es que desarrollan así una actividad artística, entre otras, que antes no han podido practicar por falta de tiempo y preparación.

Cuando se está en una situación adversa y se cuenta con tiempo libre, algunas personas tienden a ocuparlo con actividades artísticas: tales como dibujar, pintar, tallar, escribir poesías u obras de teatro, etc.

( 4 ) - Está comprobado que las personas jubiladas, al no tener ya responsabilidades laborales, utilizan su tiempo libre acudiendo a las escuelas artísticas municipales y a los centros de la tercera edad, para realizar actividades plásticas que les permiten desarrollar su imaginación y su creatividad. También hay personas que, sin estar jubiladas, utilizan su tiempo libre para desarrollar actividades artísticas de cualquier tipo en centros culturales o en su casa.


( 4 ) ­ Centro Cultural "Federico García Lorca." Taller de grabado. Profesor Licenciado en Bellas Artes: José Luis Cuevas. Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid.



Cuando tenemos tiempo libre suficiente, una forma de ocuparlo es dedicarse a la realización de trabajos artísticos. Esto es lo que les ocurre a las personas que carecen de libertad por estar recluidas, que poseen mucho tiempo libre, y una forma de ocupar ese tiempo, es dedicarse a hacer actividades artísticas e intelectuales, como si de una terapia ocupacional se tratase.

Una pregunta interesante para este trabajo es: ¿cómo son las personas que se dedican a realizar obras de arte como medio de escapar de la realidad que sufren? 

Evidentemente son de todo tipo, pero, excluyendo a los profesionales, puede haber unas características personales que influyan, que alienten esa actividad artística como tarea de cierta terapia ocupacional.

Cualquiera puede ser un nuevo artista, pero espero que con este trabajo de investigación se puedan establecer algunas premisas, algún rasgo propio que haga dirigirse a una persona a dedicarse a una nueva actividad, y además artística.

Ante una situación de reclusión forzosa, la creación artística es una vía de escape y liberación, y, de esta forma, poder soportar mejor la angustia que supone la falta de libertad. Dicha actividad artística, dentro del internamiento carcelario a la que nos referimos, se realiza con más interés, pues se convierte en un medio de comunicación, de escape o de supervivencia; para poder combatir el largo tiempo que deben permanecer internados.

No hace mucho tiempo, - ( 5 ). en el último trimestre del año 2005, el programa de televisión "Madrid Directo" informaba, de la reproducción en un tapiz de gran tamaño, de la obra pictórica de Picasso "El Guernica", realizado por un recluso de la Cárcel de Alcalá-Meco, Alcalá de Henares, que sería expuesto al público en una de las dependencias de la cárcel, junto a los otros trabajos artísticos, realizados por otros internos de dicho establecimiento penitenciario. 


( 5 ) ­ Telemadrid. Madrid Directo. Alcalá Meco. Dibujos y caricaturas. Dirección: Begoña Marín. Entrevistador: Javier Barrio. 17-11­2005.


 

La dirección del Centro penitenciario de Alcalá-Meco, una vez finalizado el tapiz, permitió al recluso, visitar con la vigilancia adecuada el Centro Cultural Reina Sofía, para que pudiera contemplar in situ la famosa obra "GUERNICA" de Picasso. 

La confección de este tapiz supuso al recluso una ventaja en su situación penitenciaria, ya que, como todo el mundo sabe, en todo tiempo la realización de trabajos y actividades artísticas de todo tipo, incluido el estudio para la obtención de cualquier título oficial, les proporciona a los reclusos reducción en su condena.

El afán de supervivencia es claro y se podrá constatar fácilmente. Solo queda reflejar qué temas son los que contribuyen mejor a ese objetivo.

Dicho en otras palabras, el artista, profesional o no, puede escoger cualquier tema para su obra, pero ¿está condicionado por la realidad diaria que vive? Su situación, ¿puede llevarle a reflejar fidedignamente lo que ve o a inventar situaciones etéreas que le sirvan de vía de escape? Los temas son pues un objetivo directo de investigación para determinar su situación anímica a la hora de afrontar el trabajo artístico.

Tanto es así que uno de los ejes de la organización de la expresión se refiere a los temas que trataron los artistas plásticos de las cárceles de ese periodo. Es evidente que hay temas comunes en estos trabajos artísticos realizados en las cárceles de la posguerra Civil Española. 

Destacan los que tienen que ver con su cotidianidad: el sueño muestra el hastío y el ansia por el paso tranquilo del tiempo; la realización de trabajos manuales muestra una imagen estética de lo que ve el artista en ese preciso instante; el ajuar declara en un frió bodegón sus únicas pertenencias; por último, las caricaturas dan testimonio de un interés por la supervivencia, por el deseo de normalidad. Así pues, el sueño, el ocio, el ajuar, las caricaturas son temas que unifican la actividad de esos artistas y por lo tanto los hemos utilizado como catalizadores de argumentos para esta investigación.

Dicha actividad artística llega a mejores resultados si se cuenta con personas instruidas capaces de transmitir sus conocimientos técnicos, en este caso sobre formas, colores, instrumentos de trabajo, etc.

Las cárceles españolas de la posguerra estaban llenas, y entre esa gran cantidad de presos había muchas personas instruidas, como afirma el propio director de la cárcel de Porlier, Amancio Tomé, en un documento utilizado en esta investigación.

Estos presos, encarcelados por haber sido leales a unos ideales, bien pudieron transmitir sus conocimientos y técnicas a otros presos interesados en aprenderlas. Este es el factor didáctico del que se ha hablado y que pretendemos desarrollar.

¿Los continuos cambios y traslados de presos de una cárcel a otra provocaron que dichas técnicas y conocimientos se transmitieran a más y más personas?.

Probablemente se creo una correa de modos, técnicas y temas utilizados en uno y otro centro penitenciario.

Carecían de todo, de libertad, de alimentos, e incluso de materiales e instrumentos para poder realizarlos. A pesar de esta cantidad de impedimentos, crearon trabajos artísticos, porque era más fuerte la voluntad de realizarlos y la intención hacía quienes iban destinados, que su propia realidad y situación que estaban viviendo. De hecho, este puede ser otro estímulo paralelo de la creatividad: la comunicación con el exterior, con la familia, con los amigos.

Evidentemente, con estas premisas, se puede entender que la cultura se difundió con gran facilidad en las cárceles, porque supieron crear y utilizar, con gran destreza, una metodología didáctica, con una rápida y personalizada aplicación práctica para que llegara a aquellos compañeros de prisión que quisieran aprender y así los conocimientos se trasmitieron con facilidad en toda la prisión. 

Las cárceles, que eran centros de reclusión y de castigo, se habían convertido a su vez en verdaderos centros culturales. Entonces toda la población reclusa quería aprender todo y de todo, y adquirir la cultura que antes no había podido recibir.

Los artistas plásticos generalmente retrataban a sus compañeros y les enseñaban a realizar actividades artísticas, además de colaborar en ellas.

Cuando los presos eran trasladados a otra prisión, se producía el efecto contrario al que pretendía el nuevo régimen, que era el aislamiento y la desolación, en la población reclusa.

Si observamos las cajas o los objetos fabricados en madera, podemos intuir que a pesar de haberlas realizado personas diferentes y en diferentes prisiones, tienen en común la estética, el diseño, la construcción, los materiales y las dedicatorias. Esto nos hace preguntarnos por una posible línea de transmisión de conocimientos de una prisión a otra. Daba lo mismo el oficio que se tuviera. Si se sabía hacer una cosa, se enseñaba al compañero y este a otro y así sucesivamente. 

El proceso pedagógico que se seguía era el de trasmisión directa y personalizada. Los presos que sabían dibujar dedicaban su tiempo a hacer retratos a sus compañeros, representar escenas de la vida en la cárcel o realizaban dibujos totalmente creativos, como hacía Antonio Buero Vallejo para poder olvidarse de alguna forma de su encarcelamiento. Estas escenas y estos retratos o caricaturas se convierten en un material extraordinario para conocer la situación por la que pasaban e identificar a los presos.

Vistos los trabajos; examinadas las obras, queda constatar la intención con la que se realizaron. Puede vislumbrarse de antemano que estos trabajos artísticos fueron realizados con un fuerte valor afectivo, ya sea para obsequio a un compañero, o como regalo familiar. Esto contribuía a humanizar la relación entre reclusos y mantener un vínculo más directo con los familiares con los que forzosamente no se podía convivir.

Si estos artistas quisieron reflejar la realidad que les rodeaba, ¿podemos dar a estos dibujos y regalos un valor de testimonio? Esta es precisamente una de las causas iniciales de este trabajo, ya que impresionan las imágenes de desolación que llenan estas cárceles.

Por otro lado están las caricaturas, lo que nos lleva a una visión más positiva de su estancia en prisión.

Otro de los propósitos de esta tesis es demostrar que los trabajos artísticos realizados por los presos republicanos en las prisiones españolas y los campos de concentración franceses en el exilio se realizaron como un medio de supervivencia. No quisieron sucumbir a la desesperación, a la humillación, y al aislamiento familiar, al que estaban sometidos, por el hecho de haber defendido sus ideas.

Esta actitud o capacidad necesaria para sobrevivir puede clasificarse dentro del concepto de resiliencia o arteterapia, como aparece en el estudio publicado en el año 2000 por la Fundatión pour l´enfance en Paris: "Resiliencia es la capacidad de una persona o de un grupo para desarrollarse bien, para seguir proyectándose en el futuro a pesar de los acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas graves".

Este término fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos.

En cuanto a la arteterapia, esta es la utilización de la expresión artística, concretamente la plástica con la finalidad de objetivar la representación visual en el terreno figurativo a partir de la transformación de la materia. Capacita a la persona para ayudarse a sí mismo a través de un proceso creativo que abarca la producción de medios artísticos y las respuestas generadas en ellas. El psiquiatra vienés Hans Prinzhorn consideraba la motivación creativa como motivación básica de la especie humana, y que toda creación alberga un potencial de autosanación.

La pregunta que nos hacemos es: ¿utilizaron la resiliencia y la arteterapia como medio de supervivencia los presos republicanos?

A lo largo de estos planteamientos previos se han planteado muchos interrogantes, todos ellos necesarios para sentar las bases de una sólida investigación en todos los aspectos y campos relacionados con este trabajo de tesis.




METODOLOGÍA.

TRABAJO DE INICIO O CONSIDERACIONES PREVIAS:

Los dibujos que había realizado León Bosqued Braojos, que se hallaban escondidos en el cajón de un armario casi sesenta y cinco años, son el principio de este estudio. Realizó esos dibujos entre los años 1939 al 1943, tiempo que estuvo encarcelado por "Adhesión a la rebelión" en las Cárceles del Barco, Porlier y Torrijos en Madrid y en la Cárcel Provincial de Vitoria-Gasteiz.

León Bosqued estuvo encarcelado tres años y diez meses, tiempo que dedicó a dibujar y a tallar la madera. En este tiempo realizó dibujos de distinto tipo y tema, pero predominan las escenas cotidianas, los retratos y las caricaturas.

Tras el estudio y análisis de los dibujos y las tallas en madera, que había realizado León Bosqued Braojos mientras estuvo encarcelado, encontré otros dibujos que no habían sido realizados por él, otras obras que habían sido creadas por otros compañeros de prisión. 

Algunos eran retratos del propio León Bosqued.

Por lo tanto consideré que si en la cárcel había habido personas no profesionales de las artes plásticas que pasaban su tiempo de encarcelamiento dibujando, de igual manera lo harían los artistas y profesionales de las artes plásticas encarcelados que ocupaban su tiempo en dibujar, pintar o tallar la madera.

Por tanto era imprescindible en esta investigación que también se estudiara a los artistas y profesionales de las artes plásticas y, a ser posible, aquellos artistas que fueran poco conocidos en el mundo del arte que por sus convicciones se encontraban encarcelados como les sucedió a José Manaut, José Robledano y otros artistas. Estos podían ser una fuente de información sobre la técnica desarrollada por todos los presos-artistas.


TRABAJO DE DOCUMENTACIÓN.

Buscando información por Internet, encontré al artista y Catedrático de Dibujo de Bachillerato, José Manaut Viglietti. Seguidamente me puse en contacto con los hijos del pintor, Stella y Ariel Manaut, en una sala de arte de Madrid, donde exponían la obra pictórica de su padre. Gustosamente me atendieron y me informaron de todo lo referente a la obra artística realizada por José Manaut en la cárcel. Se encontraba en la Biblioteca de la Facultad de Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid.

A continuación me puse en contacto con la Biblioteca de dicha Facultad, para informales de las investigaciones de esta tesis Doctoral. Como ya me había puesto en contacto con los hijos del pintor y tenía su permiso, no tuvieron ningún reparo en ayudarme en todo lo que fuera preciso. Inmediatamente este Organismo Oficial puso a mi disposición toda la obra que José Manaut había realizado en la cárcel; además de toda la información que necesitara sobre el pintor. Me atendieron correctamente en todo momento y no pusieron ningún impedimento, para realizar la investigación.

Paralela a esta investigación, me surgió otra, aún más interesante y difícil que la anterior; ya que, durante la búsqueda de datos hablé con amigos, familiares y compañeros del trabajo que estaba realizando, esto hizo que varias familias, para mi desconocidas hasta ese momento, se interesasen por mi trabajo, y me proporcionaran información del artista y de la obra realizada por su familiar en la cárcel. 

Llegué a descubrir que hubo muchas personas que habían pasado las mismas penurias y habían realizado las mismas actividades artísticas, que había realizado León Bosqued en la cárcel. Todas las familias con las que me he entrevistado han querido que mostrara el trabajo artístico que había hecho su familiar en la cárcel, proporcionándome en primer lugar las obras que había realizado el abuelo, o el padre, o el hermano, dependiendo del familiar con que me hubiera entrevistado.

El proceso de investigación consistía en primer lugar, en fotografiar la obra artística, analizarla, y solicitar de los familiares información, una fotografía de la persona en cuestión, a ser posible de aquella época. 

Después, con los datos obtenidos, se indagaba en los archivos, para obtener más información y esclarecer, por que fue detenido y encarcelado el autor de los trabajos. Una vez obtenida la información solicitada a los archivos correspondientes, se añadía a la obra artística y a la información que me trasmitieron personalmente los familiares.

Los archivos te aportan la información solicitada, por medio de fotocopias de los expedientes originales, o bien en algunas ocasiones te permiten fotografiarlos.

Una copia de ese expediente, se la envío a los familiares, para que al igual que yo, tengan la información de su pariente y, a la vez, es el medio de agradecerles el interés que me han prestado.

Aparte del trabajo de investigación en bibliotecas y archivos, o contactar con los familiares para tener una entrevista personalizada, complemento mi trabajo, con la lectura de libros, revistas, periódicos que estén relacionados con el tema, y utilizo además originales de aquella época, o bien que yo conservo, o me prestan familiares y amigos. Otro medio de búsqueda de información que utilizo es la enorme base de datos que hoy en día es Internet.

Con todo esto ya disponía de muchos datos, nombres, instituciones, por lo que era necesario acudir a archivos oficiales o privados.

Con los nombres y los dos apellidos de los retratos que había realizado León Bosqued confeccioné una lista ordenada alfabéticamente, descartando todos los retratos que no cumplían este requisito. El motivo de relacionar y seleccionar los retratos que aparecen identificados con el nombre y los dos apellidos es debido a que los archivos y bibliotecas, ya sean oficiales o particulares exigen, que para solicitar información de personas se les proporcione el mayor número de datos posibles, como es el nombre los dos apellidos la fecha de nacimiento e incluso los nombres de los padres y localidad de nacimiento.

Esta lista fue presentada en todos los archivos oficiales o particulares para su identificación y recibir información sobre estas personas. Se ha recibido información tan solo de algunas personas solicitadas, dado que muchos de los expedientes han desaparecido o se encuentran muy deteriorados.

Por lo anteriormente dicho este estudio se divide en dos apartados: Uno dedicado al trabajo de formas bidimensionales y otro dedicado al trabajo de las formas tridimensionales; y dentro de estos dos apartados también se diferencian a los artistas plásticos profesionales de los no profesionales o autodidactas.

Su desarrollo se ha basado, en primer lugar, en buscar artistas, profesionales, y no profesionales de las artes plásticas, que hubieran estado encarcelados en las prisiones de la posguerra y hubieran utilizado su tiempo de internamiento, para realizar actividades artísticas.

Una vez conseguidos todas las informaciones necesarias, y haber entrevistado a todas las personas pertinentes, quedó la última parte que fue la redacción de esta tesis.