Vitoria-Gasteiz | Arqueología.


 
 
 

 

Dama de Baza Comparación con la Dama de Elche  Revisión y actualización de los análisis de la policromía.

Escultura.


Revisión y actualización de los análisis de la policromía de la Dama de Baza. Comparación con la Dama de Elche.

Marisa Gómez.
José Vicente Navarro.
Carmen Martín de Hijas.
Marián del Egido.
Montse Algueró.
Elena González.
Ángela Arteaga.
Instituto de Patrimonio Histórico Español.
David Juanes.
Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals.

 

 

Introducción.

En el año 2005 el Museo Arqueológico Nacional solicitó al Instituto del Patrimonio Histórico Español estudiar el estado de conservación de la Dama de Elche previo a la exposición programada para el año siguiente en Elche. Los resultados del análisis de la policromía y la carencia de estudios relacionados con la escultura ibérica, nos llevaron a cotejar los materiales y las policromías de la Dama de Elche y de la Dama de Baza (fig. 1).

 

          

Figura 1. Vista frontal de las damas de Baza y de Elche.

La Dama de Baza (Siglo V-IV antes de Cristo) fue descubierta en 1971. A diferencia de la Dama de Elche, conserva gran parte de su policromía. La encarnación es de color rosado claro. Las vestiduras llevan una cenefa ajedrezada de color rojo intenso. Del color azul del manto quedan vestigios en la parte posterior y en el borde. 

Los zapatos y el asiento son de color rojo terroso, que en este último se decora con una franja blanca en la parte frontal del respaldo. En la mano lleva un pájaro decorado con tonos azules y grises. Los aderezos de la tiara, collares, anillos, pendientes y rodetes son de color gris oscuro a negro.

Existen dos informes sobre el particular archivados en el laboratorio del Instituto Central de Restauración (I.C.R.-actualmente IPHE) firmados por José María Cabrera Garrido, fechados en el mismo año de su descubrimiento.

El informe preliminar para el tratamiento de la escultura del 21 de septiembre describe la metodología empleada, los resultados de los primeros análisis y las observaciones y recomendaciones con vistas al tratamiento. Alude al examen visual, la toma de 12 muestras, la dosificación de sulfatos solubles, el análisis por microscopía óptica, espectrografía de emisión y difracción de rayos X. Los resultados indican que la piedra es una caliza margosa saturada de agua, con abundancia de sulfato de calcio y de sodio en menor cantidad. 

La preparación es de yeso y la capa pictórica está muy disgregada de colores rojos, azules y negros, con escasas superposiciones - dos estratos rojos y uno azul sobre rojo. Identifica negro de huesos, azul como probable lapislázuli y parte del rojo es ocre, aunque no de por finalizados los análisis de pigmentos. Detecta presencia de goma laca en la superficie, que corrobora la información oral suministrada por el señor Navarrete. Recomienda mantener la obra en un clima de humedad relativa elevada antes del tratamiento, no realizar una extracción de sales a pesar de la posible precipitación del yeso disuelto en el interior de los poros del soporte, sino el secado de la obra con etanol y fijar la policromía con un polímero acrílico.

El informe del 22 de octubre de José M.ª Cabrera se refiere a las diligencias previas al traslado desde el Museo Arqueológico Nacional, solicitado por la Comisaría del Patrimonio Artístico. Las operaciones aconsejadas a realizar en el M.A.N. fueron la fijación previa de las áreas de policromía imprescindibles con cantidades mínimas de nilon soluble (Calaton CA de I. C. I.) y la eliminación posterior masiva de la goma laca y de la humedad con etanol. 

Un artículo de Cabrera publicado en el boletín n.º 12 del I.C.R. amplió las técnicas de análisis, empleando microscopía electrónica para el estudio del soporte pétreo y activación de neutrones para los componentes de la pintura. Suministró nuevos resultados en la identificación de los colores: azul egipcio, cinabrio, tierras, negro de huesos y yeso como pigmento blanco. 

En cuanto al tratamiento final, incluyó la limpieza, la fijación de la policromía con cola animal en acético al 5 %, adhesión de pequeños fragmentos con poliéster (Aspa) y en los de mayor tamaño refuerzo con varillas de acero inoxidable empleando el mismo adhesivo como mortero de juntas y de reposición el poliéster mezclado con blanco Nevin y sombra natural.

 


Análisis por SEM-EDX de las preparaciones microscópicas del I.C.R.

Consultando el archivo del laboratorio del antiguo I.C.R. encontramos preparaciones microscópicas convenientemente etiquetadas de la policromía de la Dama de Baza cuya ficha permitió su localización en la escultura. Se trataba de láminas delgadas incluidas y pegadas sobre portamuestras de metacrilato, barnizadas con la intención de conservarlas mejor. 

Se retomaron las antiguas preparaciones realizadas por Cabrera, pensando que, al contar con nuevos equipamientos confirmaríamos los análisis realizados por él y enjuiciaríamos de primera mano las analogías y diferencias entre las policromías de las Damas. Además, esta comparación nos ayudaría a interpretar mejor los escasos vestigios detectados en la escultura de Elche, a la luz de otra policromía ibérica más completa del mismo periodo.

Los nuevos resultados y como consecuencia las incógnitas generadas hicieron que tanto el personal del laboratorio del I.P.H.E. como del M.A.N anheláramos un estudio analítico más profundo.

Seleccionamos aquellas que correspondían a los distintos colores de la policromía, puliéndolas cuidadosamente de nuevo para extraer las secciones estratigráficas y realizar las microfotografías con una cámara digital acoplada al microscopio óptico de luz reflejada y polarizada (Olimpus BX51). Posteriormente fueron introducidas en la cámara de un microscopio electrónico de barrido (JEOL, modelo JSM-5800) y analizadas acoplando un detector (Oxford Link Pentafet) por dispersión de energías de rayos X (SEM-EDX).

 

 

Figura 2. Preparación microscópica de la muestra roja del trono. a -Microfotografía MO, b. imagen BSE, c. mapa de distribución del potasio y d. espectro
multi-elemental de los cristales formados en la capa roja.

Las preparaciones microscópicas de la Dama de Baza tomadas por José M.ª Cabrera que hemos revisado nos demuestran que la policromía en este caso ha sido aplicada sobre una espesa preparación (superior a 0.5 mm) compuesta esencialmente por yeso, extendida sobre la piedra caliza. Las capas pigmentadas de las preparaciones microscópicas de José M.ª Cabrera presentan una buena continuidad y compacidad.

El único blanco identificado en las capas pictóricas externas de la policromía de la Dama de Baza es el yeso. Se localiza en la encarnación de la mano derecha, mezclado con pequeñísimas cantidades de rojo cinabrio finamente molido para obtener el tono rosado de la encarnación.

En la Dama de Baza se determinan dos tipos de rojos, uno más intenso de composición semejante al cinabrio analizado en la escultura de Elche y otro más pardo que podemos asignar a una tierra roja.

El pigmento rojo intenso situado en la cenefa ajedrezada, derecha del manto forma una capa muy delgada y está compuesto por cinabrio natural. Se detecta potasio tanto en la superficie como en la preparación.

El pigmento pardo rojizo de la base del asiento es un silicato rico en óxido de hierro. En esta muestra, el mapa de distribución del potasio indica que este elemento se localiza en los intersticios de los granos de pigmento pardo y entre esta capa y la preparación. El potasio forma sales solubles, que se movilizan fácilmente y puede proceder de la excavación o estar ligado a ciertos pigmentos. Hemos observado que en algunas muestras de la Dama de Baza, particularmente en los rojos (fig. 2), se detecta una alta presencia de potasio. 

Este elemento se encuentra en la capa superior, en los intersticios de la pintura y parece ligado al azufre y al calcio.

Puede proceder del material circundante de la excavación. Una hipótesis es que se trate de singenita, que es un sulfato doble de calcio y potasio. Otra es que provenga de la alteración de la jarosita, silicato alumínicopotásico identificado en cerámicas ibéricas y pinturas egipcias.

En nuestra revisión de las preparaciones microscópicas de Cabrera analizamos también el azul del borde en el primer pliegue izquierdo del manto. No hemos hecho otra cosa que confirmar los resultados de sus análisis. El azul egipcio había sido identificado anteriormente en la Dama de Baza (José M.ª Cabrera, 1973) y se trata de un silicato o vidrio de cobre. Es uno de los primeros pigmentos artificiales empleados en la historia de la pintura y la policromía. 

La única muestra donde nuestros resultados difieren con los análisis anteriores se sitúa en el tono negro del tocado de la frente (fig. 3). 

 

 

Figura 3. Preparación microscópica de la muestra del tocado sobre la frente. La lámina de estaño (2) se sitúa sobre la preparación de yeso (1) y bajo la costra producida durante el enterramiento (3). a. Microfotografía MO, b. imagen BSE, c. mapa de distribución del estaño y d. espectro elemental de la lámina de estaño.

Es indiscutible la existencia de una lámina de estaño, aunque hasta ahora no hubiera constancia de su empleo en estado puro en la policromía anterior a la Edad Media. El estaño se extraía desde el siglo vii antes de Cristo. Iba asociado a la siderurgia del bronce y desconocemos un uso purificado del metal en esta etapa de la Historia. Su hallazgo en la policromía de esta figura es pues excepcional. 

Este resultado nos aportó una nueva incógnita en la policromía de la Dama de Baza en lo que concierne a los aderezos oscuros (anillos, brazaletes, collares, pendientes, rodetes y tocado) y nos hizo interesarnos por analizar más exhaustivamente dicha policromía.

 


Análisis por EDXRF.

En los años 90 la dirección del Museo Arqueológico Nacional permitió analizar a José J.L. Ferrero, C. Roldán, D. Juanes, y S. Rovira por fluorescencia de rayos X la policromía de la Dama de Baza abriendo solamente la parte trasera de la vitrina. Los resultados confirmaron la existencia de un azul de cobre, óxido de hierro y sulfuro de mercurio en la policromía.

En diciembre de 2006 se transformaron las salas de exposición de la escultura ibérica, proporcionando la ocasión al personal del I.P.H.E. de acceder a la Dama de Baza, protegida anteriormente por una vitrina fija. Aprovechamos ese momento para ampliar los análisis, dado que habíamos obtenido nuevos datos cuya importancia y extensión interesaba confirmar.

Hemos empleado la espectroscopía de fluorescencia de rayos X (EDXRF) sin toma de muestra en la Dama de Baza con el fin de obtener información acerca de los componentes inorgánicos de los pigmentos que forman la policromía y del soporte de piedra. 

El hecho de que se realice el análisis químico elemental sin contacto y sin toma de muestra permitió efectuar un amplio barrido de la escultura, especialmente en las partes frontales más relevantes (fig. 4) y las partes que sobresalen en el relieve, sin que existiera riesgo para su conservación e integridad. 

 

 

Figura 4. Toma de datos con el espectrómetro de fluorescencia de rayos X por dispersión de energías (EDXRF) en el rodete derecho de la Dama de Baza.

Se empleó un equipo de espectrometría de fluorescencia de rayos X portátil compuesto por un tubo de rayos X de ánodo sólido de paladio, que proporciona un haz de rayos X sin filtrar de una sección aproximada de 5 mm, y un detector de rayos X Si-PIN con su electrónica asociada. Las condiciones de irradiación fueron de 30 kV y 30 μA, con un tiempo de adquisición de 300 segundos.

Se realizó un extenso barrido de la policromía de la Dama de Baza que incluyó zonas azules, ocres, rojas, negras y áreas de las alhajas. Sabíamos que la penetración del análisis por EDXRF depende del apantallamiento producido por los componentes superficiales, no proporciona una información estratigráfica, ni localiza de forma precisa los elementos de una policromía formada por multicapas. Las ventajas adicionales de esta técnica son su rapidez, el que minimiza la toma de muestras, y que combinada con ella potencia el valor de los resultados.

Para identificar el pigmento azul se escogieron tres zonas de la parte trasera de la escultura que presentan dicha tonalidad. En el espectro de fluorescencia de rayos X de la zona identificada como azul aparecen los picos asociados al silicio, azufre, potasio, calcio, hierro, cobre, plomo y molibdeno y excepcionalmente el bario y el cinc (fig. 5). 

 

 

Figura 5. Espectro EDXRF de un área azul de la parte posterior tiara.

Relacionamos la presencia simultánea de silicio y cobre con el azul egipcio, mientras que el calcio y el hierro pueden provenir del soporte de piedra. Sin embargo el molibdeno y el plomo, así como el bario y el cinc proceden de reintegraciones realizadas en 1971.

Se han analizado los pigmentos rojos que se encuentran en las áreas de color rojo intenso de los labios (fig. 6) y en la cenefa de la parte delantera del manto. En ambos casos detectamos mercurio y azufre como constituyentes del cinabrio de las zonas analizadas, mientras que el cinc que encontramos también en ambas revela retoques realizados en la restauración. 

 

 

Figura 6. Espectro EDXRF de un área roja del labio.

Se estudiaron también dos zonas con tonalidad rojiza terrosa de la parte posterior del trono. En la primera de ellas el espectro se evidencia el hierro del pigmento de origen arcilloso, mientras que en la otra el resultado es similar aunque se ha detectado una mayor cantidad de potasio y azufre, que podrían ser restos de sales que no han sido eliminadas totalmente en el tratamiento.

Hicimos un barrido a lo largo de cuatro zonas negras del cabello y los rodetes de la Dama con el fin de identificar el pigmento. El estudio puso de manifiesto la presencia de calcio en el pigmento negro. 

No podemos descartar el uso de un pigmento vegetal mezclado con calcita o el de negro de hueso, aunque no se haya detectado fósforo en los espectros. 

De nuevo, el cinc detectado demuestra que las zonas han sido restauradas. Por último, analizamos zonas correspondientes a la diadema, el pendiente derecho y una de las ánforas del tocado. En todos los casos los espectros de fluorescencia de rayos X muestran la presencia de estaño (fig. 7).

 

 

Figura 7. Espectro EDXRF de un área del tocado.

Este metal parece haber sido aplicado sobre la piedra con el fin de revestir las joyas de la Dama, su existencia en tres zonas diferentes que corresponden a joyas distintas sugiere la intencionalidad de su aplicación.